[Callejón del Freak]: El Miedo Primitivo. ¿Por qué gustamos del Cine de Terror?


EL MIEDO PRIMITIVO:
El Gusto por el Cine de Terror

En un pequeño monitor de refulgencias se emiten 24 imágenes pérfidas por segundo, siendo aproximadamente la una de la mañana, con los párpados adormilados pero sin ganas de dormir, de cualquier modo sería inútil intentarlo, en pleno estado de ensueño y éxtasis; así es como melancólicamente describiría mis primeras experiencias infantiles/adolescentes con el cine de terror.

Nosferatu sale de las sombras, con su rostro en estado de shock, el espectador debe enfocarlo debido a la gran cantidad de oscuridad en el encuadre, solo para reparar en el comportamiento de un no muerto, justo cuando este puede enfocarlo: ¡boom!, la música sube en contraste llenando la sala de una onda vibrante, es justo ahí donde hay una sensación en la espina dorsal, respuestas nerviosas suben hasta la materia gris y desembocan en una pequeña sonrisa. Ponemos nuestras manos para taparnos el rostro y los ojos, pero en realidad nunca lo hacemos correctamente, a propósito dejamos espacios entre nuestros dedos para visualizar lo que nuestro inconsciente quiere, una etiqueta de muerte, sangre y dolor. Somos bajos como humanos.

"El cine de terror se define por ser uno de los géneros más venerados y rentables de la industria..."

El terror, dulce manjar literario, poética referencia a nuestro modo de vida, supersticiones, leyendas, contextos sociales cotidianos; es el tabú por excelencia y puramente humano. Casi tan longevo como el cine en sí, el cine de terror se define por ser uno de los géneros más venerados y rentables de la industria, el accionar primitivo, según el psicoanálisis, explica comportamientos basados en emociones básicas, llorar por tristeza, reír de alegría, gritar por miedo e impresión, conductas que en definitiva son universales e incontrolables; como en un sueño, sin poder detener una caída libre, el terror, aunque cerremos los ojos, desemboca en una explosión de emoción, de ahí el apetito sensorial.

A través de la historia universal han sido muchas las teóricas que envuelven lo psicológico o hasta lo fisiológico con el miedo, como se aludió apenas, a lo primitivo; para la mayoría de las personas parece no importar la explicación emocional que esto tiene y dan por sentado que tiene que ver con éstas cosas sin preguntarse. Skinner (1953) definió el miedo como un estado conceptual, que no tiene que ver directamente con lo primitivo, sino con una respuesta a estímulos literales, acción, reacción.

".. el público exige nuevas ideas, nuevas formas de asustarte, nuevas formas de asistir a las salas de cine.."

Pero no es mi intención caer en territorios meramente teóricos, sino empíricos, no por restarle importancia a este punto, sino sumar perspectivas del público, ya que, sabemos, uno de los estímulos más recurrentes de los últimos años es la impresión, el grito; hay quienes bajo ésta premisa consideran que el género está enfermo, que ya no hay entregas de suspenso como "The Shining" o de horror como "The Exorcist". La realidad es que se ha caído en una evolución, literalmente caído, el público exige nuevas ideas, nuevas formas de asustarte, nuevas formas de asistir a las salas de cine.

La Semilla del Diablo - 1968
Es sorpresivo que nuevas entregas como "The Witch" apuesten por el terror basado en experiencias, en ir subiendo tonalidades de ellas y anteponer la forma en la que se cuenta la historia al recurso eterno de la sorpresa. Aunque para algunos pareció un terror insuficiente, tal vez por la tendencia a subir de tono cada vez más las escenas de violencia, nos hemos vuelto medianamente insensibles a cada nuevo intento de perturbarnos. "The Witch" como algunas otras, prometen basarse en la realidad, en lo que de verdad pertenece a la humanidad.

El sadismo psicópata, asesinatos, vejaciones, fueron ingredientes que, en su momento crearon un avance, un plus para cuando las entregas estaban dadas a la repetición en décadas anteriores; ahora no parece existir un elemento no explorado ni añadido ya por todos aquellos creadores de terror, así que tal vez lo indicado sería regresar a lo básico, al terror más surrealista pero perteneciente a elementos históricos reconocidos, hacer que el realismo tome el rumbo de la nueva ola, para generar un miedo básico, primitivo, esencial.

Por eso en Callejón del Freak y TuCineVIP queremos saber tu opinión, ¿Crees que aún existan excelsas entregas de terror?, ¿Cuál sería el elemento aún no explorado como recurso para el cine de terror?, los estaremos leyendo.



Con la tecnología de Blogger.