Crítica: "Milla 22: El Escape". Acción desmesurada para una trama sin rumbo.



Título: Milla 22: El Escape.
Título Original: Mile 22.
Reparto: Mark Wahlberg, Laren Cohan, Iko Uwais, John Malkovich, Ronda Rousey, Sam Medina.
Director: Peter Berg.
Calificación: 3/5 Estrellas.

Durante años, el cine de acción ha jugado como uno de los géneros más redituables y atractivos del séptimo arte y las razones son más que obvias, con tramas sencillas y secuencias de enfrentamientos en los que sus protagonistas resuelven el argumento principal; este tipo de producciones ofrecen horas de distracción en las que -usualmente- se exaltan las proezas físicas de los involucrados.

Esto último es algo que se observa en cada una de las cintas que llegan de forma anual a la pantalla grande y mientras unas son ampliamente recordadas debido a su manufactura -como las ya consideradas clásicas ochenteras de Bruce Willis (Duro de Matar) y Arnold Schwarzenegger (Terminator)- otras simplemente pasan a formar parte del montón destinadas a lo que conocemos como "domingos palomeros".

"Milla 22: El Escape" podría contemplarse dentro de las últimas mencionadas, gracias a un enorme conjunto de elementos que, si bien no destacan por su originalidad; atinan en formar un producto entretenido que -al menos- logra su objetivo principal: saturar de acción la pantalla por un par de horas.


La hoy sentenciada cuenta la historia de un grupo élite paramilitar de la CIA que, comandado por Jimmy Silva (Mark Wahlberg), Alice (Lauren Cohan) y James Bishop (John Malkovich), deberá sacar de un país del sur de Asia a Li Noor (Iko Uwais); un policía local que guarda información vital para encontrar material radioactivo de destrucción masiva. Lo que parece una operación habitual, se convertirá en un recorrido infernal para llevar a Noor de la embajada estadounidense a un avión que lo espera, precisamente, a 22 millas de distancia.

Como se mencionó, la cinta goza de secuencias de acción interesantes, aunque crudas en su ejecución; éstas se ajustan al ritmo vertiginoso que ofrece el trabajo de Peter Berg (Battleship: Batalla Naval) en la silla de director y de la fotografía de Jacques Jouffret (12 Horas para Sobrevivir); misma que brinda momentos de tensión en los que los tiroteos y coreografías de peleas son realizadas de modo que exaltan cada detalle violento de la producción.

Por su parte, las actuaciones del reparto forman parte de esa saturación en pantalla y rayan en el absurdo de lo unidimensional. Con un Wahlberg (Transformers: El Último Caballero) que se siente exagerado en cada momento y una Cohan (The Walking Dead) en la misma situación; los protagonistas  parecen abrazar con entusiasmo la agresividad de la premisa y sus personajes se tornan un cliché del género.


Lo mismo ocurre con el reparto secundario, mismo que apenas destaca y carece de un peso importante en la cinta, con excepción de Uwais (Headshot 2), quien brinda algunos de los momentos más interesantes de la hoy sentenciada y sobre quien gira la trama principal.

En lo que respecta al guión, "Milla 22: El Escape" tropieza de forma estrepitosa. Con una premisa sencilla que se esfuerza demasiado en ser compleja, la película se torna enredada y apresura en darle cierre a un argumento principal que, súbitamente cuenta con subtramas apenas exploradas, para darle congruencia a una historia que falla en emular el volumen de otras cintas de acción y que, además, busca construir una franquicia.

Sin embargo, la hoy sentenciada goza de giros interesantes y atina en mantener el interés del espectador por los tiroteos y peleas que se desarrollan en pantalla; lo que en general hace que -como se dijo en un principio- la cinta logre entretener a la audiencia.


En conclusión; el filme debe mirarse como lo que es:  un ejercicio perfecto para ejemplificar las flaquezas del género de acción sin perder la esencia de producciones similares que se enfocan de lleno en sólo divertir al público con persecuciones, violencia en exceso y protagonistas simples que se caricaturizan en pos de brindar una producción intensa en ritmo pero paupérrima en sustancia.

Con coreografías de peleas entretenidas; tiroteos bien ejecutadas y giros interesantes que compensan una historia sin pies ni cabeza, "Milla 22: El Escape" es una opción divertida para pasar el rato con  acción desmesurada y personajes llenos de testosterona pero que se disfrutaría mejor en una tarde lluviosa sin nada más que hacer.


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.