Crítica: "La Monja". Otro intento fallido dentro del universo de los Warren


Título: La Monja
Título Original: The Nun
Reparto: Taissa Farmiga, Demián Bichir, Jonas Bloquet, Bonnie Aarons.
Director: Corin Hardy
Calificación: 2/5 Estrellas

No cabe duda que el universo cinematográfico de "El Conjuro" ha permitido a Warner Bros. experimentar y exprimir las historias de varios de los terroríficos espíritus a los que se han enfrentado Ed y Lorraine Warren, los famosos investigadores de lo paranormal que inspiraron a James Wan a crear una saga basada en sus polémicos descubrimientos. Ya sea una familia perseguida por entes demoníacos, un poltergeist en Enfield o una muñeca poseída, dichos eventos supuestamente reales, han servido para catapultar la expectativa de un público cada vez más exigente, ávido de historias nuevas y dispuesto a saltar del asiento una y otra vez.

Bajo la misma concepción que "Anabelle" y su precuela, ahora toca turno a otro de los demonios introducidos brevemente dentro de las películas de este universo: "La Monja". Basado en la mitología que rodea al denominado Valak, la cinta que dirige Corin Hardy se muestra como un significativo tropiezo por parte de esta franquicia que parece ir perdiendo cada vez más adeptos, y tristemente, su propia esencia.

Con la firme intención de descubrir que hay detrás del misterioso suicidio de una monja en Rumania, un padre y una novicia a punto de tomar sus votos, son enviados por el Vaticano a este lugar a investigar las verdaderas razones y motivos que originaron tal suceso. Allí, en medio de una batalla espiritual, ambos se enfrentarán a sus propios demonios y deberán hacer frente al conocido "presidente del infierno".


Protagonizada por Taissa Farmiga, Demián Bichir, Jonas Bloquet y Bonnie Aarons, el problema principal de "La Monja" radica en su narrativa, mostrándonos un guión frágil, superficial, circunstancial y en ciertos momentos, caricaturesco. Y es que, por sus propios méritos, la hoy sentenciada tropieza al no entregar ningún terror real, ninguna propuesta innovadora o siquiera un intento de inversión en sus personajes, sino que descansa en scare jumps desatinados y extrañamente, en el humor. Tocando con guantes de seda una historia que podría haberse convertido en todo aquello que se atrevió a vender y que el público quería ver.

Ni el multipremiado Bichir, ni la experiencia de Farmiga en el horror, logran rescatar este intento fallido que peca de avaricia, con personajes con los que es difícil empatizar y cuya construcción resulta banal. No obstante, si en algo destaca este spin-off, es en su diseño de producción. La abadía por sí misma, sus amplios pasillos, sus enormes muros y ese aspecto gótico de la Europa Occidental, es lo único que mantiene coherencia en una colección de situaciones inverosímiles. El ambiente que genera esta locación en compañía de algunos movimientos de cámara inteligentes y una fotografía interesante, es la única conexión para con la franquicia y su estilo.


En conclusión, "La Monja" es un intento desequilibrado que tiene ciertas virtudes en su ejecución pero significativos defectos en su narrativa. En cuestión visual es mucho más ambiciosa que cualquiera de sus predecesoras, pero en su trama se opaca abismalmente. Resulta curioso que lo más memorable del personaje sea su breve aparición en "El Conjuro: El Caso Enfield", más allá de cualquier secuencia de su propia película, y nos hace cuestionarnos si en el siguiente spin-off o secuela de "El Conjuro", presentarán finalmente todo aquello que prometen: un efectivo y verdadero clásico de horror.

No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.