Crítica: "Rogue One: Una Historia de Star Wars". La Fuerza acompaña al spin-off galáctico


Título: Rogue One: Una Historia de Star Wars.
Título Original: Rogue One: A Star Wars Story.
Reparto: Felicity Jones, Diego Luna, Ben Mendelsohn, Donnie Yen, Mads Mikkelsen, Alan Tudyk, Riz Ahmed, Jiang Wen, Forest Whitaker, Spencer Wilding, James Earl Jones.
Director: Gareth Edwards.
Calificación: 5/5 Estrellas.

No hay plazo que no se cumpla y fecha que no llegue, después de meses de espera e incertidumbre, finalmente el primer spin-off de la obra más representativa de George Lucas ha aterrizado y los warsies del mundo pueden ser testigos de un ejercicio interesante e innovador dentro del universo de "Star Wars."

Si el 2015 fue el año de "Star Wars: El Despertar de la Fuerza", con fanáticos que sintieron ver un refrito del filme original de 1977 y otros que la amaron por el sentido de nostalgia que tenía, este 2016 es, en definitiva el año de "Rogue One: Una Historia de Star Wars" y la gran incógnita es la de averiguar si satisface las expectativas de los espectadores.

La hoy sentenciada se ubica entre los eventos de "Star Wars Episodio III: La Venganza de los Sith" y "Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza" y presenta a una galaxia sometida por el Imperio Galáctico, no hay más Caballeros Jedi, no hay más heroísmo, sólo guerra. Mientras la Alianza Rebelde trata de sostenerse en pleno conflicto, reciben la noticia de que las fuerzas imperiales están construyendo un arma con capacidad de destrucción planetaria y que un tal Galen Erso (Mads Mikkelsen) es quien la ha diseñado.

De este modo, los miembros más importantes de la Rebelión encomiendan a Cassian Andor (Diego Luna) para buscar a Jyn Erso (Felicity Jones), hija del científico del Imperio para que les ayude a contactar a su padre y saber qué planes hay detrás de la llamada Estrella de la Muerte. Juntos, Jyn, Andor y el androide K-S20 (Alan Tudyk), reclutarán a los miembros necesarios para robar los planos de la mortífera estación espacial y poder tener inclinar la balanza en la Guerra Civil Galáctica.


En este sentido, la cinta ofrece una galería de personajes interesantes y originales, cada uno con una personalidad definida que queda en claro desde su introducción, sin divagar con subtramas innecesarias o que se alarguen sin motivo alguno, la hoy sentenciada permite ver a una Felicity Jones (La Teoría de Todo) bien desarrollada, en un personaje que está escrito de forma que el peso de la trama se distribuya perfectamente entre ella y el resto de los participantes sin que se desperdicie alguno.

Por su parte Diego Luna (Y Tu Mamá También), se muestra convincente y natural, aunque cuesta un poco de trabajo empatizar con su participación, el mexicano logra entablar una química creíble con la heroína y con el personaje de Tudyk (Yo, Robot), quien termina por robarse varias escenas y ofrece los momentos más divertidos de la película.

Mientras que el resto del elenco, es convincente destaca la participación de Donnie Yen (Blade 2), actor que da vida a Chirrut Imwe, un guerrero ciego que cree en los preceptos de la Fuerza, algo que le será útil en momentos de suma importancia, a pesar de ello, el interprete resalta por la manera en la que como un puente que conecta a los personajes ya mencionados con los demás como Boodhi Rook (Riz Ahmed), Baz Malbus (Jiang Wen) y Saw Gerrera (Forest Whitaker)

En cuanto a los villanos, vale la pena señalar que Ben Mendelsohn (Batman: El Caballero de la Noche Asciende), como el Director Orson Krennic y Spencer Wilding (Guardianes de la Galaxia), en conjunto con James Earl Jones (El Rey León) como el cuerpo y voz, respectivamente, de Darth Vader, atinan en dar participaciones convincentes y causar repudio entre los fanáticos, sin embargo es el Señor Oscuro de los Sith quien se roba las escenas en cada aparición y lo mismo ocurre con Peter Cushing (Drácula), quien a 22 años de haber fallecido es traído de vuelta a la vida en la que sería la participación más destacada de su personaje: Grand Moff Tarkin.


La fotografía por su parte es uno de los puntos más interesantes de la hoy sentenciada, en una combinación de efectos prácticos con otros hechos en CGI, se puede apreciar una faceta distinta a la que la saga había ofrecido, con un dinamismo en las escenas de combate que se empalma de forma sutil con el resto de las secuencias, lo que le da dinamismo y fluidez a la película.

En cuanto al ritmo de ésta, "Rogue One: Una Historia de Star Wars", es una producción redonda, de principio a fin, la cinta no da vueltas sin sentido y su tono oscuro no se vuelve abrumador, mención aparte de que se desenvuelve de tal manera que el clímax es increíble y mantiene a los warsies al borde del asiento.

Quizás uno de los puntos flacos, en algunos momentos, es la aparición de varios personajes de la trilogía clásica, no porque su presencia esté injustificada, al contrario, están ahí de manera totalmente justificada para con el argumento y su desarrollo es asombroso. No, su problema es en el trabajo realizado para darles vida, pues en algunos momentos se notarán un tanto falsos, no obstante esto pasa de largo debido a la nostalgia y emoción que despertarán en los amantes de la saga.

Mientras que la música de Michael Giacchino (Star Trek) destaca en algunos momentos, es inevitable darse cuenta de la influencia de John Williams, compositor original de la franquicia, en cada una de las notas y las melodías terminan por palidecer en algunos momentos, sin embargo son las piezas compuestas para los villanos son las más memorables.


La dirección de Gareth Edwards (Godzilla) merece todos los cumplidos, el cineasta y warsie confeso, entrega un producto complejo en ritmo y trama, con toques de humor y en el que logra compartir la importancia del guión con el espectáculo visual que cada filme de "Star Wars" promete y sin dudas éste es su trabajo mejor logrado en su carrera.

En conclusión, "Rogue One: Una Historia de Star Wars" logra lo que pocas cintas prometen, superar las expectativas creadas durante su promoción, es un ejercicio interesante dentro de la saga espacial al ofrecer una perspectiva fresca e inigualable para con una de las franquicias más populares de la historia. Los fanáticos encontrarán guiños a la trilogía original que les esbozarán una sonrisa, mientras que aquellos que no son adeptos a la obra de George Lucas disfrutarán de una película llena de acción, emociones y heroísmo que los harán viajar por poco más de dos horas.


¿Es la mejor película de la saga después de "Star Wars Episodio V: El Imperio Contraataca"? Lo es y, si el atrevimiento se permite, está a la altura de ésta. En definitiva, el blockbuster del año está aquí.
Con la tecnología de Blogger.