Crítica: "Aquaman". James Wan entrega una aventura entretenida con algunos tropiezos


Título: Aquaman.
Título original: Homónimo.
Reparto: Jason Momoa, Amber Heard, Patrick Wilson, Nicole Kidman, Willem Dafoe, Yahya Abdul Mateen II, Temuera Morrison.
Director: James Wan.
Calificación: 3.5/5 Estrellas.

La historia del universo cinematográfico de DC en los últimos años no ha tenido los resultados esperados y es que, con cada adaptación que lleva a los metahumanos a la pantalla grande - sea por primera o enésima vez-, la fórmula utilizada por Warner Bros. no ha logrado capturar a la audiencia por completo.

En este sentido, y tras el fracaso mediático que representó "Justice League" en el 2017, la labor de llevar a uno de los superhéroes más subestimados -al menos dentro del vox populi- en su primer largometraje en solitario resultaba complicada por decir menos. Ahora, bajo la batuta de James Wan (El Conjuro), "Aquaman" llega a cines para poner a prueba esto.

Ambientada en la actualidad,  la hoy sentenciada presenta a un Aquaman (Jason Momoa) que desea mantenerse alejado del mundo de las capas. No obstante, la cosas cambiarán cuando deba regresar al pueblo de su madre, Atlanna (Nicole Kidman), y enfrentar a su hermano Orm (Patrick Wilson); rey de la Atlántida y que planea atacar a la superficie. Con la ayuda de Mera (Amber Heard) y Vulko (Willem Dafoe); Aquaman necesitará demostrar que puede proteger a dos mundos, el acuático y el terrestre.


Bajo esta premisa, la cinta goza de un apartado visual sorprendente, mismo que explota al máximo un juego de cámara dinámico y fluido en el que se aprecian transiciones interesantes combinadas con ángulos que destacan por su versatilidad y agilidad al momento de establecer secuencias envolventes que capturan la mirada a cada instante.

Por su parte, el diseño de criaturas y entornos, brindan un toque de originalidad que le da personalidad al mundo submarino de un modo en el que la paleta sobresale gracias a sus tonalidades turquesa, azuladas y de colores vivos que ofrecen volumen al mundo que Wan presenta, a pesar de que la música de Rupert Gregson-Williams (Wonder Woman) se sienta fuera de lugar.

A lo anterior, es preciso agregar que Momoa (Game of Thrones) entrega un protagónico que se siente natural y genuino, el actor de origen estadounidense disfruta de cada momento y esto se extiende a Heard (Infierno al Volante), con quien genera una química interesante que se desenvuelve de forma paulatina y le otorga a ambos interpretes matices que los ayudan a progresar dentro del proyecto.


Así mismo, la participación del elenco secundario -compuesto principalmente por Wilson (Watchmen), Dafoe (Spider-Man), Yahya Abdul Mateen II (El Gran Showman) y Kidman (Los Otros)- cumple con su propósito de darle volumen a los personajes principales, a la vez que ofrecen exposición sobre el trasfondo de la historia.

Dentro de esto, sobresale la participación del ya mencionado Patrick Wilson, quien vuelve a trabajar con Wan y ofrece un antagonista sólido, con volumen y motivaciones claras; algo que se extiende a Abdul Mateen II como Black Manta, uno de los villanos más conocidos de Aquaman.

Sin embargo, la cinta flaquea en su ritmo. Con un guión que arroja mucha información al espectador, el filme cae en baches que lo tornan lento en algunos momentos y hace que la producción se sienta pesada después de haber brindado secuencias de acción entretenidas y en las que se nota la experiencia del cineasta malayo detrás de la lente.

En conclusión, la hoy sentenciada es un ejercicio agradable dentro del mundo cinematográfico de DC Comics; uno que logra cautivar a nivel visual y que ofrece personajes empáticos pero que puede sentirse lenta en momentos importantes, algo que entra en conflicto con una narrativa compuesta por flashbacks que están en un estira y afloja secuencial que rompe el ritmo de lo que ocurre en pantalla.

Cargada de secuencias de acción y peleas intrépidas, actuaciones sólidas en las que sobresale la carrera de cada uno de los involucrados y un sentido del humor que, a pesar de ser mínimo, logra aterrizar con certeza;  "Aquaman" es una cinta que se disfruta de forma global, que cumple con entretener y divertir desde el primer momento pero que puede llegar a sentirse innecesariamente larga en algunos momentos.


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.