Crítica: "Amigos de Armas". Lo gracioso del dinero sucio de la guerra


Título: Amigos de Armas.
Título Original: War Dogs.
Reparto: Miles Teller, Jonah Hill, Ana de Armas, Bradley Cooper, Pratick St. Espirit, JB Blanc, Andrei Finti.
Director: Todd Phillips.
Calificación: 3.5/5 estrellas.

Las cintas bélicas han mostrado la misma cara de las guerras por años, aquella visión heroica que, principalmente, ha presentado Hollywood en sus distintas versiones del ejército estadounidense y, a pesar de que producciones recientes han atinado en dar una nueva perspectiva de la guerra, son contados los proyectos que narran el detrás de escena de tales acontecimientos.

Lo anterior hace inevitable que se apresuren las comparaciones y se pregunte cómo es posible que se pueda ejemplificar la enorme maquinaria económica y militar que auspicia los terribles conflictos militares alrededor del mundo, mismos que cada día son más crudos y violentos, guerras que sólo dejan víctimas inocentes mientras que los responsables de ellas quedan con las manos manchadas de sangre pero que se apresuran a lavarlas para aparentar que no pasó nada y entre ellos se encuentran los contratistas militares.

La hoy sentenciada, "Amigos de Armas", habla de lo ya mencionado y de la mano de Todd Phillips (¿Qué Pasó Ayer?) ofrece una historia con humor negro que deja de lado las convenciones de las comedias a las que el director tiene acostumbrada a la audiencia y se adentra en el mundo del drama de manera acertada.

Con un estilo narrativo que se asemeja al presentado por "La Gran Apuesta", la cinta semi-autobiográfica es vista desde la perspectiva de David Packouz, quien es interpretado por Miles Teller (Divergente), para contarle al espectador su experiencia como vendedor de armas del ejército de Estados Unidos, junto a su amigo Efraim Diverolli, a quien da vida Jonah Hill (El Lobo de Wall Street), quienes en 2006 lograron un contrato multimillonario para enviar armas a los aliados de los ya mencionados estadounidenses en Afganistán.



Las interpretaciones de los dos personajes principales son buenas, sin embargo en muchas ocasiones se notan planas o hasta repetitivas, como en el caso de Teller, quien logra hilar la historia pero muchas veces termina siendo opacado por Hill, quien demuestra su habilidad actoral con un personaje que ejemplifica los excesos y abusos de un estilo de vida acelerado y poco equilibrado, a pesar de ello, el actor conocido por haber colaborado en una infinidad de dramas y comedias por igual, también cae en lo repetitivo y exagerado y en muchas ocasiones se nota como un personaje que pierde el equilibrio pero al final, termina por justificar tales atributos.

Mención aparte merecen Bradley Cooper (Los Juegos del Destino), quien da vida al misterioso y siniestro Henry Girard, y Ana de Armas (La Hija de Dios) que interpreta a Iz, esposa de David, pues ambos complementan las actuaciones de los actores principales y le dan balance al filme y al desarrollo de los personajes principales en momentos claves de éste.

Por su parte, la dirección de Phillips sorprende y aunque en un principio se puede suponer que "Amigos de Armas" seguirá el estilo cómico que el cineasta ha presentado, éste atina en mantener el humor por completo oscuro, mismo a cargo de Hill, y a cuenta gotas sin saturar el drama con chistes innecesarios, algo que termina por agradar a los espectadores.



Además de ello, también destaca la manera en la que el cineasta divide la producción, presentada en tres actos, que son presentados con cortinillas en negro y con frases que alguno de los participantes dirá para resaltar los momentos álgidos dentro de la trama.

Uno de los principales problemas, además de lo ya mencionado con aspectos de las actuaciones, es el guión, el cual a pesar de estar bien construido se mantiene lineal e introduce varias subtramas que terminan por incorporarse de forma apresurada hacía el final de la película, la cual juega con el ritmo de la historia y en ocasiones ofrece secuencias que parecen despegar pero no lo hacen.

Vale la pena destacar el tratamiento de los personajes, los cuales parecen ser unidimensionales y ante la oportunidad de crecer dentro de la cinta se inclinan hacia los estereotipos de dos tipos distintos entre sí que terminan juntos en una situación hostil, aspecto que hace que su desarrollo se estanque en cierto punto y que, al igual que las ya mencionadas subtramas, se sientan apresurados hacía el cierre de la cinta.

A pesar de ello, la hoy sentenciada cuenta con secuencias intensas y con varios giros que mantendrán a los espectadores a la expectativa de ver qué es lo que ocurrirá después, además de momentos en los que el humor apela a un contexto social y político controvertido durante la administración de George W. Bush como presidente de Estados Unidos.


En conclusión, "Amigos de Armas" es un interesante drama con toques de humor negro que apenas se notan pero que sirven para darle un tono acelerado y excesivo a una cinta un tanto predecible que logra mantenerse a flote gracias a actuaciones consistentes y a una edición que brinda momentos agradables y en otros se torna cansada pero que cierra de forma asombrosa.

Sin embargo también ofrece una perspectiva realista sobre cómo son las relaciones entre contratistas militares y los vendedores de armas, todo esto en un estrepitoso viaje en el que las drogas y la ambición, mismas que se justifican como referencias al filme de la década de 1980 "Scarface", forman parte de un ejercicio que deja ver que Todd Phillips puede abordar otros géneros sin perder su distintivo sello.







Con la tecnología de Blogger.