Crítica: "Batman y Harley Quinn". Una divertida pero exagerada aventura del Caballero Oscuro


Título: Batman y Harley Quinn.
Título Original: Batman and Harley Quinn.
Voces: Kevin Conroy, Melissa Rauch, Loren Lester, Paget Brewster, Kevin Michael Richardson.
Director: Sam Liu.
Calificación: 3/5 Estrellas.

La década de 1990 marcó un auge en las producciones animadas inspiradas en cómics, tanto Marvel como DC atinaron en actualizar algunas de sus licencias para atraer a una nueva generación de fanáticos que, curiosamente, forman parte de la base de consumidores que en la actualidad esperan con ansias sus cintas live action de sus respectivos universos.

A la par de otras series, el Caballero Oscuro destacó bajo la mirada de Bruce Timm y Eric Radomski, quienes crearon una animación en la que se aligeraba  el tono oscuro que el personaje había recuperado hacia mediados de los 70, pero sin perder la temática madura y compleja que lo rodeaban. Esto dio pie a que Warner Bros. produjera varios programas que marcaron un estilo en el dibujo y en la forma en la que el estudio desarrollaría distintos proyectos dirigidos al público infantil y a uno no tan joven.

Con 20 años a sus espaldas y con la intención de continuar la repentina moda que despertaron algunos villanos de su galería, Warner y Timm se unen, una vez más, para realizar una nueva cinta animada en la que el Vigilante de Ciudad Gótica debe trabajar con la secuaz de su eterno nemesis, el Joker, para salvar el día en "Batman y Harley Quinn".


Ambientada en la actualidad y con el estilo de trazo que caracterizó a la mencionada serie de los 90, la hoy sentenciada presenta a Batman (Kevin Conroy) y a Nightwing (Loren Lester), quienes deben seguir la pista a Poison Ivy (Paget Brewster) que junto a Floronic Man (Kevin Michael Richardson) planea esparcir un virus que podría destruir al mundo. Debido a su cercanía con la villana, el dúo de héroes deberá buscar la ayuda de una reformada Harley Quinn (Melissa Rauch) para evitar que Ivy logre su cometido.

Tal y como su nombre lo indica, la cinta se concentra en el personaje de Conroy (Injustice 2), quien repite en el papel del Hombre Murciélago que inmortalizó décadas atrás; y en el de Rauch (The Big Bang Theory), actriz que logra adueñarse de su rol y mantener el tono alocado pero jocoso que la villana creada por Paul Dini para la pantalla chica y que eventualmente dio el salto a las páginas de los impresos. No obstante, la hoy sentenciada tiende a enfocarse mucho en la mencionada, algo que termina por ser un arma de doble filo en el desarrollo de la trama.

Lo anterior se debe a que el filme, mismo que mantiene el tono noir de la ya señalada animación original, juega con altibajos en la construcción de su argumento. En primera instancia, la relación y progreso entre los protagonistas se nota fluida y natural, respeta la esencia de ambos en su respectivo contexto, con un Batman renuente a trabajar con la ex-psiquiatra y una Quinn que no se toma tan en serio su alianza, esto sin mencionar la intervención del personaje de Lester (Vuelo Nocturno), que estará en un vaivén entre ser un recurso cómico junto a la simpática villana y un recurso de soporte que sirve para unir algunos hilos del argumento.


Sin embargo, el gran tropiezo de la hoy sentenciada es su tono en sí. Con un ritmo que mantiene al público entretenido, la cinta juega con un humor absurdo y, en ocasiones, subido de tono que funciona a la perfección en los dos actos principales del proyecto pero que se siente exagerado y apresurado en el clímax de la producción, con lo que el cierre de la trama principal pasa a ser, simplemente, entretenido y sin mayor relevancia.

Esto no debe tomarse tan a mal, pues a su favor tiene el hecho de que la trama es sencilla y apela a la nostalgia, algo bien realizado por la dirección de Sam Liu (Batman: La Broma Mortal), quien atina en mantener un diseño de personajes limpios y un manejo de tomas en las que cada detalle en pantalla no se pierde, pero al que le cuesta un poco de trabajo sostenerse sin caer, por momentos, en una auto-parodia que pierde el piso.

Con un reparto de voces que se ajustan a la perfección con sus personajes, en especial Rauch y Brewster (Mentes Criminales) que hace de Ivy un personaje interesante a pesar de no destacar demasiado, la hoy sentenciada es una cinta que cumple su objetivo de divertir por un rato y que, de cierto modo, funciona como un homenaje a lo realizado por Timm y a la popularidad que Harley Quinn obtuvo recientemente.


En conclusión, "Batman y Harley Quinn" es una producción divertida, cargada de acción y con humor que arrancará varias carcajadas, por eso mismo debe verse como un ejercicio para recordar a la serie animada original, sin la necesidad de tomarse tan en serio y que se disfruta de principio a fin para que muchos vuelvan a sentirse como niños.

No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.