Crítica: "Bumblebee". Un spin-off que revitaliza a los Autobots


Título: Bumblebee.
Título Original: Homónimo.
Reparto: Hailee Steinfeld, John Cena, Dylan O'Brien, Justin Theroux, Angela Bassett, Jorge Ledenborg Jr.
Director: Travis Knight.
Calificación: 3.5/5 Estrellas.

A pesar de haber comenzado con el pie derecho en taquilla, las cintas live-action de la famosa línea de juguetes de Hasbro falló en complacer a la crítica especializada y, eventualmente, a los fanáticos que rápidamente perdieron interés en la saga dirigida por Michael Bay (Pearl Harbor); tras varias entregas que cayeron en lo repetitivo y -por muchos momentos- en lo flojo.

Debido a esto, pensar en un spin-off de "Transformers" parecía ser un arma de doble filo. Por un lado, se cuestionó con severidad su realización como consecuencia de lo mencionado y, por otro, podría ser una oportunidad para darle un giro a la franquicia que tanto lo necesitaba pero que poco deseaba por su constante recaudación en cines.

Lo anterior y, tras meses de una espera algo disimulada, lleva finalmente a la hoy sentenciada. Con un reparto relativamente menor, una premisa más condensada que en otras entradas de la serie y la intención de recuperar a su audiencia, aterriza "Bumblebee".


Ambientada a finales de la década de 1980, la cinta presenta al ya conocido y carismático Autobot amarillo en su primer aventura en solitario; la cual lo llevará a refugiarse en la Tierra como parte de una misión para salvar Cybertron. Perseguido por los Decepticons, Bumblebee (Dylan O'Brien) conocerá a Charlie (Hailee Steinfeld), una joven que lo ayudará y con la que formará una amistad inquebrantable.

Bajo la dirección de Travis Knight (Kubo y la Búsqueda del Samurai), la producción juega con un tono más ligero que sus predecesoras, tanto en humor como en su trama, algo que se nota desde el primer momento y que termina por beneficiar su ejecución puesto que éste presta mayor peso en el desarrollo de los personajes, sin dejar de lado el atractivo visual que ha caracterizado a la saga.

En este sentido, el cineasta  estadounidense junto con la guionista Christina Hodson (Presencia Siniestra) entregan un filme en el que destaca la experiencia del primero en cuanto animación con una historia sencilla que -a pesar de tropezar en algunos momentos- termina por empatizar con el espectador y muestra a protagonistas bien escritos y sólidos.


Respecto a esto último, se aprecia una química genuina y fluida entre el personaje de Steinfeld (Temple de Acero) y el robot titular, algo que se hace casi palpable gracias a secuencias que exploran esta característica sin necesidad de recurrir a la exposición explícita de su relación y a un manejo interesante emociones que, si bien no se profundizan demasiado, resultan convincentes.

Por su parte, el resto del elenco -conformado por John Cena (El Marine) como el Agente Burns, Jorge Lendeborg Jr. (Spider-Man: Homecoming) como Memo, Justin Theroux (Psicópata Americano) como Dropkick y Angela Bassett (BoJack Horseman) como Shatter- ofrecen interpretaciones sólidas y mientras el primero saca ventaja de un villano unidimensional al ser un comic relief bien utilizado; los últimos mencionados entregan actuaciones de voces convincentes y con distintos matices que le dan volumen a sus personajes.


Sin embargo, el filme  cojea -como se dijo- en su argumento debido a algunas incongruencias para con la continuidad de la franquicia; lo cual deja huecos en su trama que logran pasar desapercibidos gracias a la dinámica que ofrecen sus protagonistas. Así mismo, este punto negativo se ve reflejado, en su ritmo; el cual se pierde un poco al intentar aterrizar varios elementos de la premisa en la pantalla, lo que ocasiona que, por momentos, la cinta se sienta pesada y cansada.

En conclusión, la hoy sentenciada, es un ejercicio satisfactorio dentro de la saga de "Transformers", uno que se aleja por completo de los vicios que la misma tenía completamente arraigados y que se acentuaban cada vez con mayor notoriedad. Se trata de un proyecto bien desarrollado que hace justicia a la licencia y series animadas que inspiraron su paso a la pantalla grande hace once años.


Cargado de secuencias de acción agradables, un humor ligero y personalidad propia, "Bumblebee" es el primer intento dentro de la franquicia que llega a buen puerto, ya que cumple con entretener y divertir desde su inicio hasta que los créditos finales aparecen en pantalla. Sin dudas, es una de las sorpresas más gratas del año que deja un buen sabor de boca. 


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.