[Octoberking]: "It". El rostro maquillado del terror


He de comenzar describiendo brevemente el acercamiento que los colaboradores entre los blogs entusiastas de la escritura cinematográfica TuCineVIP y Eisenheim tuvimos de cara a crear este evento, el Octoberking. Debo aceptar que cuando surgió la idea me pareció interesante pero sumamente imponente; y es que King tiene una gama extensa de creaciones, de cortes diversos, pero la mayoría verdaderamente exquisitas. Después acordamos los términos y en menos de lo pensado, mi amigo Ricardo Tenorio ya tenía el logotipo y un servidor la imagen promocional, no podíamos ocultar, ninguno de los que opinamos y generamos artículos en ambos foros, el enternecimiento de encontrarnos frente a frente con las obras de Stephen, tan es así que ya pensamos en que sea este un evento anual. Desde un principio y sin duda tenía mi elección de cara a la creación del presente artículo.

It de Stephen King, metáfora de la niñez.

La desensibilizacion sistemática es un tratamiento psicológico sugerido contra el padecimiento llamado Coulrofobia, término conocido para referirse al miedo o aversión a los payasos o personas maquilladas. La desensibilización sistemática consta de incitar al afectado a enfrentar recurrentemente la imagen de aquello que le atemorice y poco a poco logre acostumbrarse a las sensaciones que dicha imagen le cause. It, aclamada obra de Stephen King, podría tomarse como causa de coulrofobia o, bajo la premisa de lo recién referido, podría ser incluso el tratamiento, dada la potencia de la descripción de cada rasgo de Pennywise, su sonrisa, su color de voz, su mirada, su miedo y oscuridad.

Stephen siempre ha sido un maestro de la descripción, en su creación literaria, a lo largo de 1500 páginas, contenido que a simple vista podría parecernos pesado, pero que al leerlo parece insuficiente, nos cuenta la trama más sombría e inquietante de un regreso al pasado, una pesadilla que atormenta y persigue sin cansancio a un grupo de "Perdedores" que compartieron su pubertad en Derry, población de Maine. Pero me atrevo a decir que no se trata meramente de un libro de terror, también se observan paralelismos dramáticos y hasta románticos, temas medianamente psicológicos y de pubertad, igualmente es un volumen de matices atemporales, cuya dualidad en la trama (presente y pasado) agregan el sabor a inestabilidad que se necesita para mantener al lector atento sobremanera.

Es precisamente en este punto y dadas las circunstancias, que parece inútil la comparación de la obra fílmica, película formato miniserie, con el libro, eventos tan crudos como orgías, decapitaciones y lenguaje racista que se omitieron en pantalla le daban a la narrativa de Stephen King un enfoque totalmente diferente, más adulto, más crudo y horripilante; sumando que en lo personal nunca me ha gustado comparar proyectos adaptados en distintas artes, por ser dos platillos diferentes, de distinto sabor. Me gustaría más reconocer el sentido real que envuelve el concepto de la existencia del monstruo Pennywise, "Eso", el némesis, verdugo amorfo y a la vez multiforme, el decapitador de niños y el Dios del caos; ya sea como ente real o como parábola del horrendo pasado que arrastramos a lo largo de nuestras vidas.

Eso, la entidad maldita del Macrocosmos
El pensamiento de la existencia de una entidad maligna que sabe el punto débil de cada uno, llevó a sus límites a cada integrante de los "Perdedores", arrojó de ellos el comportamiento más humano y básico del subconsciente; la vida al lado de esta entidad no constaba de recorrer un camino bifurcado, vida o muerte, más bien significaba conocerse a sí mismo, reconocer miedos, aceptar errores y sumar atributos como la valentía y el coraje. 

La exquisitez del producto literario y en algunas partes de la película es la polaridad que existe a cada instante, en un momento estamos visualizando un infantil barquito de papel y al siguiente una oda de sangre y destrucción. Es precisamente esta oda, que con todo y las múltiples censuras pudo rescatar la pieza cinematográfica dirigida por Tommy Lee Wallace, con Tim Curry en el papel del monstruo, quien regaló a la audiencia una de las mejores adaptaciones actorales de terror que han existido. Destacable e interesante como se abordó el mundo de sucesos paranormales en la película.

También hay un corte místico en la narración de Stephen King, algo que ignora totalmente la cinta, seguramente por razones de tiempo, hablo de la existencia del Macrocosmos, un espacio vacío donde un ente creó a Pennywise (no referido así en ese momento) y a su contraparte representada por una Tortuga, el mal y el bien. El libro explica el origen del universo como un suceso en el que la tortuga lo expulsa en forma de vómito, para después morir; es Pennywise el que quedando sólo, viaja a la tierra mucho antes de la existencia humana, alimentándose siempre del miedo y dolor que causa a los demás, eso explica su preferencia por la caracterización de payaso, poder acercarse en primer instancia a los niños para después atemorizarlos y torturarlos. Pennywise no es un payaso, puede tomar la forma que le plazca.

Una de las múltiples formas de Pennywise

La primera vez que leí el libro precisamente lo hice por la película, como amante del séptimo arte tuve urgencia en saber si todo aquello retratado de forma tan fugaz constaba de partes que complementaban el discurso, y así fue. De cara al presente escrito me encontré de forma curiosa con que bien, yo pude haber sido un personaje, ahora en retrospectiva recuerdo al niño que vio la película y sintió apenas miedo, no así muchas personas que opinan sobre ella en la actualidad, calificándola prácticamente de espantosa e inaguantable; recuerdo al niño que no entendía el discurso fuera de serie en el que el líder de una banda era un rechazado, tampoco los porqués sustanciales de las intenciones de Pennywise. Pero algo que entendí en su momento, es que el trasfondo de It era más de lo que parecía a simple vista, enunciado que ahora al haber vivido hasta una adultez similar a la de los personajes, comprendo del todo, conexiones casi obvias del vivir día a día, seguir adelante, olvidar viejos amigos y amores de antaño, huir de aquello que se desconoce o es doloroso recordar.

It es el ente aterrador del pasado, es la presencia malvada de la humanidad y su afán casi siempre destructivo pero a la vez amoroso, una obra que merece la pena ver y tal vez readaptar, como se está haciendo actualmente. Stephen King sin lugar a dudas, en una de sus mejores creaciones en naturaleza literaria, en morfología y en terror magistral.
Con la tecnología de Blogger.