Crítica: "Un espía y medio". Acción y humor en dosis exactas




Título: Un espía y medio.
Título Original: Central Intelligence.
Reparto: Dwayne Johnson, Kevin Hart, Amy Ryan, Aaron Paul, Jason Bateman, Danielle Nicolet, Ryan Hansen.
Director: Rawson Marhsall Thurber.
Calificación: 3/5.

Las cintas de comedia suelen tirar hacia dos polos, se consideran buenas o malas y pareciera ser que no existen medias tintas cuando de hacer un proyecto del estilo se trata pues, aunque hacer reír es su principal objetivo, muchas veces el balancear el humor con la trama y actuaciones puede ser un arma de doble filo y ocasionar que lo que se ve en pantalla no cause las reacciones que se esperaba.

Es este tipo de filmes los que, curiosamente, pueden ser difíciles de ejecutar y debido a ello, cuando existen propuestas nuevas dentro del genero, las expectativas son altas y se espera que se rompan paradigmas en lo que a chistes e interpretaciones se refiere, casos como "¿Qué pasó ayer?" y "Scary Movie: una película de miedo" son ejemplo de esto, pero también son ejemplos de que lo que en un principio innovó con su creatividad termina por ser repetitivo y cansado. Sin embargo, cuando la comedia juega con otros géneros, el resultado puede sorprender y resultar agradable, algo que ocurre con "Un espía y medio".


La hoy sentenciada cuenta la historia de Bob Stone, interpretado por Dwayne Johnson  (Rápidos y Furisosos 7) y de Calvin Joyner, a quien da vida Kevin Hart (Dale duro), dos personas por completo distintas entre sí, pues Calvin es un joven popular y ágil en todo lo que realiza, mientras que Bob es un joven con sobrepeso que sufre de bullying por parte de sus compañeros. Las cosas cambian cuando, veinte años después, Bob y Calvin se reencuentran y éste último descubre que aquel joven con baja autoestima y problemas de peso ha cambiado, que ahora es un hombre en forma y que, por alguna razón, es perseguido por la CIA.

Las actuaciones son destacables pues tanto Johnson como Hart forman una mancuerna que se siente natural y fluida, mientras que el ex-luchador y actor de "El Rey Escorpión"demuestra sus dotes en la comedia al brindar a un personaje sólido, gracioso y convincente, su compañero de reparto le complementa de manera esplendida y hace lo propio con su personaje al adueñarse de él y llevarlo al límite.

Además de los protagonistas, las actuaciones de los personajes secundarios son buenas, en especial las intervenciones de Amy Ryan (Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia) quien da vida a la agente Pamela Harris y  de Aaron Paul (Breaking Bad), que interpreta a Phil,  pues le dan a la trama un respiro ya que sirven como elementos que ayudan a que Bob y Calvin evolucionen conforme avanza la cinta.

La fotografía logra combinar las principales características de la comedia y la acción, juega de forma acertada con los ángulos en las secuencias de persecución y disparos, al igual que con las escenas en las que se busca hacer reír al público y la edición de ésta termina por sentirse completa a la par de ofrecer transiciones entre cortes que se mantienen constantes.

Sin embargo, es el guión de Ike Barinholtz (Buenos vecinos) es lo mejor de "Un Espía y medio"ya que, junto a la dirección de Rawson Marhsall Thurber (¿Quién *&$%! son los Miller?), regala un arco narrativo coherente, aterrizado en un contexto realista en el que el humor no sopesa las situaciones absurdas y hace de éstas parte de un espectro humorístico más amplio que va desde los típicos chistes sexuales y de flatulencias, hasta el humor ácido que deja ver que los personajes se encuentran en una situación de riesgo y la toman como tal, para dejar de lado los chascarrillos que caen en el ridículo.



A pesar de lo anterior, el filme puede sentirse apresurado en algunos momentos e, incluso, forzado para intentar aterrizar algunas bromas que, debido a las referencias a la cultura pop estadounidense, pocos entenderán, algo que mata a ratos el ritmo y tarde un poco en recuperar.

No obstante de ello, "Un espía y medio" es una bocanada de aire fresco en el género de la comedia, un ejercicio en el que los recursos de las cintas de acción están bien aplicados  dentro de una trama que no cae en la obsesión de tomarse en tan serio y juega con giros interesantes y guiños a otras franquicias que robarán carcajadas, todo esto sin contar el desempeño de los personajes, que son los que hacen de la producción un filme entretenido y que vale la pena ver.





Con la tecnología de Blogger.