Crítica: "Noche de Juegos". Un reparto entusiasta para reír de principio a fin


Título: Noche de Juegos.
Título original: Game Night.
Reparto: Rachel McAdams, Jason Bateman, Kyler Chandler, Sharon Horgan, Billy Magnussen, Jesse Plemons.
Director: John Francis Daley, Jonathan Goldstein.
Calificación: 4.5/5 Estrellas.

Desde el lanzamiento de "¿Qué Pasó Ayer?", las comedias estadounidenses para adultos se perfilaron como la perfecta opción para aquellos que disfrutan de producciones con tramas ridículas pero verosímiles dentro de su contexto que han tomado el lugar de aquellos filmes del género que protagonizaban "adolescentes" y que plagaron la pantalla grande a finales de los 90 y principios de este siglo.

Con su respectiva dosis de absurdos , temática madura y un elenco en la que los protagonistas -sin perder las características que se supone deben tener de acuerdo a su edad, de entre 35 y 40 años- se enfrentan a una aventura casi dantesca, aterriza "Noche de Juegos"; una cinta cuya premisa se basa en explorar de forma peculiar la comedia de situación, a través de un tempo humorístico que se adhiere a una trama curiosa y, hasta cierto punto, original.

La hoy sentenciada presenta a Max (Jason Bateman) y a Annie (Rachel McAdams), un matrimonio que, una vez por semana, organizan reuniones para jugar con sus amigos. Sin embargo, durante una de sus fiestas, las cosas cambiarán cuando uno de sus invitados les proponga realizar un juego al estilo "¿quién es el asesino?" que los llevará a vivir un misterio real.


Bajo la dirección de John Francis Daley (Spider-Man: Homecoming) y Jonathan Goldstein (Quiero Matar a mi Jefe), el filme goza -como se mencionó- de una historia innovadora y original, en la que las relaciones entre los personajes principales y secundarios giran alrededor de una premisa sencilla pero con un hilo conductor envolvente gracias a su humor bien ejecutado y chistes coherentes con lo que se presenta en pantalla.

Lo anterior se debe a la pluma de Mark Perez (Herbie: A toda marcha), quien atina en recurrir a lo mejor de su experiencia como guionista de comedias, y brinda una propuesta con giros interesantes y un desarrollo que mantiene los pies sobre la tierra sin abusar de momentos absurdos o que busquen una risa fácil. En este sentido, el mencionado se aleja de la explotación de los gags característicos de filmes de este género -como bromas relacionadas al sexo y drogas- para entablar diálogos fluidos y cuyos chistes se sienten naturales y genuinos.

Por su parte, el reparto destaca al entablar una química creíble y sincera. La participación de Bateman (Hankcock) y McAdams (Sherlock Holmes: Juego de Sombras), resalta debido a la manera en la que se relacionan, se muestran maduros y cómodos con sus papeles. Mientas que el actor de 49 años se nota confiado y seguro debido a su experiencia en proyectos similares, la actriz canadiense se lleva las palmas al ofrecer una interpretación sagaz, graciosa y empática, algo que se percibe gracias a la forma en la que conduce a su personaje y le recuerda a la audiencia que se trata de una de las mejores interpretes de la actualidad.


Así mismo, el resto de elenco -conformado por Kyle Chandler (Súper 8), Sharon Horgan (BoJack Horseman), Billy Magnussen (Puente de Espías), Lamorne Morris (New Girl), Kylie Bunbury (Under the Dome) y Jesse Plemons (Black Mirror)- logra hacer que los personajes secundarios contribuyan al desenvolvimiento del argumento y cada uno de ellos cuenta con una personalidad definida que permite darles un peso y propósito en la cinta.

Además de lo señalado, es necesario mencionar la cinematografía dinámica y que enriquece su tono. Cortesía de Barry Peterson (Comando Especial 2), el filme juega con panorámicas que emulan un tablero de juego y tomas que se intercalan entre ángulos medios y acercamientos para destacar detalles y las reacciones entre los protagonistas. Así mismo, la transición entre secuencias ayuda a mantener el ritmo vertiginoso en los momentos climáticos.

Sin embargo, la cinta flaquea en las pequeñas subtramas que maneja y, a pesar de que éstas se resuelven sin contratiempos, podrían haberse omitido sin afectar a la historia. Así mismo es necesario señalar que gran parte de las bromas utilizan a la cultura pop como base, algo que los entusiastas de este tipo de humor hallarán gratificante, mientras que los espectadores que desean un estilo cómico más "físico" y con líneas apelativas un tono soez podrían terminar medianamente decepcionados.


En conclusión, la hoy sentenciada es una refrescante pieza dentro de la comedia de crimen, sin caer en lo vulgar o repetitivo ofrece una premisa sencilla de digerir y ligera. Además de contar con giros bien aterrizados, un tono constante y sutil que mantiene un ritmo veloz para arrancar risas desde el primer minuto.

Divertida de principio a fin, con un elenco entusiasta e impresionante; así como una trama graciosa que -de manera inteligente- maneja el humor negro con diálogos atinados al contexto actual; "Noche de Juegos" es una excelente opción para relajarse y dejarse llevar sin preocupaciones por salir decepcionado de la sala.


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.