Crítica: "Misión Imposible: Repercusión". Una misión que supera toda expectativa


Título: Misión Imposible: Repercusión.
Título Original: Mission Impossible: Fallout.
Reparto: Tom Cruise, Henry Cavill, Alec Baldwin, Rebecca Ferguson, Sean Harris, Simon Pegg, Ving Rhames.
Director: Christopher McQuarrie.
Calificación: 4.5/5 Estrellas.

Desde su creación a finales de la década de 1960, "Misión Imposible" se convirtió en un estandarte dentro del género de espionaje y acción. Usualmente comparada con la franquicia de "007", la saga creada por Bruce Geller se hizo de una base de seguidores que se deleitaban con la incomparable melodía escrita por el argentino Lalo Schifrin.

Dicha popularidad llegó a nuevas generaciones gracias a la revitalización que tuvo en manos de Brian DePalma (Scarface) en 1996. Con gran éxito, y a partir de entonces, la pauta a seguir en cada entrega liderada por Tom Cruise (Top Gun) estaba clara y cada cineasta involucrado en ella ha podido imprimir algo de su personalidad.

Lo anterior lleva la sexta entrada en la longeva serie: "Misión Imposible: Repercusión". Con Cruise de nuevo a la cabeza y acompañado de un elenco, que se sostiene por sí solo, la hoy sentenciada logra satisfacer a los fanáticos de antaño y a las nuevas audiencias con una premisa compleja y cuidada en su máximo detalle.


Ambientada en la actualidad, la cinta trae de vuelta a Ethan Hunt (Cruise) y a su equipo del FMI para una misión sencilla. Lo que parece ser una tarea común y que saldrá sin contratiempos se complica cuando un antiguo enemigo reaparezca para comprometer todo. Con un operativo fallido, Hunt deberá trabajar a lado de Agustus Walker (Henry Cavill), un agente de la CIA, para evitar que su error ponga en peligro al mundo entero.

Con Christopher McQuarrie (Misión Imposible: Nación Secreta) de vuelta a la silla de director, el filme goza de gran fluidez en su ejecución. Como es de esperarse, la premisa principal da pie a una serie de eventos llenos de acción que destacan gracias a la excelente fotografía de Rob Hardy (Ex-Machina).

El trabajo del mencionado cinematógrafo logra atrapar la mirada del espectador desde el primer minuto con tomas panorámicas que logran captar en su totalidad la escala de las locaciones y las combina con movimientos de cámara enfocados en mantener una armonía interesante en secuencias de acción y escenas cargadas de tensión, en las que la paleta de colores acentúan cada detalle.


A esto es necesario mencionar la actuación de los involucrados y, como se indicó, el reparto atina en sostenerse por su cuenta. Con un Cruise que conoce a la perfección a su personaje, el estadounidense entrega una de sus encarnaciones más convincentes y mejor desarrolladas. En esta ocasión, Ethan Hunt muestra una madurez que refleja una naturaleza construida a lo largo de seis cintas y la mantiene en equilibrio con las ya conocidas secuencias de riesgo con las que se supera en cada entrega.

Lo mismo ocurre con la intervención de Simon Pegg (Hot Fuzz) como Benji, Ving Rhames (Tiempos Violentos) como Luther y Rebecca Ferguson (Life) como Ilsa, quienes regresan para darle cohesión a un grupo de personajes convincentes y carismáticos, mismos que logran tener un desenvolvimiento propio y bien aterrizado para brindarle más volumen a la cinta. No obstante, la gran sorpresa la da Cavill (Justice League), quien asume un personaje complejo y con matices bien marcados, lo que lo convierte -junto a Sean Harris (Prometeo)- en uno de los puntos más fuertes de la película.

Por su parte, el argumento se puede considerar como uno de los mejores de la saga y esto se nota en su edición y en un guión bien estructurado realizado por el propio McQuarrie. A través de un montaje que mantiene un ritmo in crescendo; el proyecto cuenta con una historia envolvente y llena de giros bien aterrizados, que se hilan sin dificultades y se enriquecen con varias secuencias de acción -en especial persecuciones- que superan a sus predecesoras y hacen que la audiencia esté al borde de la butaca.


En resumen, la hoy sentenciada se posiciona como una de las entradas más fuertes y mejor logradas de toda la franquicia. Con un reparto conducido de forma inteligente y secuencias de acción ejecutadas de manera impresionante, la cinta goza de una premisa cautivadora que garantiza algunas sorpresas sin perder la esencia que ha imprimido una personalidad única en la saga.

Cargada de adrenalina, toques de espionaje de la vieja escuela, coreografías de peleas sorprendentes y giros agradables -aunque a veces predecibles-, "Misión Imposible: Repercusión" es una excelente pieza de acción que deja un buen sabor de boca y que se convierte en una de las cintas dentro del género obligadas para este 2018.



No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.