Crítica: "Dunkerque". Un vistazo a la guerra cargado de tensión, íntimo y desolador.


Título: Dunkerque.
Titulo original: Dunkirk.
Reparto: Tom Hardy, Cillian Murphy, Kenneth Branagh, Fionn Whitehead, Aneurin Barnard, Mark Rylance, Jack Lowden, Harry Styles.
Director: Christopher Nolan.
Calificación: 4/5 Estrellas.

El cine bélico forma uno de los pilares más robustos de la industria cinematográfica y también uno de los más atractivos para la audiencia, en especial las cintas que han abordado la Segunda Guerra Mundial, el violento conflicto que cimbró al mundo a lo largo de seis años, es un tema recurrente entre los estudios de Hollywood y con justa razón, pues exalta el patriotismo (a veces exacerbado en un nacionalismo casi chovinista) y presagia fuertes ingresos en taquilla.

Lo anterior no es para menos, lo que en un comienzo fue una estrategia propagandista para incentivar la participación ciudadana en favor de la guerra, tanto del bando de los Aliados como con los de Eje (en especial la carrera fílmica del Tercer Reich en manos de Joseph Goebbels), lentamente se convirtió en un género estandarte dentro de los filmes de acción y drama que ha evolucionado a la par que el público lo demanda.

En vísperas del primer centenario del inicio del mencionado movimiento armado y con un sinfín de ejemplos a cuestas que retrataron algunas de las batallas decisivas de éste, como "¡Tora! ¡Tora! ¡Tora!" y "Salvando al Soldado Ryan"; aterriza una producción que, bajo la lente de Christopher Nolan (El Origen), ofrece una aproximación peculiar a un pasaje de la Guerra poco conocido a nivel general pero de suma importancia en el desarrollo de ésta: "Dunkerque".


Ambientada en 1940, la hoy sentenciada cuenta cómo cerca de 400,000 soldados aliados, principalmente ingleses y franceses, deben esperar a ser evacuados de las playas de Dunkerque, Francia; mientras el ejército Nazi se hace con el control de la ciudad y bombardea las costas. Vista desde cuatro perspectivas distintas, los protagonistas deberán hacer todo lo que esté en su poder para salir con vida de las letales arenas y aguas que tienen frente a ellos.

En primera instancia, el filme brinda una visión distinta a la que el cine de guerra tiene acostumbrado al espectador, en este sentido, se siente como una producción más íntima, en la que los momentos de incertidumbre están por encima de las grandes secuencias de batallas que se pueden ver en otras premisas. Esto hace que el proyecto se construya lentamente y se dé su tiempo para asentar las bases de su desarrollo.

A esto se debe añadir la forma en la que Nolan estructura la cinta, ya que la hoy sentenciada no sigue una narrativa lineal, sino que sus primeros dos actos se entrelazan entre sí para desembocar en un tercero en el que cada uno de los personajes convergen en un mismo punto. Esto es algo que podría llegar a confundir al público sin embargo, le da profundidad al argumento y permite que los momentos de tensión crezcan satisfactoriamente.


Otro punto interesante y atractivo de la hoy sentenciada es la participación de su elenco, ya que ésta es mínima; situación que resulta sumamente curiosa, pues contribuye a darle peso al conflicto como tal y hacer de la playa y mar los verdaderos personajes de la cinta.

En lo que respecta a esto resaltan las intervenciones de Tom Hardy (Mad Max: Furia en el camino) como Farrier, un piloto de la Real Fuerza Aérea que juega un rol importante en los eventos y protagoniza muchas de las secuencias más impresionantes. Lo mismo se puede decir de Mark Rylance (Puente de Espías) quien da vida a Mr. Dawson, un civil que buscará llegar a la playa para ayudar a la evacuación; y Fionn Whitehead (Him), como Tommy, soldado en el que el filme se enfoca principalmente.

A lo mencionado, es preciso añadir que la fotografía de la producción es impresionante, a pesar de contar con una estética limpia que puede chocar con la inmersión cruda y sucia de otras películas bélicas en las que la destrucción es parte importante de su desarrollo, "Dunkirk" aprovecha una paleta de colores en las que los tonos azules y amarillos, combinados con el color olivo, hacen que cada detalle resalte.

Así mismo, la película ofrece tomas espectaculares de combates aéreos y por debajo del agua que evocan sensaciones de incertidumbre, asfixia y constante temor, aspectos que contribuyen a atrapar la mirada y que mantendrán al público al borde de su asiento. Con un juego de ángulos en los que la cámara se convierte en otro participante gracias a una edición en la que cada corte ayuda a hilar la trama y que aprovecha al máximo las ventajas y beneficios del formato IMAX.


No obstante, las palmas de la hoy sentenciada son para el departamento de sonido, pues los efectos sonoros cuentan por sí mismos gran parte de la cinta, mismos que acompañados por las notas de Hans Zimmer (El Caballero de la Noche) hacen que la sensación de peligro e intriga acentúen el desarrollo de la premisa gracias a una combinación de cuerdas y sirenas que elevan la tensión.

Por su parte, la dirección de Nolan se distingue por si sola, pero con algunos detalles que podrían resultar negativos para parte de la audiencia. Si bien el cineasta mantiene su estilo en el que la trama gira alrededor del argumento con toques de un thriller, los personajes se sienten poco desarrollados. A pesar de que su participación, como se mencionó, es buena, la mayoría carece de elementos que generen empatía con el público y le dan al filme un tono más cercano al de un documental que al de un drama, algo que podría molestar a aquellos  fanáticos del género y que desean más relevancia de los protagonistas. Mención aparte de su narración que en momentos se siente enredada o fuera de lugar.

En conclusión, la hoy sentenciada es un ejercicio interesante y original que aborda la Batalla de Dunkerque y los primeros momentos de la guerra de forma atractiva  con sumo apego a los eventos que retrata, pues la especial atención en el argumento le imprime un estilo único que la distingue de otras cintas bélicas.


Cargada de tensión, con un ritmo pausado que se justifica en su desarrollo, el filme es un excelente opción que  le da profundidad a la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista del conflicto como tal. Con grandes secuencias de acción, una banda sonora imponente y una sensación desoladora "Dunkerque" es una de las propuestas más interesantes del año, sin embargo su tono y narrativa enredada puede cansar a aquellos que buscan una propuesta más ágil y violenta.


No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.