"Rogue One: una historia de Star Wars" no suavizará su tono y sigue como una película de guerra




Fuentes aseguran que el spin-off galáctico se mantiene con un tono oscuro y belicoso. 

A unos días de haberse confirmado que Lucasfilm realizaría nuevas tomas para cambiar algunos aspectos de "Rogue One: una historia de Star Wars", diversos rumores inundaron los medios, temas como un filme que no se acercaba a lo deseado y la aparente relación entre el spin-off con la primera cinta estrenada en 1977, fueron los principales focos que se iluminaron cuando se confirmó que habría cambios en la producción, algo que preocupó a los fanáticos.  Sin embargo, todo parece indicar que los rumores no son del todo ciertos y que la película no corre peligro.

De forma exclusiva, Entertainment Weekly confirmó haber tenido acercamientos con fuentes confiables del estudio, quienes señalaron lo que sí está ocurriendo, y lo que no, en la producción de la película.

Lo cierto es que, en efecto, se filmarán nuevas tomas durante el próximo mes de julio, sin embargo ya se tenían contempladas desde mediados de marzo, por lo que no fue una decisión de último momento, el cambio de fecha se dio para que Gareth Edwards (Godzilla), director del proyecto, pudiera reunirse con su equipo creativo y decidir qué escenas filmarían. A ello, las fuentes señalaron:

"Los cambios tienen todo que ver con claridad y el desarrollo de los personajes y todo tiene lugar dentro de las escenas ya filmadas".

Lo anterior implica que los cambios se darán en momentos íntimos de los personajes y no en las secuencias de batallas o de acción, también agregaron que parte del nuevo material a grabar se enfoca mucho en escenas de vuelo, uno de los involucrados apunto "Hay muchas pláticas en cabinas".



Entre lo que más destacó fue el rumor sobre el tono del filme, de acuerdo a lo dicho en un primer momento, los ejecutivos de Disney y Lucasfilm estaban incómodos con el tono oscuro del proyecto y deseaban cambiarlo, en este sentido, se ha informado que todo ha sido un mal entendido.

De acuerdo con lo señalado, los miedos de que "Rogue One: una historia de Star Wars" no sea la cinta de guerra que se prometía pueden descartarse ya que, según se informó a la publicación, "La película es muy diferente a 'The Force Awakens' y esa es la intención. Es un filme de guerra".

También se agregó que Tony Gilroy (El legado Bourne) apoyará a Edwards en la dirección con una segunda unidad, cuando se reanuden las grabaciones.

De este modo, los amantes de la saga galáctica pueden mantenerse tranquilos, la cinta no será retrasada, su tono se mantiene como se tenía pensado y las probabilidades de ver un nuevo avance de la película. próximamente, pueden volverse realidad en el próximo mes, durante la "Star Wars Celebration", que se llevará a cabo del 15 al 17 de julio, evento en el cual el filme tendrá mucho peso.



Con la tecnología de Blogger.