Crítica: "Blade Runner 2049". Una secuela que supera todas las expectativas


Título: Blade Runner 2049.
Título Original: Blade Runner 2049.
Reparto: Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto, Robin Wright, Dave Bautista, Edward James Olmos, Sylvia Hoeks.
Director: Denis Villeneuve.
Calificación: 4.5/5 Estrellas.

No es mentira que estamos en una época en la que la moda por las secuelas se mantiene constante, la mayoría de ellas son bien recibidas y otras tantas no corren con la misma suerte, sin embargo son contados los regresos de franquicias que pueden asegurar estar a la altura del reto, en especial cuando se trata de licencias con una gran legión de fanáticos a sus espaldas.

Cuando se anunció que uno de los pilares de la ciencia ficción contemporánea y precursora del cyber-punk en la pantalla grande tendría un segunda entrada, el escepticismo se fue hasta las nubes ¿Era posible que una producción como "Blade Runner", cuyo estatus de culto se mantiene, pueda añadir un capítulo nuevo a su legado sin tropezar? ¿De qué manera se realizaría? Ahora y a 35 años de cimentar las bases para muchas historias más, las respuestas a tales preguntas se dan a conocer en "Blade Runner 2049".

Ambientada tres décadas después de los eventos de la cinta original, la hoy sentenciada nos presenta a K (Ryan Gosling), un blade runner que saca de circulación a modelos de replicantes obsoletos. La Corporación Tyrell quebró como consecuencia de una rebelión frustrada y la aceptación por los conocidos seres sintéticos es poca. La nueva cara de la industrialización es Niander Wallace (Jared Leto), un empresario que construye nuevos replicantes. De porte misterioso, Wallace buscará hacerse con el control de un secreto que pondrá en peligro el balance de la sociedad y será labor de K detenerlo, pero para hacerlo necesitará encontrar a Deckard (Harrison Ford), un blade runner retirado.


Como es de imaginarse, las primeras interrogantes para con la cinta se enfocarán en su trama; en este sentido, nos encontramos con un argumento sólido, una historia bien estructurada y personajes desarrollados de manera acertada. Al igual que su predecesora, "Blade Runner 2049" juega con distintos aspectos filosóficos. Maneja conceptos sobre la identidad, la xenofobia y el sentido de pertenencia con base en la espiritualidad y la búsqueda de un propósito a cumplir en la vida.

Por su parte, las actuaciones del elenco principal es por demás sorprendente, Gosling (La La Land) se adueña de un personaje cuyos matices se van desenvolviendo poco a poco y madura conforme la premisa lo requiere, además de contar con una química fluida con sus compañeros ante la cámara, en especial con Ana de Armas (Amigos de Armas), quien da vida a Joi, su interés sentimental.

Lo anterior se extiende a Ford (Star Wars), cuyo regreso como Deckard -uno de sus papeles más recordados- se siente natural, con sus respectiva experiencia y sin acaparar la atención de no ser necesario, por lo que su papel en el filme se mantiene en balance y no resta empatía a los demás personajes. El único detalle a contemplar, es la participación de Leto (Suicide Squad); si bien el actor logra dar vida a un villano convincente y por lo demás elocuente, termina por quedar desdibujado en ocasiones por otros participantes.


A lo mencionado se puede añadir el sorprendente trabajo visual y ritmo narrativo de la hoy sentenciada, Denis Villeneuve (Arrival: La Llegada) demuestra tener un excelente control y maestría en el manejo de la escala, con alucinantes locaciones y tomas que le dan profundidad a una urbe futurista llena de detalles, juega con una paleta de colores con los que la trama se enriquece y los efectos especiales lucen nítidos.

Sin embargo, algunos sentirán que el filme es un tanto largo. Aquellos que quieran una producción llena de acción y con un estilo lineal para entretener, se encontrarán con una premisa difícil de seguir -en especial si no han visto la película original-, que se toma su tiempo para aterrizar su historia y cuyas dosis de peleas y tiroteos están ajustadas a la perfección para no perder el hilo.

Otro acierto, es la música que acompaña al proyecto. De la mano del conocido Hans Zimmer (El Origen), las piezas que se escuchan tienen un estilo propio, con pequeñas notas que recuerdan el impecable trabajo del compositor griego, Vangelis. Y aunque los más puritanos podrían extrañar los ritmos electrónicos y suaves del score de 1982, el trabajo de Zimmer resalta por sí solo.


En conclusión, la hoy sentenciada es una excelente pieza dentro del género de la ciencia ficción, un ejercicio que aborda con profundidad temas relacionados a preceptos filosóficos, con una historia llena de giros bien ejecutados, actuaciones asombrosas y un despliegue de efectos especiales, se trata de uno de los mejores estrenos del año.

Intrigante, con identidad propia y envolvente en cada uno de sus aspectos, "Blade Runner 2049" es el ejemplo perfecto de cómo se debe realizar una secuela que no sólo añade un poco más a una cinta de culto, sino que está a la altura de ésta.   


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.