La ansiedad ante el inminente fin de "Game of Thrones"

Actores de la galardonada serie comparten sus opiniones sobre el cierre de un ciclo.

Pensar que una de las series más aclamadas de la década y que se convirtió en la gallina de los huevos de oro de HBO, años atrás está próxima a llegar a su fin mantiene a sus fanáticos con el ceño fruncido y a la expectativa de presenciar un final que le haga justicia a sus personajes favoritos y es precisamente esto, lo que también esperan los protagonistas de "Game of Thrones".

Mientras el futuro de Westeros y de las casas más grandes del universo creado por George R. R. Martin están en suspenso, Mashable tuvo oportunidad de conversar con Liam Cunningham (Furia de Titanes), Jacob Anderson (Adulthood) y Alfie Allen (John Wick), actores que dan vida  Ser Davos Seaworth, Grey Worm y Theon Greyjoy, respectivamente; para conocer su opinión ante las dos últimas temporadas que se avecinan.

Cunningham fue el primero en responder y comparó el haber terminado el rodaje de la penúltima temporada y lo que le pasará a su personaje con el dejar una droga:

"Estamos dejando la droga poco a poco y esa droga es el show. Porque sabemos que el final se acerca y, por lo que hemos filmado en la séptima temporada, sin revelar nada de lo que se avecina, no sólo sentimos el paso del tiempo...eso es algo que se ha reflejado en lo que grabamos. Así que puede ser, ocasionalmente, un poco extraño en el set, Se le junta al trabajo y a la tensión y nosotros usamos eso, pero nunca antes me había comprometido a un trabajo así, a este periodo de tiempo. Tengo una familia en esto a la que extrañaré enormemente."


Por su parte, Anderson señaló estar más preocupado por los demás y que a pesar de que las siguientes entregas de la serie durarán menos que las anteriores, éstas se sienten más largas de lo que en realidad son:

"No se siente pánico, pero yo estoy aterrado por la gente, lo pienso y pienso, y es cierto que en la sexta temporada puedes sentir que las cosas están llegando a su fin. Se están poniendo un poco pesadas. El show es una especie de olla de presión...es un caos absoluto. Simplemente estoy asombrado de cómo todos están trabajando para que quepa tanto en siete episodios, porque esto no se siente, necesariamente, como una temporada normal, se siente como una más grande."

Finalmente, Allen añadió a la respuesta de su compañero que si bien la producción no se siente distinta, el sentimiento de que está terminando y de que la tramas tramas comienzan a unirse hace que todo luzca más alocado de lo usual:

"En términos de ritmo, se ha sentido, prácticamente, igual. Pero en definitiva hay un sentimiento de que...'está llegando a su fin'. Es algo loco y triste para nosotros, porque ya no podremos convivir tanto. Será una temporada alocada. Definitivamente va a sorprender a mucha gente. Sigue siendo el mismo tema pero personajes que no habían cruzado sus caminos lo harán, e irán más lejos en esta ocasión. Habrá lealtades que se examinarán."



Lo anterior es algo que se pudo apreciar en los últimos episodios de la sexta temporada y que hizo del final de ésta uno de los momentos más emocionantes de la adaptación de "Canción de Hielo y Fuego" y si se considera que la serie ya ha sobrepasado los libros en la historia, no hay siquiera guiños de lo que pueda o no pasar, en especial ahora que el invierno, ha llegado.

"Game of Thrones" volverá en el verano de este 2017 y será seguida por la última temporada en algún punto del 2018
Con la tecnología de Blogger.