Crítica: "Star Wars: Los Últimos Jedi". La Fuerza es intensa en la secuela


Título: Star Wars: Los Últimos Jedi.
Título Original: Star Wars: The Last Jedi.
Reparto: Daisy Ridley, Adam Driver, Carrie Fisher, Mark Hamill, Andy Serkis, John Boyega, Benicio del Toro, Kelly Marie Tran, Oscar Isaac, Laura Dern.
Director: Rian Jonhson.
Calificación: 5/5 Estrellas.

Pocas sagas pueden presumir el legado y posición dentro de la cultura pop que "Star Wars" posee, y es que durante cuarenta años, el universo creado por George Lucas ha conseguido crecer dentro de una industria que suele exprimir hasta el cansancio las licencias que están de moda entre los consumidores.

Con el drama Skywalker lo anterior tiende a ser un poco distinto. Sí, parte del éxito es su constante manejo comercial pero también se debe reconocer que su trascendencia en el séptimo arte es  mayor a la de crear a una legión de fanáticos que -como en todo- tiran a polos extremos y caen en discrepancias inimaginables; se trata de una franquicia que, en su momento, revolucionó la forma de hacer, vender y contar una historia en el cine.

Lo anterior lleva directamente a la nueva trilogía que Disney comenzó a fraguar cinco años atrás, misma que se ha materializado desde el 2015  y que ahora continúa con la más reciente entrada en el eterno conflicto entre el bien y el mal, que nos lleva de regreso a la lejana galaxia con "Star Wars: Los Últimos Jedi".


Ambientada después de la destrucción de la Base Starkiller, la hoy sentenciada comienza con La Resistencia en pleno escape de La Primer Orden. Con el terrible régimen pisando sus talones, los libertadores comandados por la General Leia Organa (Carrie Fisher) deberán dar hasta su último aliento para mantener la llama de la esperanza con vida. Todo mientras Rey (Daisy Ridley) continúa su sendero por los caminos de la Fuerza junto a un exiliado Luke (Mark Hamill) para detener al Supremo Líder Snoke (Andy Serkis) y a su aprendiz, Kylo Ren (Adam Driver).

De la mano de Rian Johnson (Looper: Asesino del Futuro), Lucasfilm presenta la que es, quizás, la entrega más peculiar de toda la franquicia. Deja de lado el desarrollo lineal que caracteriza a la saga y presenta una narrativa que se concentra en distintos personajes y sus perspectivas para con el nuevo conflicto galáctico. Esto podría levantar varias cejas y, aunque por una parte aporta frescura a la ópera espacial, también contribuye a un ritmo disperso que por momentos se siente fluido y por otros algo lento.

La cinta aprovecha lo recién mencionado para profundizar más en sus protagonistas y muestra un progreso en su desenvolvimiento que también permite empatizar más con los rostros más jóvenes y ver con otro ángulo a los ya conocidos. En este sentido destacan Ridley (Asesinato en el Expreso de Medio Oriente) y Driver (Sólo Amigos), quienes se muestran más confiados en sus interpretaciones y mucho más sueltos en su ejecución; lo que contribuye a la construcción de sus personalidades para definirlas mejor.


Por su parte, hay cambios sustanciales en  varios personajes, esto hará que haya un choque entre los espectadores, quienes podrían encontrar dificultades para asimilar y aceptar tales modificaciones en éstos pero, gracias a su elenco, logran sentirse naturales y complejas; lo que resulta ser uno de los puntos más fuertes de la hoy sentenciada.

En lo que respecta a la dirección como tal, Johnson atina en jugar con distintos ángulos, así como con una paleta de colores que logra mantener el equilibrio entre tonos cálidos y fríos que, en su conjunto, aportan una fotografía envolvente, la cual se complementa de maravilla con el score compuesto por el legendario John Williams (Tiburón).

Con una historia llena de giros inesperados, toques de humor que en ocasiones se exageran y secuencias de acción que se sienten innovadoras en su ejecución y trazado, la hoy es un ejercicio que causa sentimientos encontrados por la nueva aproximación a lo que la saga ya había establecido en sus pasadas entregas. Sin embargo se trata de una cinta plagada de frescura, con personajes tridimensionales y que mantiene a los espectadores al borde de su asiento de principio a fin.


Cargada de sorpresas, una identidad propia, héroes y villanos mejor dibujados, envueltos en un tono sombrío,  "Star Wars: Los Últimos Jedi" es una de las mejores cintas de la saga espacial y una obligada entre los fanáticos que, seguramente, debatirán mucho sobre lo que aconteció en el regreso de la Fuerza.


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.