Crítica: "Deadpool 2". Más acción y más chimichangas


Título: Deadpool 2.
Título Original: Homónimo.
Reparto: Ryan Reynolds, Josh Brolin, Julian Dennison, Morena Baccarin, Zazie Beetz, T.J. Miller, Bill Skarsgard, Terry Crews.
Director: David Leitch.
Calificación: 4/5 Estrellas.

Cuando en 2014 se filtró un test footage de "Deadpool", los fanáticos del mercenario bocón se emocionaron ante las expectativas de verlo -finalmente- como merecía en la pantalla grande tras su desastroso debut en "X-Men Orígenes: Wolverine". Dos años después, en 2016 y Wade Wilson había alcanzado la redención junto con un Ryan Reynolds (Linterna Verde) que buscaba dejar detrás una interpretación paupérrima.

Ahora, tras dos años de espera y con su respectiva dosis de problemas durante el rodaje -como la salida de su director, Tim Miller (Terminator 6), y de su compositor original Junkie XL (Batman vs Superman: El Origen de la Justicia)- aterriza la secuela del exitoso regreso del antihéroe a la pantalla grande, con una historia más enfocada en sus personajes y de la mano de David Leitch (John Wick), llega "Deadpool 2".

Ambientada tiempo después de la cinta original, la hoy sentenciada nos muestra un Deadpool (Ryan Reynolds) completamente enfocado en su carrera como mercenario. Con contratos a nivel mundial, el simpático mutante parece tener una vida relativamente normal. Sin embargo, en vísperas de su aniversario con Vanessa (Morena Baccarin), Wade deberá ayudar a Russell (Julian Dennison), un joven que es perseguido por Cable (Josh Brolin), quien ha viajado desde el futuro para asesinarlo. Con el tiempo en su contra, Deadpool tendrá que reunir a un grupo de seres con poderes como los suyos para formar al equipo conocido como X-Force e impedir que Cable mate a Russell.


Como es de esperarse, la premisa juega mucho con un humor ácido y oscuro, en el que las bromas recurren a la cultura pop para trazar una línea narrativa que rescata lo mejor de su predecesora. En este sentido, la cinta mantiene un estilo ya conocido y que apuesta por lo seguro, mientras que la comedia es ligeramente más agresiva y las secuencias de acción son más complejas.

Lo anterior lleva directamente al trabajo de Leitch, quien demuestra su habilidad para montar coreografías de peleas bien trazadas y escenas cargadas de adrenalina que recuerdan a su trabajo en la conocida franquicia de Keanu Reeves (Matrix) y, más recientemente, en "Atómica"; puesto que la cámara se enfoca en las acciones de los personajes y en un montaje fluido que se sostiene a pesar de un ligero tropiezo en el ritmo durante el comienzo del segundo acto.

En lo que refiere a las actuaciones, el reparto cumple por completo. Reynolds se muestra cómodo con el personaje y mantiene el carisma que lo ha caracterizado, con chistes mejor definidos y enfocados en la ruptura de la cuarta pared. Mientras que Brolin (Avengers: Infinity War) juega como un co-protagonista más serio pero que crece poco a poco, de forma constante y bien detallado. Sin embargo, las palmas corresponden a Domino (Zazie Beetz), ya que aporta frescura y mejora el ritmo en las secuencias de acción.


A pesar de lo mencionado -y como se señaló-, la hoy sentenciada cojea ligeramente en su ritmo, especialmente durante su segundo acto. Esto se debe a la necesidad de su guión por establecer varios parámetros que ayudarán al desarrollo de la trama pero que se sienten un poco pesados tras un primer acto ágil y estrepitoso.

Sin embargo, dicho detalle se soluciona con un tercer acto cargado de adrenalina y humor en el que la trama principal es aterrizada de forma natural y que supera las expectativas de los espectadores con altas dosis de acción y el cierre de una trama principal que demuestra que -en algunas ocasiones- más es mejor al mostrar a un X-Force compuesto por personajes interesantes.

En conclusión, la hoy sentenciada es un ejercicio interesante dentro de una franquicia que aprovecha los méritos de su primer entrada y los exagera para jugar a la segura. A pesar de esto, la cinta cuenta con una trama sencilla y fácil de digerir, que justifica sus errores a través de la auto parodia y de un elenco que cuenta con una química interesante en pantalla, algo que hace que la producción mantenga su frescura.


Cargada de acción, giros interesantes, más rupturas de la cuarta pared y un protagonista carismático, "Deadpool 2" es una excelente opción dentro del género de súper héroes y del cine de acción que deja a los fanáticos con un buen sabor de boca al superar en todo a su predecesora pero que corre el riesgo de dar pie a varias secuelas que podrían sentirse repetitivas y en las que la originalidad podría decaer con el paso del tiempo.



No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.