Crítica: "El Alma de la Fiesta". Una comedia graciosa pero intrascendente


Título: El Alma de la Fiesta.
Título original: Life of  the Party.
Reparto: Melissa McCarthy, Molly Gordon, Gillian Jacobs, Matt Walsh, Debbie Ryan.
Director: Ben Falcone.
Calificación: 2.5/5 Estrellas.

La comedia es un género complicado de ejecutar, principalmente por su necesidad de entretener y hacer reír a un público sin definir del todo en sus preferencias. A diferencia de otros argumentos presentados en el séptimo arte, los filmes cómicos pueden jugar con distintos tipos de humor -o con uno solo- para agradar a la audiencia y dejar un buen sabor de boca.

Actualmente, resultan ser pocos los ejemplos -dentro de este género- que logran saciar al espectador, uno que bien podría demandar bromas inteligentes o buscar algo sencillo que simplemente lo distraigan por un rato, esto sin mencionar que aquello que divierte a algunos, a otros no los lleva ni a esbozar la más tenue sonrisa.

Lo anterior lleva "El Alma de la Fiesta",cinta que juega con la ya conocida fórmula que señala que el humor se determina por una combinación -casi matemática- de tragedia y tiempo, para poner a sus personajes en ruta del auto-descubrimiento gracias a un giro que los lleva a una suerte de revolución a nivel personal.


Ambientada en la actualidad, la hoy sentenciada presenta a Deanna (Melissa McCarthy), una mujer de mediana edad que tras recibir de golpe el hecho de que su marido, Dan (Matt Walsh), quiere divorciarse; decide regresar a la universidad para concluir su carrera. Junto a su hija Maddie (Molly Gordon) y sus amigas, Deanna tendrá una serie de experiencias que le darán un segundo aire en su vida.

Como es de esperarse, el filme va a la segura y presenta una historia que se enfoca por completo en el desarrollo de su personaje principal, uno que a pesar de la amplia carrera cómica de McCarthy (Damas en Guerra) cae en los clichés del género y presenta a una protagonista unidimensional que logra salvarse gracias a la mencionada actriz, quien atina en crear empatia con la audiencia y crear varias risas genuinas.

Esto se debe, en gran medida al hecho de que su guión realizado por la propia McCarthy a lado de Ben Falcone (Tammy), parece no salir de su zona de confort a lo largo de todo el proyecto, uno que arriesga poco y recurre al estilo narrativo de situación visto en otros filmes que han realizado juntos, uno que hace creer que su premisa se construye y soluciona sobre la marcha.


En lo que se refiere a la dirección de Falcone, la trama se encuentra con la dificultad de comenzar con un primer acto flojo que tarda en mostrar la dinámica a seguir para con el espectador, así como el ritmo y tono general con el que se desenvolverá su argumento. Sin embargo, en sus dos actos restantes, la hoy sentenciada se nota fluida, con chistes atinados y un conjunto de personajes que logran brillar por algunos instantes.

Con respecto a lo anterior, a los interpretes señalados se unen Gillian Jacobs (Community), Adria Arjona (Titanes del Pacífico: Insurrección) y Jessi Ennis (Hits), quienes sirven como soporte para el personaje de McCarthy y ofrecen actuaciones sólidas pero menores que giran entorno a su protagonista y con poco crecimiento que deja de lado su potencial para alimentar a la trama.

En conclusión, la hoy sentenciada es una producción que cumple con entretener, con un reparto consistente pero que parece estar en una trama ajena a la suya y con la que tardan en establecer un ritmo y estilo en su humor. Aunque cuenta con una protagonista que es sinónimo de risas, es necesario ser paciente para poderla disfrutar por completo.


Con bromas bien ejecutadas y algunos giros hilarantes, "El Alma de la Fiesta" es una película ligera que divierte sin ponerse retos y que por momentos deja qué desear, una que podría clasificarse dentro del subgénero conocido como coming of age por su premisa principal pero que debe verse con la mera intención de relajarse y sin grandes expectativas.



No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.