Crítica: "Yo Antes de Ti". Amor y ternura, sin pena ni gloria


Título: Yo Antes de Ti
Título original: Me Before You
Reparto: Emilia Clarke, Sam Clafin, Charles Dance, Matthew Lewis, Stephen Peacocke, Jenna Coleman, Samantha Spiro, Brendan Coyle.
Director: The Sharrock
Calificación: 2.5/5

Hablar de una comedia romántica es hablar sobre los clichés que han plagado a este género durante varios años; y es que Hollywood se ha identificado por hacer que este tipo de cintas tengan los mismos ingredientes con distintos protagonistas y uno que otro giro en la trama para hacerla "diferente": las respectivas estrellas se conocen, después se enamoran, pasa algo que hace que terminen o discutan y se separen, y, finalmente, se reconcilian para permanecer juntos el resto de su vida.

Parte de los elementos anteriores están presentes en la hoy sentenciada, un film que trata de sobresalir de las historias románticas predecibles y lo hace con altas y bajas y es que "Yo Antes de Ti" es una cinta que más que sentirse y pensarse, simplemente se disfruta. Con una trama sencilla que se basa en la novela homónima de Jojo Moyes, la historia cuenta cómo Louisa Clark, a quien da vida Emilia Clarke (Game of Thrones) ayuda a Will Taynor, interpretado por Sam Clafin (Los Juegos del Hambre: En Llamas), a verle el lado agradable de la vida después de que un accidente lo deja cuadrapléjico.

Cuando se conoce el argumento del filme se podría relacionar con algunos elementos de la exitosa "Amigos Intocables" de 2012 y en parte mantiene algo de esencia de la galardonada cinta, y es que Will Taynor era un patán que lo tenía todo y tras el accidente se amarga la existencia, mientras que Louisa, debe lidiar con sostener a su familia y con su novio, Patrick, interpretado por un genial Matthew Lewis (Harry Potter), que sólo piensa en sí mismo, aterriza a Taynor en su realidad y no se compadece de él.

Ya que se han nombrado algunos de los actores que participan en la cinta, parece prudente hablar de su desempeño. Entre los protagonistas principales, se nota una química natural, aunque forzada en un principio (algo que es requerido en el desarrollo de la historia), tanto Clafin como Clarke se notan cómodos el uno con el otro y lo demuestran en pantalla, no obstante es la joven actriz quien se lleva las palmas, pues en esta ocasión actúa como una mujer extrovertida, tímida y graciosa de un modo convincente y demuestra que no sólo puede realizar papeles de mujeres fuertes como Danaerys Targaryen en la popular serie de HBO o Sarah Connor en la mal lograda "Terminator: Genysis".


Por su parte Sam Clafin encarna al típico galán que pasa de pedante a ser un hombre sincero y humilde y esto no debe tomarse a mal, pues su papel requiere que se empatice primero con Louisa y no con Will. Respecto al resto del elenco, es preciso señalar que Lewis se desprende por completo de al imagen de mago regordete y torpe y se convierte en un elemento esencial para el desenvolvimiento de los personajes principales. La actuación de Charles Dance (Game of Thrones) se lleva las palmas y demuestra porque es uno de los actores más dinámicos en la actualidad al darle al público una interpretación que roba la cámara cuando no la comparte con Clarke y, cuando lo hace, la complementa de forma espléndida.

Las interpretaciones de Jenna Coleman (Doctor Who), Samantha Spiro (Game of Thrones) y Brendan Coyle (Downtown Abbey) como Katrina, Josie y Bernard Clark, respectivamente, son agradables y contribuyen al crecimiento de Louisa. Finalmente destaca la participación de Stephen Peacocke (Hércules) como Nathan, enfermero de Will, y que funciona como catalizador en la relación entre éste y el personaje de Emilia Clarke.

La fotografía es notablemente amena y colorida, además de complementar la personalidad de los personajes, ya que el uso de colores vivos y tonos cálidos en Louisa ayudan a comprender su curiosa personalidad, mientras que los tonos sobrios y casi fríos que usa Will muestran su estado emocional, algo, en especial, curioso es cómo la cámara se coloca en ángulos que juegan con las locaciones y sacan el máximo provecho de estos en tomas panorámicas que se empalman de maravilla con acercamientos en los momentos íntimos y melancólicos.

"Yo Antes de Ti" puede dividirse en tres partes, con una primera que presenta a los protagonistas y su contexto y una segunda en la que se desarrolla por completo la historia para poder desembocar en un final que, de algún modo, deja abierta la posibilidad de una secuela. Quizás, el logro más destacable de la hoy sentenciada es su humor, con chistes ácidos e irreverentes, al igual que sencillos, la historia no cae en el cliché de querer hacer llorar al espectador desde un principio y es gracias a esto que se logra construir de forma interesante la narrativa, casi al final del primer acto y a lo largo de casi toda la trama.

Sin embargo, la hoy sentenciada deja de lado su humor y apresura el final con un tercer acto que se siente atropellado debido a la sucesión rápida de un evento y después de otro, además de que mantiene parte de algunos de los clichés más repetitivos del género: protagonistas de contextos sociales distintos para que el choque de ideologías esté más arraigado y pueda diferenciarse sin dificultades, algo que a veces termina por demeritar el desarrollo propio de los personajes.


La dirección de Thea Sharrock (The Hollow Crown) es ambigua, por un lado mantiene el tono y humor de la cinta, al igual que un agradable manejo de tomas, mientras que por el otro, pierde el ritmo hacia el final y deja entrever que el dominio de la cámara lo tiene en producciones de corte épico como la popular serie de la BBC, basada en la obra de William Shakespeare, sobre la Guerra de las Rosas y no en la cinta romántica, misma que le cuesta trabajo mantener a flote.

"Yo Antes de Ti" es un filme que entretiene gracias a las actuaciones de los involucrados, cuyo carisma ayuda a sostener una producción que puede sentirse agradable pero a la vez predecible, con un guión que pasa de lo atinado con el tratamiento de la historia a lo saturado con la exageración del melodrama, lo que la convierte en una producción romántica que no rompe paradigmas y que, simplemente, termina por engrosar las listas de proyectos del mismo estilo.


Con la tecnología de Blogger.