Crítica: "LEGO Ninjago: la película". Una aventura para ensamblar desdibujada


Título: LEGO Ninjago: la película.
Título original: The LEGO Ninjago movie.
Actores de doblaje: Jackie Chan, Rafa "Polinesio" Velázquez, Humberto Solórzano, Carlos Segundo, Rosalba Sotelo.
Director: Charlie Bean, Paul Fisher, Bob Logan.
Calificación: 2.5/5 Estrellas.

El cine enfocado a un público infantil tiende a ser complejo en su hechura, se requiere de una historia sencilla para digerir pero, a su vez, con un trasfondo bien equilibrado que transmita un mensaje positivo para su audiencia principal; así mismo es necesario contar con personajes empáticos y atractivos que conecten con el espectador. Ejemplos sobre esto hay muchos y el primer estudio en venir a la mente es Disney.

Sin embargo, en los últimos años, Warner Bros. Animation ha encontrado su mina de oro en la licencia de juguetes Lego, los pequeños bloques para ensamblar y sus peculiares figuras amarillas son parte de la cultura popular desde tiempo atrás y, con dos exitosos filmes bajo el brazo, un tercer intento por llevarse la taquilla era más que obvio.

Después de sorprender con "La Gran Aventura LEGO" y "LEGO Batman: la película", los responsables de la franquicia se aventuran a llevar a la pantalla grande una de sus propias marcas y una de sus líneas con mayor número de ventas entre los más pequeños de la casa. Con personajes originales y una trama fácil de digerir, aterriza "LEGO Ninjago: la película".


La hoy sentenciada presenta a Lloyd, un joven que junto a sus cinco amigos salvan la ciudad de Ninjago como parte de los misteriosos ninjas y sus mechas gigantes. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas pues comparte un lazo especial con su principal enemigo: Lord Garmandon. Tras varias batallas, Lloyd desata, por accidente, una amenaza más grade y junto a sus compañeros deberá iniciar una aventura que lo llevará a encontrar el valor de la amistad, la confianza y el trabajo en equipo.

Si bien, el argumento parece poder destacar distintos valores y ser un buen hilo conductor para la producción, el desarrollo de personajes es pobre. Los personajes principales apenas cumplen con su propósito y su desenvolvimiento a lo largo del filme es lento y apagado. Lloyd, cuya voz en español corre por cuenta del vloguero Rafa "Polinesio" Velázquez, carece de un atractivo que lo vuelva un protagonista llamativo y el trabajo de voz para Latinoamérica se salva gracias a la experiencia de Carlos Segundo (Dragon Ball) como el Sensei Wu y de Humberto Solórzano (X-Men), actores de doblaje conocidos por interpretar a Piccoro y Wolverine, respectivamente, quienes junto a Rosalba Sotelo (Avengers) mantienen un balance en las actuaciones de habla hispana.

A lo anterior es necesario añadir que el guión se torna flojo tras un comienzo lleno de acción y prometedor, a pesar de contar con un mensaje positivo, tarda en encontrar su propio estilo al querer evitar parecerse a las otras entregas de la franquicia. Debido a esto, los chistes rara vez son graciosos y las referencias a terceros se cuentan con una sola mano, lo que hace que más tedioso el proyecto.


Por su parte, el trabajo de animación es uno de sus puntos fuertes, el diseño de personajes es visualmente atractivo y la combinación con algunos elementos en live-action dan muestra de un excelente trabajo en el departamento de efectos especiales. Así mismo, el montaje atina en realizar secuencias con gran detalle y tomas en las que cada cuadro resalta por sí misma.

En términos de dirección también se puede notar un choque, con tres cineastas detrás de su realización, se percibe un cambio de ritmo súbito entre escenas, el cual tiende a ir en picada hasta hacerse casi insufrible, pero que se salva por algunos momentos.


En conclusión, la hoy sentenciada es un ejercicio apagado dentro de la filmográfia de Lego, con una historia diluida, personajes con poca carisma y un desarrollo que estira y afloja para querer complacer a todos, se trata de una cinta para pasar el rato y ser olvidada en cuanto se deja la sala de cine. Los más pequeños podrán disfrutarla por la cantidad de figuras desplegadas, mismas que les llamarán la atención para poder tenerlas entre sus juguetes.

Llena de colores y con un mensaje lleno de valores positivos, "LEGO Ninjago: la película" es una opción ideal para los niños que son seguidores de los sets para armar, por lo que pasarán un rato divertido y agradable, pero para el resto de los cinéfilos se trata de un proyecto pesado, predecible e indiferente.


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.