Crítica: "Tully: Una parte de mí". Una sincera e implacable mirada a la maternidad


Título: Tully: Una parte de mí.
Título Original: Tully.
Reparto: Charlize Theron, Mackenzie Davis, Ron Lingston, Maddie Dixon- Poirier, Asher Miles Fallica.
Director: Jason Reitman.
Calificación: 3.5/5 Estrellas.

La maternidad no es un tema ajeno en el séptimo arte -incluso- podría decirse que es uno de los tópicos que más se han abordado en la industria a lo largo de las décadas con diferentes perspectivas, ya sea que se inclinen a mirarla desde un ángulo ligero para divertir a la audiencia o la contemplen a través de una ventana más dramática que invita a reflexionar sobre su relevancia para con la existencia misma de la humanidad.

Esto último es tomado por Diablo Cody (Diabólica Tentación), quien junto a Jason Reitman (Gracias por fumar), entrega "Tully: Una parte de mí"; proyecto que trata la maternidad, precisamente la etapa posterior al parto, con una perspectiva realista que se vuelca de lleno en las dificultades que conlleva tener a un recién nacido en pleno siglo XXI, mismas que se entrelazan con la vida profesional y familiar de su protagonista.


Protagonizada por Charlize Theron (Atómica), la hoy sentenciada cuenta la vida de Marlo, una mujer con una vida compleja pero aparentemente rutinaria. Su marido, Drew (Ron Livingston) es un padre amoroso y comprensivo pero indiferente para con sus necesidades, y sus primeros dos hijos -interpretados por Maddie Dixon-Poirier (Altered Carbon) y Asher Miles Fallica (Orzak)- implican un constante reto que la lleva a estar completamente estresada. Con la llegada de su tercer bebé, Mia, Marlo recibirá la ayuda de Tully (Mackenzie Davis), una joven niñera con la que poco a poco comienza a formar un vínculo muy especial.

Con vetas de humor ácido, Cody vuelve a mostrar sus mejores dotes como guionista y le da a la cinta una trama envolvente y tangible. De modo similar a su trabajo en "Juno: Crecer, correr, tropezar" y en "Young Adult", la estadounidense atina en crear una protagonista fuerte y con volumen dentro de una premisa interesante y que lleva al espectador de la mano sin perderse en la condescendencia de ser rebuscada ni indulgente para consigo misma.

Lo anterior es algo que se nota de primera mano gracias a las actuaciones de su reparto, Theron sostiene todo el filme en su espalda y demuestra por que es una de las mejores actrices de la actualidad al dar una interpretación completa, bien ejecutada y con matices que hacen empatizar con ella desde un principio. Lo mismo ocurre con Davis (Blade Runner 2049), quien se complementa la participación de la mencionada sudafricana y le imprime versatilidad a dos personajes que hilan juntas el desarrollo de la trama.


Por su parte, la dirección de Reitman destaca en la sutileza con la que desenvuelve el argumento de la hoy sentenciada, ya que atina en mantener un tono constante que se enfoca en no exagerar su humor y lo equilibra bien con un drama original en cuanto a su argumento.

Sin embargo, la  hoy sentenciada flaquea en su ritmo. Aunque consistente, éste tiende a ser pausado y se toma su tiempo para explorar al personaje de Theron a profundidad; si bien esto no es negativo, hace que, por momentos, la cinta se sienta pesada y lenta; algo que logra superar con la ya mencionada trama que trata.

En conclusión, la cinta cuenta con una excelente historia y es un buen ejercicio para hablar sobre la maternidad -en sus primeras etapas- de forma realista. Se trata de un argumento original que juega con una fotografía singular, que se vale de tomas medias para resaltar a sus protagonistas y enfatizar con el espectador de manera natural.


Con una trama original, emotiva y una Charlize Theron impecable que se lleva las palmas a cada instante; "Tully: Una parte de mí" es una excelente opción para reflexionar sobre la depresión post-parto con una visión por completo realista, honesta y con un humor ácido que no abusa de sí mismo para mantener el interés del espectador.


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.