[Especial]: ¿Vale la pena "Suicide Squad Extended Cut"?


¿La versión extendida del filme que causó controversia por haberse lanzado sin incluir escenas que aparecieron en los avances, merece nuestra atención?

La pos-producción de una cinta es un proceso arduo, no sólo los editores y demás responsables de un proyecto se enfrentan a darle cohesión y coherencia al material grabado a lo largo del rodaje de una película, sino que deben revisar si todo lo realizado en ese momento sirve o cumple con los parámetros establecidos por el estudio que ha financiado todo. En la actualidad, son incontables los filmes que han dado de qué hablar en dicha parte de su acontecer, filmar nuevas escenas o eliminar algunas de la versión que llegará a a la pantalla grande son el pan de cada día en las noticias que giran en torno a varias licencias.

Durante el 2016 el fenómeno de recortar cintas durante la etapa final de su producción se ha relacionado con Warner Bros.  y es que sus proyectos de la mano de DC han sido objeto de tal aspecto. Con tan sólo tres filmes dentro de su universo cinematográfico, dos de los cuales llegaron este año con fuertes opiniones entre los espectadores y especialistas, las películas del recién nacido DCEU cuentan con las llamadas "versiones extendidas" pero ¿Qué tiene que ver eso con la edición por la que pasaron? Sencillo, fue en ese momento en el que Warner optó por reducir el tiempo de duración que tendrían los largometrajes en su corrida comercial, lo que ocasionó gran desagrado entre los fanáticos que esperaban algo mejor construido.

El primer caso fue "Batman vs Superman: el origen de la justicia", cuya versión casera ofreció casi media hora adicional de contenido, algo que ayudó a mejorar la trama y consistencia del proyecto que dirigió Zack Snyder (300), mismo que en su momento fue duramente criticado por sus agujeros en la trama y saltos entre secuencias. En esa entonces, la decisión no fue del cineasta, sino de Warner por intentar hacer al filme más atractivo para el público en general y cuando la edición extendida llegó, la respuesta fue mejor que la que recibió cuando arrasó las taquillas mundiales. La situación con "Suicide Squad" es distinta.

Cuando se promocionó el debut de Harley Quinn en el séptimo arte, interpretada por la bella Margot Robbie (El Lobo de Wall Street), los amantes de los impresos no podían estar más emocionados, todo pintaba para que ella y el resto de villanos por hacer su entrada en el cine fuese graciosa y finalmente le quitara a DC la cruz que cargaba por hacer proyectos sombríos y cargados de simbolismos trágicos pero que no cautivaban a la gente. Vistazos al regreso del Joker, ahora en manos de Jared Leto (El Club de la Pelea) y las inevitables comparaciones con lo realizado por Heath Ledger (Secreto en la Montaña) en la trilogía de Christopher Nolan (El Origen), hicieron que las expectativas por la cinta crecieran de manera sorprendente.


El Escuadrón falla su misión.


Finalmente el día llegó y el 5 de agosto del 2016 fue la prueba de fuego que el estudio y el filme de David Ayer (Corazones de Hierro) debían pasar; el resultado fue desastroso. "Suicide Squad" no sólo falló en cumplir con las expectativas de los cinéfilos, sino que estaba recortada. Los espectadores que estaban ansiosos por ver al Principe Payaso del Crimen hacer de las suyas quedaron desconcertados cuando lo presentado en cines no mostraba lo visto en los avances y el infierno se desató sobre la producción.

Malas reseñas y hasta una demanda por publicidad engañosa fueron las notas que rodearon al Esquadrón, cuyo villano principal parecía ser Warner Bros. y no los antagonistas del proyecto. El drama alcanzó tales niveles que el propio Ayer parafraseo a Emiliano Zapata para defender la película y lo que todo el mundo sospechaba sucedió: el proyecto contaría con una versión extendida para satisfacer a los fanáticos y calmar su ira.

El pasado 15 de noviembre "Suicide Squad: Extended Cut" apareció para descargarse y ha vuelto a ser el centro de atención. Después de pensar un largo rato, decidí verla y el resultado no fue agradable. Cuando reseñé la película en su estreno, la calificación que le di fue buena, como producto de un cómic, presentación de personajes y tono que tenía me pareció acertado lo que brindó Warner; como un ejercicio cinematográfico en general, era obvio que cojeaba en distintos aspectos como el desarrollo de la trama y evolución de sus protagonistas, pero la edición con material adicional prometía corregir eso.


Tras dos horas y quince minutos frente a la computadora, el sabor de boca fue agridulce. Sí, hay escenas nuevas, sí, los villanos están mejor dibujados y sus historias tienen mayor coherencia. personajes como Capitán Boomerang (Jai Courtney) y Katana (Karen Fukuhara) tienen más peso y están más detallados pero el argumento continúa con agujeros en su desenvolvimiento y el ansiado Joker brilla pero no de la manera deseada.

Lo anterior lleva a un aspecto interesante, entre lo nuevo que ofrece "Suicide Squad", se aborda la relación entre la popular pareja, que conforman Harley y el rival más popular de los impresos, con más profundidad, resaltando algunos rasgos nocivos de su interacción como la dependencia de la otrora Dra. Quinzel con su paciente y el abuso emocional que éste ejerce sobre ella.

Pero lo que todos deseaban ver jamás aparece, esas escenas en las que Joker luce su cara chamuscada y otras que prometían dar un villano memorable están ausentes. Esto no debe tomarse tan a mal, el personaje de Leto, aunque entrega poco, termina siendo de lo mejor que ofrece la cinta, pero no explota todo su potencial y hace que la producción siga diluida.

"No soy alguien que es amado, soy una idea, un estado de la mente. Hago mi voluntad, de acuerdo con mi plan." -Joker 


Mientras los créditos finales corrían en la pantalla me pregunté si había valido el tiempo y lo invertido en ver un filme que prometía cambiar todo con minutos adicionales a lo proyectado en cines, y con todo me refiero a darle un giro que mejorara su aceptación entre la audiencia y la crítica especializada. El choque entre Batman y Superman lo logró, con media hora extra de material, "Suicide Squad" pretendía lo mismo con sólo trece.

En resumidas cuentas: El Escuadrón quiso correr sin haber logrado mantenerse de pie y el gran error del estudio fue dejar la cinta recortada, así es, "Suicide Squad: Extended Cut" no ofrece todo lo prometido y omitió lo que el gran sector del público pidió a gritos: más Joker quien, aunque luce un poco más, sigue siendo el gran ausente junto con los momentos que aparecieron en los avances.

¿Valió la pena dejar fuera de su corrida en cines esos minutos? Sinceramente creo que no, su duración total no representaba lo que en su momento fue "BvS" o "Watchmen", en el 2009, que se aproximaban a las tres horas cada una, ni mencionar a la saga de Peter Jackson (King Kong) sobre la obra más conocida de J.R.R. Tolkien pues "El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey" en su edición extendida sobrepasa las cuatro horas, siendo estos ejemplos que justificaron sus respectivas versiones ampliadas.


En lo que refiere a la cinta de Ayer  se puede decir que las escenas nuevas mejoran la cinta a regañadientes y sólo un poco, como mencioné anteriormente, los agujeros en la trama permanecen y los personajes a duras penas crecen. El material adicional se puede contar con los dedos de una sola mano y su relevancia pasa desapercibida cuando se une al resto del proyecto. 

En conclusión, "Suicide Squad: Extended Cut" no es una compra obligada, mucho menos una que aporte sustancialmente algo a lo visto en cines. Quienes disfrutaron del filme en la pantalla grande pueden verla y gozar de un par de momentos nuevos pero sin gran relevancia, aquellos que la detestaron encontrarán en ella un motivo más para odiarla y para los que pasó sin pena ni gloria, continuara así.

Lo más probable es que cuando se lance en formatos físicos, el 13 de diciembre, las escenas que siguen ausentes aparezcan pero como parte del material eliminado, por su parte Warner ha hecho una jugada comercial que le ha salido, en dos ocasiones, por la culata y lo único que, como fanático de las adaptaciones que ha hecho de DC y como espectador se puede pedir es que en el futuro del DCEU, las versiones extendidas desaparezcan y que los proyectos lleguen a la pantalla grande sin recortes, quizás de ese modo puedan enderezar el barco.





Con la tecnología de Blogger.