Tim Miller abandona la dirección de "Deadpool 2"


El director deja la anticipada secuela debido a diferencias creativas con Ryan Reynolds.

Uno de los personajes favoritos de los amantes de los impresos y que este año sorprendió con su filme en solitario ha tenido un sábado que sorprendió a todo el mundo y no fue algo agradable, ya que se anunció que Tim Miller (Duelo de Caballeros) abandonaba la silla de director de "Deadpool 2" debido a diferencias creativas.

La noticia fue confirmada en exclusiva por el sitio Deadline, mismo que señaló que el cineasta encargado de la cinta de principios de año dejaba la anticipada secuela debido a un desacuerdo entre él y Ryan Reynolds (Las Voces) respecto a los posibles candidatos que podrían interpretar a Cable en el proyecto contemplado para el 2018, algo que sin duda ha sido un duro golpe para los fanáticos del mercenario.

Así mismo, se aseguró que fuentes cercanas a 20th Century Fox declararon que el termino entre Miller y la producción de "Deadpool 2" había sido amistoso y que el estudio aún mantiene una buena relación con el director, al cual contemplan para la adaptación de la novela "Influx", por su parte, Umberto Gonzalez de The Warp y Heroic Hollywood dio a conocer que, en realidad, la tensión entre Miller y Reynolds ya tenía tiempo y que la relación no presagiaba un buen destino para el filme:

"Fuentes del estudio han dicho que la salida fue 'amistosa', sin embargo otras fuentes nos han hecho entender que la relación entre Reynolds y Miller había sido contenciosa por algún tiempo. Los dos no habían estado mucho en contacto desde el lanzamiento de la primera 'Deadpool', incluso no se comunicaban por largos períodos de tiempo."


Lo anterior puede entenderse como otro tipo de acercamiento a un conflicto que parece haber cimbrado el mundo de las adaptaciones de cómics debido al gran éxito en crítica y taquilla que tuvo el proyecto lanzado en febrero y todo parece indicar que la relación entre el actor y el director se había estado fragmentando desde tiempo atrás.

Con la inesperada noticia también se reveló que el desacuerdo entre ambos se intensificó desde las negociaciones para mantener al actor de la fallida "Linterna Verde" para la segunda parte, debido a que éstas tomaron más tiempo del que Miller deseaba, además del hecho de que a Reynolds le fue otorgado control creativo y para la elección del elenco, algo que anteriormente estaba en manos del cineasta.

Se informó que el director deseaba realizar una secuela más cinemática y estilizada, una que encajara con los parámetros que otras franquicias tienen, mientras que el actor quería apegarse al estilo cómico que tuvo la cinta original. Respecto al detonante de la ruptura, Gonzalez  dijo que la búsqueda por el interprete de Cable se había salido de las manos y señaló:

"La cuestión del casting, eventualmente, llegó a la posibilidad de seleccionar a Kyle Chandler (Súper 8) en la secuela. Algo que el reportero de Mashable Movie, Jeff Sneider, había confirmado durante el podcast 'Meet the Movie Press', alegando que el nombre del actor para Cable había estado en el aire durante meses. Asegurando que Miller lo quería para el papel, mientras que Reynolds no. Finalmente, el estudio dio apoyo a su estelar y al hombre detrás de la cámara le pidieron que empacara sus lentes."



Con esto también cae una bomba digna de los dramas más populares del medio, ya que todo indica que las relaciones de poder y toma de decisiones dentro de la producción cambiaron de manos de manera súbita, y por lo visto el control que ejercía el director fue transferido en su totalidad al actor principal y productor de la franquicia, a pesar del importante rol que jugó Miller para concretar "Deadpool".

Lo que parecía ser, como en toda cinta esperada, una simple situación de nombres y rumores ha terminado por poner el último clavo en un ataúd que pocos desconocían, algo que sólo hace más intrigante el futuro de la secuela si se hace remembranza de que fue el cineasta quien filtró la secuencia presentada en la Comic-Con 2014 para darle fuerza al proyecto y que meses atrás, Rob Liefeld, creador del personaje, pidió confianza al equipo creativo respecto a la elección de actores para la segunda parte.

Por ahora, "Deadpool 2" se queda sin responsable detrás de las cámaras y aún no hay posibles candidatos para tomar las riendas del proyecto.




Con la tecnología de Blogger.