Crítica: "Pequeña Gran Vida". Una comedia reflexiva pero condescendiente


Título: Pequeña Gran Vida.
Título Original: Downsizing.
Reparto: Matt Damon, Christoph Waltz, Hong Chau, Kristen Wiig, Udo Kier, Jason Sudeikis.
Director: Alexander Payne.
Calificación: 3.5/5 Estrellas.

El cine como un medio de crítica -al igual que cualquier otro tipo de arte- se precia de tener piezas que destacan de acuerdo a su momento histórico, ya sea por los mensajes que ofrecen o por la manera en la que contribuyeron para con su respectiva sociedad en diversos temas, basta con recordar "El Acorazado Potemkin" de Sergei Eisenstein como un claro reflejo de esto.

Sin embargo, también existen casos en los que un proyecto parece estar tan ajustado a su contexto y que pretende abarcar tanto que termina por perderse en sí mismo y se encausa a una conclusión por demás difusa que no llega a ningún punto. La hoy sentenciada, "Pequeña Gran Vida", es un buen ejemplo del juego de las ventajas y desventajas de lo mencionada.

Ambientada en un futuro cercano,  el más reciente filme de Alexander Payne (Entre Copas) cuenta la historia de Paul (Matt Damon), un fisioterapeuta que junto a su esposa, Audrey (Kristen Wiig), decide someterse a un novedoso procedimiento que encoge a la gente para poder vivir en una comunidad autosustentable que les permite mejorar su economía. La vida de Paul cambiará cuando, en un giro del destino, deba mirar más allá de su entorno para darse cuenta de que reducir su tamaño no es la solución a sus problemas.


Como es de esperarse, al ser una película de Payne, el desarrollo de los personajes es el punto más fuerte de ésta, no sólo por la construcción del protagónico de Damon (Misión Rescate), que se convierte en un eje narrativo entre el cineasta y el espectador, sino que el resto de su elenco principal -conformado por Christoph Waltz (Bastardos sin gloria), Hong Chau (A to Z) y Udo Kier (Iron Sky)- presentan a individuos bien dibujados, que se complementan para destacar, cada uno distintos puntos importantes de la trama.

Lo recién mencionado lleva a, quizás, el principal y único punto negativo de la cinta y es que, como se dijo párrafos arriba, juega con las ventajas y desventajas de hacer una crítica global que quiere abarcar mucho. El cineasta estadounidense presenta un guión que comienza como un manifiesto para con los días actuales y lo hace a nivel político, social y cultural, para después enfocarse en la necesidad del individuo por encontrar un significado en la vida. Y, aunque esto suene interesante -y lo es muchísimo- se pierde el rumbo de su postura debido a que desequilibra el peso de ésta y tarda en cerrar sus respectivas subtramas, al romantizar aspectos que podrían ser más detallados.

Sin embargo, lo anterior no es del todo malo, ya que el estilo narrativo permite que la producción mantenga un ritmo constante, mismo que se complementa con un humor bien equilibrado que ayuda a distraerse un rato del hecho de que hay cosas que, de acuerdo a la historia, aún deben concretarse. Esto sin mencionar que la originalidad del guión le brinda una frescura que se lleva de maravilla con un apartado visual soberbio, en el que la paleta de colores, al igual que sus efectos especiales, brilla a cada instante.


Como conclusión, se puede decir que la hoy sentenciada es una producción que vale la pena ver por su originalidad, sus tintes cómicos y por su invitación a la reflexión de muchos aspectos que deben ser de preocupación. Si bien falla en mantener un balance entre los temas a tratar y por momentos polariza en estos de forma drástica, atina en brindar una crítica sincera y con la que es imposible morderse la lengua.

Con personajes bien dibujados y únicos, mensajes interesantes y un despliegue de efectos bien ejecutados, "Pequeña Gran Vida" es una excelente recomendación de ciencia ficción -género que se presta para tales observaciones sociales- para darle la bienvenida de vuelta a Payne, quien llevaba cinco años sin maravillarnos con una propuesta graciosa y potencialmente creativa.

No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.