Crítica: "La Paradoja Cloverfield". Una pesadilla espacial entretenida pero sin mucha gracia


Título: La Paradoja Cloverfield.
Título original: The Cloverfield Paradox.
Reparto: Daniel Brühl, Gugu Mbatha-Raw, Elizabeth Debicki, Chris O'Dowd, John Ortiz, David Oyelowo.
Director: Julius Onah.
Calificación: 3.5/5 Estrellas.

Netflix llegó para quedarse, para ser un parte aguas en lo que a entretenimiento se refiere y el que diversos gigantes de la cinematografía -estudios, hacedores y actores- estén interesados en sus alcances, es digno de contemplarse y de analizarse con sus respectivos detractores y seguidores, así como con las ventajas y aspectos negativos que brinda para con los creadores y los espectadores.

Por lo anterior -y para aquellos que crecieron con cines, videoclubes y la necesidad de esperar a que algún filme pasase por televisión si no habían podido disfrutarlo en la pantalla grande- el que el gigante del streaming coquetee con lo mencionado es algo que cuesta trabajo creer del todo, ya que su alcance para con audiencias monumentales es, cada vez, más fuerte.

Lo recién mencionado lleva a analizar a la hoy sentenciada:"La Paradoja Cloverfield", un proyecto que ejemplifica con claridad que la industria -a nivel comercial- vive una de sus revoluciones más drásticas desde la llegada de la televisión, misma que con su respectiva llegada supuso un posible final para las marquesinas y el cine como un todo. 


Anunciada de forma oficial hace más de un año y confirmada tan sólo unas horas antes de esta reseña, la nueva entrada del universo "Cloverfield" presenta a un grupo de astronautas en una estación espacial que, tras dos años de estar en órbita, logra hacer que un acelerador de partículas funcione a la perfección. Lo que en un principio es regocijo pronto se convertirá en una pesadilla, cuando descubran que la maquina ha hecho que la Tierra desaparezca sin dejar rastro y que en la enorme nave todo se convierta en una pesadilla.

Con un despliegue de efectos especiales asombrosos y un reparto conformado por figuras del calibre de Daniel Brühl (Bastardos sin Gloria), la cinta cuenta con una premisa que se apega al estilo narrativo de la franquicia: giros inesperados, suspenso y una trama enredada que levanta más dudas que respuestas.

En este sentido, en el que a su argumento atañe, la producción dirigida por Julius Onah (The Girl is in Trouble) goza de un ritmo interesante pero que se siente demasiado familiar, puesto que sus similitudes con filmes como "Alien" y "Life" son más que evidentes, ya que es inevitable contemplar un tono que se enfoca en desarrollar la relación problemática entre sus personajes, así como una sensación de soledad y paranoia que brinda un escenario del que no hay escape, como es el espacio.


Sin embargo, por más parecidos que puedan hallarse -algo que destaca a primera vista-, la hoy sentenciada logra mantener el interés de lo que ocurre en pantalla, algo que se ve reforzado por las interpretaciones del mencionado Brühl, quien encarna a Schmidt, Gugu Mbatha-Raw (La Bella y la Bestia), que da vida a Hamilton y Elizabeth Debicki (El Agente de C.I.P.O.L) como Jensen.

Los señalados, ofrecen un conjunto de actuaciones que dan un panorama amplio de lo que ocurre en la cinta. Cada uno entrega un personaje sencillo con los que es posible identificarse a distintos niveles, mismos que son complementados con las intervenciones hechas por el elenco secundario ya que estos sirven para adentrarse más en la trama y en los retorcidos eventos que le dan forma.

A lo anterior se le puede añadir un apartado visual que, como se señaló, es sorprendente en sus efectos especiales y que cuenta con un juego de cámara lineal, uno conformado por tomas amplias que se combina con acercamientos y ángulos que ofrecen una sensación de claustrofobia, junto con momentos que tratan de aproximarse al horror sin llegar a abordarlos por completo.


Además de todo lo expuesto -y retomando su estilo narrativo-, la hoy sentenciada también ofrece una subtrama que une los eventos de la primer cinta que comenzó la saga y con su respectiva secuela de 2016; siendo esto el punto más atractivo del filme y por el cual vale la pena; sin dejar de lado el hecho de que, en conjunto, se trata de un proyecto entretenido.

En resumen, el filme es una entrada en la franquicia que deja un sabor de boca agridulce, pues si bien pudo llegar a la pantalla grande sin problemas,  habría decepcionado en ello ya que, a pesar de las impecables actuaciones de su reparto, su principal deficiencia recae en parecerse a otras producciones recientes y puede tornarse -por momentos- demasiado predecible, algo que pudo impactar en una taquilla que Paramount no estaba dispuesta a arriesgar.


Con algunos giros agradables, un tercer acto que levanta al proyecto y con el tono que ha encantado a los seguidores de la saga, "La Paradoja Cloverfield" es una buena opción para pasar el rato pero cuya falta de innovación parece justificar el abrupto cambio en su formato de distribución y esto podría pesar mucho en el futuro de una antología de películas que se había forjado con identidad propia.


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.