[Tardes de Netflix]: "Stranger Things". Atmósfera de nostalgia y eco de los 80.



"Stranger Things" es ya un fenómeno de la plataforma virtual Netflix, serie que ha capturado a las masas y obligado a un gran porcentaje de ellas a devorar con desesperación los ocho capítulos con los que cuenta en un tiempo récord.

Ambientada en la década de los 80, tanto de forma narrativa como estética, es una serie que de forma habilidosa nos arroja a engullir toneladas de nostalgia a la par que nos cuenta una historia de conspiración y sucesos extraordinarios. Diversos foros han comparado su estructura estética con docenas de historias de aquella época, desde "E.T.", "Alien" hasta "The Goonies", denotando pulcritud en el apego cronológico.

No es accidente que la añoranza sea la parte más importante a relucir, si uno navega a través de la Internet, esa es la etiqueta por excelencia presente en cada una de las reseñas y críticas para la serie, no es para menos; los hermanos Matt Ross Duffier (Hidden: Terror en Kingsville) directores de la serie, se esmeraron por la inclusión de materiales que nos retrotraen en cada momento al reconocimiento de nuestra juventud o niñez a la par que refrescan la que para muchos fue la mejor década en cuanto a creación de proyectos de calidad en televisión y cine. Estamos, sin lugar a dudas, en el auge de la nostalgia.

Eleven (Millie Bobby Brown) la niña misteriosa con poderes extraordinarios
Los hermanos Duffer parecen traer de vuelta la mejor etapa de Spielberg, el ingenio de Carpenter y la oscuridad de Stephen King.

"Stranger Things" cuenta la historia de la extraña desaparición Will Byers, interpretado por Noah Scnapp (Puente de Espías) niño del pueblo de Hawkins, lugar donde rara vez acontecían hechos de tal impacto y la relación que tiene ésta desaparición con un plan insidioso de una gran organización gubernamental y Eleven, a quien da vida Millie Bobby Brown (Grey's Anatomy), una niña con poderes sobrenaturales.

La serie también trae de vuelta a actores de la talla de Winona Ryder como Joyce Byers madre de Will, quien, lejos de los escándalos del medio y su eterna conexión con su excelsa actuación en "Beetlejuice", representa a una madre afligida e incrédula, hambrienta por encontrar el paradero de su hijo Will, una cruda referencia actoral a la Karen Silkwood de Meryl Streep en la película "Silkwood" de 1983. También cuenta con actuaciones a la par de elementos reconocidos por trabajos anteriores en exitosas series, como David Harbour (La Ley y el Orden).

Joyce Byers (Winona Ryder) en búsqueda de su hijo Will
Pero "Stranger Things" no sólo es un nostálgico homenaje, también participaron en ella diversas mentes reconocidas en otras obras a las que se trata de emular, por ejemplo Richard Greenberg creador de la cortinilla de inicio es también el creador de las cortinillas de "Alien", "Arma Mortal", entre otras identificadas de la época.

Durante la producción se retomaron habilidades para efectos especiales antiguas combinadas con las más recientes, se usaron animatrónicos, piezas prostéticas y finalmente el apoyo de las técnicas modernas de CGI y Compositing 3D.

Los discursos audiovisuales de la serie también son para destacar, música que marcaba el estilo de vida de la generación equis, jóvenes que pasando por dolores emocionales de crecimiento y evolución social vertiginosa, se sentaban frente a televisor para invertir horas y horas en programación que los tomaban fuera, los llevaban más allá de su desdibujada realidad. Música tan emblemática como el postpunk de Joy Division y The Clash pasando por el rock oscuro alternativo de The Smiths, desgarradoras piezas que trataban del riesgo de existir. Vale la pena también darle un vistazo a SURVIVE, banda que se encargó de la música y ambientación sonora de la serie.

Una serie que se convirtió en una obra aclamada y venerada, pero también cuenta con un número considerable de detractores, tachándola de inexacta y pretenciosa. Vale la pena verla y sumergirse en su trama y estructura olvidándose de los prejuicios tendenciosos. "Stranger Things" podría calificarse como una obra maestra de la ciencia ficción actual.

Con la tecnología de Blogger.