Crítica: "Hell or High Water". De asalto a bancos y dramas texanos


Título: Enemigo de Todos
Título Original: Hell or High Water
Reparto: Chris Pine, Ben Foster, Jeff Bridges, Gil Bermingham, Dale Dickey, William Sterchi, Buck Taylor, Katy Mixon.
Director: David Mackenzie
Calificación: 4.5/5 Estrellas

David Mackenzie es un director que sabe contar historias; o al menos así lo ha demostrado ya en varias ocasiones. Lo hemos visto trabajar antes con un amor inesperado en medio de epidemias en "Perfect Sense" (donde mezclaba romance con suspenso de una forma particularmente interesante), o recientemente tocando la fibras sensibles de la relación padre e hijo en "Starred Up". A pesar de que su nombre ha pasado desapercibido en varias ocasiones por la Academia, al portafolio del realizador hoy se suma un proyecto más, mismo que curiosamente está nominado a Mejor Película en los próximos Premios Oscar: "Enemigo de Todos" o como originalmente se le conoce "Hell or High Water".

Haciendo una interesante mancuerna con el ahora escritor Taylor Sheridan (quien se apartó de su perfil de actor para apuntarse al de guionista), Mackenzie logra presentar una historia cruda y líneal que no profundiza en miniedades y nos adentra en una narrativa seductora situada en Texas. Así, tomando como pilares a Chris Pine y a Ben Foster, el western nos sumerge en el capítulo de estos dos hermanos que deciden robar bancos locales con la finalidad de salvar y proteger las tierras de la familia.

Ben Foster y Chris Pine son los hermanos Toby y Tanner Howard
Una de las características más agradables de "Hell or High Water" es la excelente definición de sus personajes, cada uno cumpliendo con un espacio e intención dentro de la historia. Sin abotarrarnos de rellenos innecesarios, tenemos a un Chris Pine mucho más pulido y sólido, que recurre a un notorio acento texano, botas y sombrero para encarnar a Toby Howard, el hermano estratega y cauteloso cuyo tormentoso pasado le ha ido cobrando factura: un divorcio, una madre enferma, un hijo que no ha visto en años y una herencia de pobreza que le ha sido sentenciada desde que nació. Su antítesis, Tanner, es la oveja desalineada y volátil que salió del estado buscando un futuro prometedor y que terminó en prisión al encontrar refugio en el crimen.

Al dúo se le suman Jeff Bridges y Gil Birmingham, los sheriffs locales quienes sin intención, aportan la comicidad al film encontrando un perfecto balance entre acción y violencia; y quienes además, son la representación de dos grupos generacionales muy interesantes: los viejos -casi retirados- blancos testarudos que tienen aberración a la tecnología, y los nativos comanches que aún perciben esas batallas tribales por conseguir tierras. Al más puro estilo "No Country for Old Men", los policías se embarcarán en una peligrosa misión por encontrar a los responsables de los robos, topándose así con las situaciones más bizarras y permitiéndole al espectador conectar con un Texas aún conservador.

Jeff Bridges sacará su lado más irónica al lado de Gil Birmingham
Tan pacífica como su fotografía a cargo de Giles Nuttgens, la hoy sentenciada es un vaivén constante de emociones que no deambula en hilos superfluos para sólo presentar la historia de estos hermanos y sus peripecias por salir de la pobreza, rodeados siempre de arena, alcohol y esa aridez tan característica del estado vecino que penetra la retina con una paleta cálida todo el tiempo. Bien dirigida, escrita de forma exquisita y excelentemente bien actuada, "Hell or High Water" es un portaretratos de la clase rural baja que se acompaña de folclore, tradiciones y mucha sangre.


Tráiler Oficial


Con la tecnología de Blogger.