Crítica: "La Navidad de las Madres Rebeldes". Una secuela con humor a medias


Título: La Navidad de las Madres Rebeldes.
Título Original: A Bad Moms Christmas.
Reparto: Mila Kunis, Kristen Bell, Katheryn Hahn, Christine Baranski, Cheryl Hines, Susan Sarandon, Jay Hernandez.
Directores: Jon Lucas, Scott Moore.
Calificación: 2.5/5 Estrellas.

A lo largo de los años, distintas sagas se han caracterizado por mantener un tono y estilo narrativo que las convierten en referentes para con sus respectivos géneros de acuerdo a su premisa y a su reparto. Las producciones ambientadas durante las fiestas decembrinas no son la excepción, sin embargo suelen mantener una línea que se torna repetitiva, pues giran alrededor de un tema por demás recurrente.

Sí, las producciones navideñas tienden a partir de una misma idea, aquella en la que los personajes principales causan un problema o no son afectos de la temporada y necesitan poner en orden sus vidas para que, al final, todo se arregle y la alegría regrese a sus hogares. Ejemplos de esto hay muchos, desde la ya clásica "Mi Pobre Angelito", hasta la desgastada "Santa Cláusula".

Lo anterior da pie a la llegada de la hoy sentenciada, una cinta que sigue las peripecias de sus protagonistas, quienes tras salvar su estabilidad familiar, se meten de lleno en las ya mencionadas fiestas para repetir las hazañas vistas en el proyecto que les precedió y adueñarse de la temporada en: "La Navidad de las Madres Rebeldes".


El filme presenta el regreso de Amy (Mila Kunis), Kiki (Kristen Bell) y Carla (Kathryn Hahn), quienes se alistan para celebrar la Navidad sin contratiempos. No obstante, todos sus planes penderán de un hilo cuando aparezcan en escena sus respectivas madres, con las que chocarán con tal de hacer que las fiestas sean perfectas. Juntas, las tres amigas unirán fuerzas para plantar cara a sus progenitoras y, de paso, no dejar que ellas tomen el control de la situación.

Con un guión predecible y que juega a la segura, la cinta dirigida por Jon Lucas (¿Qué Pasó Ayer?) y Scott Moore (Si fueras yo) carece del toque innovador que la producción de 2016 tuvo. Dejan de lado el punto fuerte de ésta, que abordaba los conflictos de ser la madre perfecta, y su trama apenas toca otro aspecto importante del estereotipo maternal: el cambio drástico entre dos generaciones de mujeres, para poner gran empeño en un humor que tira hacia los extremos.

Esto hace que las situaciones graciosas sean dispares, por una parte hay bromas que funcionan y son verdaderamente divertidas, mientras que otras apelarán a lo mencionado en el párrafo anterior y repiten los mismos chistes que en el filme anterior, lo que hace que muchos momentos se sientan repetitivos.


Además de ello, el ritmo del proyecto se siente disparejo. Con un primer acto demasiado explicativo, la hoy sentenciada tiene su punto álgido en la mitad de su metraje y esto se debe a la excelente participación de su elenco y de las nuevas caras que se incorporan a éste. Tanto Kunis (Ted) como Bell (Veronica Mars) y Hahn (Cómo perder a un hombre en 10 días) se notan cómodas en sus papeles y muestran una química natural que refleja la evolución de su amistad. Mención aparte para la última, quien se roba la mayoría de las escenas en las que aparece y se convierte en uno de los factores más importantes de la cinta.

Sin embargo, la hoy sentenciada logra salvarse con la incorporación de Christine Baranski (Mamma Mía!) como Ruth, madre de Amy, Cheryl Hines (La cruda verdad), en el papel de Sandy, y Susan Sarandon (Thelma y Louise) como Isis. Las tres actrices atinan en abrazar a sus personajes, en darles una personalidad definida que se complementa con su trabajo a lado de las protagonistas y destacar por sí mismas con un desarrollo sólido y progreso a lo largo del filme.

En conclusión, la hoy sentenciada es un ejercicio que tiene una trama predecible, con una historia en la que las bromas tienden a sentirse repetitivas, pero convencen, y en la que se pierde el encanto que tuvo la primera parte debido a un guión poco creativo y que cae en los clichés del género. A pesar de ello, las actuaciones de su elenco y sus momentos graciosos, que están bien aterrizados, garantizan un varias carcajadas que ayudan a mantener a flote su premisa.


Con personajes bien escritos y una excelente química entre ellos, "La Navidad de las Madres Rebeldes" es una opción con la que se pasa un buen rato pero que se desvanece en cuanto se salga de la sala. Si buscan una producción para reir y despejarse un poco sin pedir demasiado, esta cinta es la indicada.







No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.