Crítica: "Tropa de Héroes". Otra historia de guerra entretenida pero genérica


Título: Tropa de Héroes.
Título original: 12 Strong.
Reparto: Chris Hemsworth, Michael Shannon, Michael Peña, Navid Negahban, Elsa Pataky, Rob Riggle, William Fitchner.
Director: Nicolai Fuglsig.
Calificación: 3/5 Estrellas.

Con los cambios que han ocurrido en los últimos años, es complicado hablar de una cinta de corte bélico que no apele a cierto nivel de controversia. Algo presente desde que el género se hizo presente por primera vez pero que, ahora, es sujeto de un análisis más crítico en términos sociales y políticos, aspectos que bien podrían despertar varias nociones sobre el rumbo que el mundo tomó tiempo atrás.

Sin embargo, como un medio de expresión artística, es preciso hablar del cine de guerra desde todos sus ángulos, apelar a las herramientas visuales, técnicas y narrativas que le dan forma y que sirven para adaptarlo al contexto contemporáneo; uno que ya no glorifica dichos conflictos y que invita a reaccionar ante ellos de una manera más sincera.

Lo anterior lleva a la hoy sentenciada, una producción que cuenta la primera respuesta militarizada de Estados Unidos tras los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001. Con un reparto sólido y un ritmo que recuerda a filmes como "La Caída del Halcón Negro" -algo notorio debido a la presencia de su productor Jerry Bruckheimer (Piratas del Caribe)- aterriza: "Tropa de Héroes".


Basada en hechos reales e inspirada en la novela "Soldados a Caballo" de Douglas Stanton, la cinta narra cómo el Capitán Mitch Nelson (Chris Hemsworth) debe comandar a su equipo de once hombres en una misión para eliminar a un importante operativo talibán ubicado en Afganistán. Con todo en su contra y una delicada alianza con el General Dostum (Navid Negahban), Nelson buscará mantener a sus hombres con vida y completar su objetivo antes de que comience el invierno.

Con una fotografía que se aprovecha de tomas abiertas y en picada, el filme a cargo de Nicolai Fuglsig (Exfil) saca todo el provecho de los recursos que tiene a su alcance. Explora de manera interesante los paisajes y juega de un modo curioso -aunque repetitivo- con ciertos ángulos en varias secuencias. No obstante, también atina en conducir las escenas de acción con nitidez y firmeza, sin perder detalle alguno, dándole a la producción una de sus cartas más fuertes.

Lo recién señalado se complementa con un guión complejo en su desarrollo pero que peca de ser un tanto indulgente consigo mismo. Por un lado, logra dramatizar en los momentos necesarios, sin que caigan en la exageración, además de sostener un tempo dramático en el que la tensión contribuye al desenvolvimiento de la trama principal. Sin embargo, sus personajes son unidimensionales -con algunas excepciones- y esto, en ocasiones, hace que el ritmo, pausado pero consistente e intrigante, se sienta un poco pesado.


A pesar de lo anterior, la cinta logra entregar actuaciones convincentes. Sí, sus personajes cuentan con elementos casi caricaturizados; pero las interpretaciones de sus participantes hacen que esto pase a un segundo plano. Hemsworth (Avengers) entrega a un protagonista que evoluciona progresivamente y que, gracias a su química con sus compañeros -en especial con Michael Shannon (El Hombre de Acero) y Negahban (Homeland)- hace que el espectador empatice con él y el resto del elenco.

Otro punto a destacar es la música, de la mano de Lorne Balfe (El Origen), el filme goza de un score que intensifica las ya mencionadas secuencias de acción, gracias a un excelente uso de percusiones y cuerdas que cuentan con identidad propia, para refrescar un poco el género y que se alejan por completo de las ya conocidas piezas que se usan en proyectos ambientados en Medio Oriente.

En conclusión, la hoy sentenciada es un ejercicio sólido, entretenido y que se mantiene con fuerza a lo largo de su duración. A pesar de contar con un ritmo y un tono que, en sus primeros dos actos va en un estira y afloja -entre los clichés que parecen sacados de un videojuego y la ya cansada fórmula de pintar a los soldados estadounidenses como figuras nobles, logra entregar un tercer acto intenso, con grandes momentos de adrenalina y una trama que, poco a poco, se torna envolvente.


Con grandes secuencias de acción, tensión que promete mantener la mirada puesta en la pantalla y un elenco bien conducido, "Tropa de Héroes" es una producción divertida, que dejará a los amantes del cine bélico con un buen sabor de boca, pero que no complacerá a los que buscan algo mejor trazado, sin embargo cumple con brindar una historia fácil de digerir y que vale la pena ver para pasar un buen rato.

No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.