Crítica: "Star Trek: Sin Límites" la tercera y explosiva aventura de la U.S.S. Enterprise


Título: Star Trek: Sin Límites.
Título Original: Star Trek Beyond.
Reparto: Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Saldana, Idris Elba, Karl Urban, Simon Pegg, Anton Yelchin, Sofia Boutella, John Cho.
Director: Justin Lin.
Calificación: 4.5/5 estrellas.

El espacio, la última frontera, fue alcanzada por primera vez en 1966 y a cincuenta años de existencia, la popular saga de "Star Trek" ha marcado un punto y aparte en la ciencia ficción, en la televisión y en el séptimo arte. Punto de referencia para muchas producciones realizadas desde su lanzamiento y considerada como una franquicia de culto, tuvo un segundo aire cuando en 2009 J.J, Abrams (Star Wars: El Despertar de la Fuerza) realizó un reboot de la serie original que sorprendió a propios y extraños, que entusiasmo a los trekkies de antaño y a una nueva generación que había sido ajena a la saga.

Con dos cintas ya existentes en su resurgimiento en la pantalla grande, la segunda con críticas encontradas por parte de los espectadores aterriza "Star Trek: Sin Límites", en la cual Abrams se baja de la silla de director para quedarse como productor del proyecto y le cede las riendas a Justin Lin (Rápidos y Furiosos 6) quien ofrece un proyecto con grande secuencias de acción, una trama que vale la pena contemplar y varios elementos que la colocan como una de las producciones más esperadas del año.

La hoy sentenciada inicia, como ha sido costumbre en los últimos filmes de la franquicia, con la tripulación de la U.S.S. Enterprise en una de las misiones que tiene en su agenda de cinco años para recorrer el espacio exterior y regiones desconocidas, tras completar el objetivo de dicha tarea, la tripulación se dirige hacia Yorktown, la más reciente y novedosa estación espacial de la Federación de Planetas Unidos. Sin embargo, cuando reciben una extraña llamada de auxilio, el Capitán James T. Kirk, que es interpretado por Chris Pine (¡Esto es Guerra!), y su tripulación deciden investigar, algo que los llevará a terminar varados en un extraño planeta y a enfrentar peligros inimaginables.



En esta tercera cinta, las actuaciones de los protagonistas principales se mantienen sólidas y se ven más trabajadas, como es el caso de los personajes de Scotty, a quien da vida el siempre simpático Simon Pegg (Paul: Encuentros Cercanos con este Tipo), Bones, encarnado por Karl Urban (Dredd: El Juez del Apocalipsis), la Teniente Uhura, quien es interpretada por Zoe Saldana (Avatar) y el siempre lógico Sr. Spock, magistralmente personificado por Zachary Quinto (Heroes), mención aparte para Chekov del inolvidable Anton Yelchin (Terminator: la Salvación), así como el Sr. Sulu, interpretado por John Cho (Belleza Americana).

El hecho de que cada una de sus participaciones sea acertada y buena, no es en vano, con casi diez años en los respectivos personajes, han logrado dar cohesión a sus papeles y los aterrizan de forma impecable, muestran una excelente química en pantalla, se pueden apreciar fluidos y se notan maduros.

Respecto a los nuevos integrantes del reparto, cabe señalar la actuación de Sofia Boutella (Kingsman; El Servicio Secreto) como Jaylah e Idris Elba (Luther) como el villano en turno Krall, ya que, aunque están bien escritos y cuentan con una personalidad definida son unos de los puntos ambiguos de la cinta, misma que a momentos les hace justicia, gracias a sus actuaciones desenvueltas con naturalidad, en otros son opacados por cuestiones relacionadas a la  historia.



La fotografía es interesante, con puntos bastante llamativos en los que la cámara juega de manera acertada con ángulos que le dan a la película profundidad y que mantiene a la audiencia con la mirada clavada en la pantalla, en este sentido, la hoy sentenciada tiene pocos errores y aunque se puede notar la influencia de Abrams en ella, Justin Lin le imprime su sello personal con un balance casi perfecto de efectos especiales.

Lo anterior da pie a la dirección, la cual tiene altas y bajas debido a varios elementos que terminan por ofrecer una producción con un ritmo disparejo, por un lado se nota la experiencia del director en secuencias de acción que brindan momentos intensos en algunas ocasiones y, en otras, termina por sentirse fuera de lugar, en este sentido es preciso señalar las batallas en el espacio, las cuales son retratadas de manera asombrosa, llenas de enfoques y planos que dejarán boquiabiertos a los espectadores gracias a su excelente ejecución.


Por otro lado, las peleas entre los personajes y escenas en entornos pequeños son el punto flaco de lo ya mencionado, puesto que los movimientos de cámara son bruscos y se pierde el enfoque de las confrontaciones, esto es algo que rompe con el estilo visual que se vio en las cintas anteriores. Así mismo, cuenta con pequeños saltos dentro de la edición, los cuales hacen rompen un poco el ritmo que una secuencia lleva.

Como se mencionó, algunos de los personajes se ven un tanto perjudicados por el guión, el cual estuvo a cargo del Simon Pegg y de Doug Jung (Big Love), puesto que logra desarrollar una trama interesante, misma que cuenta con giros inesperados y con diálogos interesantes que le dan coherencia a la cinta pero que desatiende algunos elementos como el desenvolvimiento de aspectos importantes que terminan por ser resueltos en el clímax del proyecto pero que se sienten algo apresurados.


En conclusión, "Star Trek: Sin Límites" cumple con las expectativas, es una excelente cinta de acción y ciencia ficción, un ejercicio interesante dentro de la saga creada por Gene Roddenberry que agradará a los fanáticos de antaño y a los que no están inmersos en el universo de la franquicia, gracias a secuencias llenas de acción, efectos especiales y a una trama con giros inesperados y bien justificados.

A pesar de los fallos, como el ritmo disparejo en algunas secuencias, la película en su conjunto cuenta con una gran trama que la convierte en un proyecto entretenido que cuenta con momentos graciosos, emotivos y con grandes homenajes a la serie original que esbozarán una sonrisa en la audiencia. El trabajo de Lin es agradable y las expectativas para "Star Trek 4" no podrían estar más altas, de continuar así, la saga promete convertirse en unas de las mejores de los últimos años.


Con la tecnología de Blogger.