Crítica: "Baywatch: Guardianes de la Bahía". Sol y bikinis para una premisa con poca gracia


Título: Baywatch: Guardianes de la Bahía.
Título original: Baywatch.
Reparto: Dwayne Johnson, Zac Efron Alexandra Daddario, Priyanka Chopra, Kelly Rohrbach, Ifenesh Hadera, Jon Bass.
Director: Seth Gordon.
Calificación: 2/5 Estrellas.

Reinventar algo que fue distintivo de una generación no es nuevo y en el séptimo arte hay muchos ejemplos de esto, desde modernizar historias que jamás debieron tocarse, como "Psicosis" con su insufrible remake de 1998, o atinar en darle frescura a una licencia bastante popular,  tal como ocurrió con "Ben-Hur" en 1959; sin embargo en la actualidad hay una constante: las cintas basadas en series de décadas pasadas son una de las apuestas fuertes de los estudios cinematográficos.

Lo anterior conduce a preguntar si revivir series distintivas de la pantalla chica y trasladarlas a la pantalla grande es una buena idea y al menos en la taquilla lo ha sido, pues la nostalgia de los espectadores es algo que se cautiva de inmediato con las posibilidades de ver a sus personajes favoritos de nuevo; sin embargo ¿Son todos estos intentos bien manejados?

Para responder lo recién mencionado es preciso hablar de los últimos ejercicios para revivir la llama de los 90, así como "Miami Vice" y "Chips: Patrulla Motorizada Recargada" lo hicieron tiempo atrás con la década de los 80 ¿Qué hito de finales del siglo XX es digno de llevarse  a una nueva generación de espectadores? Sencillo, con uno formado por un reparto llamativo, una propuesta sencilla y todo el sex appeal  que la playa y el mar pueden aportar, de este modo aterriza: "Baywatch: Guardianes de la Bahía".


Ambientada en la actualidad, la hoy sentenciada presenta a Mitch (Dwayne Johnson) el carismático líder de la división de salvavidas de Emerald City, con la ayuda de su equipo, formado por CJ (Kelly Rohrbach) y Stephanie (Ifenesh Hadera), Mitch se prepara para el reclutamiento anual de nuevos candidatos para proteger la playa a sus visitantes; sin embargo todo cambia cuando aparece Matt Brody (Zac Efron), un bravucón que buscará formar parte del equipo bajo sus propios términos.

Mitch no sólo deberá lidiar con la actitud de Brody, también tendrá que investigar una alza en los de crímenes de la zona y que, curiosamente, se relacionan con una reconocida mujer de negocios llamada  Victoria Leeds (Priyanka Chopra).

Con un guión simple y sin muchas pretensiones, la cinta cuenta con un argumento bastante predecible y lleno de clichés característicos de una comedia con humor simple y poco ambicioso, en este sentido, "Baywatch: Guardianes de la Bahía" cuenta con uno de sus puntos fuertes y, a su vez, con su sentencia para el olvido y es que el predominio de los chistes sexuales y referencias a la cultura pop son un estira y afloja entre momentos genuinamente graciosos y otros que se sienten forzados.

A ello es preciso agregar un tratamiento de personajes bastante flojo y mal balanceado, la hoy sentenciada desaprovecha a un elenco divertido en el que se nota una química natural pero que palidece ante los errores de la producción, en especial lo de edición y fotografía. 


Respecto a las mencionadas interpretaciones vale la pena destacar que cada uno de los involucrados logra adueñarse de su papel, Johnson (Rápidos y Furiosos 6)  se ve relajado en la comedia y bondadoso con sus compañeros, pues atina en dominar las escenas en las que es el eje central, los mismo ocurre con Efron (Buenos Vecinos), quien se muestra confiado con un personaje que ya se le ha visto en otras películas y en el que, por lo visto, podría encasillarse.

Por su parte, el resto del elenco tiene sus contados momentos de brillo y mientras Chopra (Quantico) da vida a una villana plana pero convincente, las intervenciones de Rohrbach (Café Society), Alexandra Daddario (American Horror Story), en la piel de Summer, y Jon Bass (Loving: El Matrimonio), como Ronnie, se limitan a dar soporte a la participación de Johnson y Efron, por lo que su relevancia en la trama es mínima.

Otro punto importante es la fotografía y es que es ésta otro de los puntos flacos de la película, con una paleta de colores brillantes en los que predominan los rojos y azules intensos, que opacan las locaciones y contrastan de forma abrupta contra  una pantalla verde en la que se nota un pobre trabajo de edición en efectos especiales. Lo que logra quitar emoción a diversas secuencias en mar abierto. Además de ello, el juego de cámara explota el atractivo físico de los personajes y abusa del slow motion, algo que hace que la hoy sentenciada luzca como un vídeo musical en lugar de un largometraje.


En lo que se refiere a la dirección de Seth Gordon (Quiero Matar a mi Jefe), se puede observar la experiencia de éste en el género y es que atina en mantener un ritmo ligero y sencillo de seguir, además de saber dosificar el humor (agradable o no) a lo largo de la cinta sin que éste sea utilizado en su primer acto.

En conclusión, "Baywatch: Guardianes de la Bahía" es un ejercicio del que no se debe esperar mucho y tampoco se debe tomar en serio, una comedia simple, cargada de chistes sobre genitales y alusiones a la serie original de los 90 que cuenta con un guión predecible, desde el comienzo, y sólo se salva por las actuaciones convincentes de su elenco, por los cameos que ofrece y por momentos divertidos que arrancarán una que otra risa pero que no ofrece algo que la haga destacar del montón. 

No hay comentarios

No groserías, insultos o publicidades.

Con la tecnología de Blogger.