[Callejón del Freak]: 5 Remakes de Miedo que merecen la pena




5 Remakes de Miedo que merecen la pena


Remakes, materiales reprobados por default, garantes de éxito pero reprendidos con fuerza por los amantes del cine; predisposición fuerte y abierta a la pésima crítica.

Sí, los remakes están hechos para criticarlos hasta el cansancio pero están hechos también para disfrutarlos, para sentarse y por dos horas (o más, o menos) disfrutar de algo épico, de algo que por extraño y familiar que parezca se ama o se odia sólo por existir. Aunque se tiene que aceptar que la mayoría son bastante malos, sobre todo si recordamos entregas como la de Robocop en 2014 o Clash of the Titans del año 2010; por eso es precisamente la minoría la que nos interesa, esa pequeña minoría que iguala o mejora la fuerza existencial de la original, la calidad, minoría que traspasa los años para volverse actual a su nueva época y contradice la predisposición.

Hay algunos casos, como Heat del año 1995 que ni siquiera se sabe en el mundo de los no tan conocedores que viene de una historia original llamada L.A. Takedown, la cual vio la luz para formato de televisión en la década anterior al lanzamiento de Heat y que contaba con la misma trama, menos con Robert De Niro. Heat es tan buena que no tenemos que preguntarnos si viene arrastrando la etiqueta de remake. A continuación enumeramos 5 remakes disfrutables, incluso más que las entregas originales.

"Los remakes están hechos para criticarlos hasta el cansancio pero están hechos también para disfrutarlos... disfrutar de algo épico"


5. Cape Fear (1991)




De la mano de Scorsese, la historia del criminal autodidacta de abogado trajo consigo un ambiente mucho más pesado y de intriga que la primera presente en 1962, la cual no es propiamente desechable, pero su tinte detectivesco termina robando parte esencial de la velocidad de la trama. La versión más reciente es considerada más poderosa por la desnudez en su narrativa, nada pretenciosa, pero rodeada de actuaciones excelsas, bien repensada por Martin, uno de los directores más aclamados de todos los tiempos y contando con figuras como Robert De Niro, Nick Nolte y Jessica Lange entre sus filas actorales, tomando en cuenta incluso que el actor italoamericano pagó más de 20 000 dólares por maltratarse adrede los dientes.

4. The Fly (1986)



Aunque la pieza de 1958 dirigida por Kurt Neumann logró capturar toda la esencia literaria del guion de James Clavell, fue la reversión de David Cronenberg la que sería calificada como una obra maestra del horror y el suspenso. Una de las cosas más impactantes fue el poder de los efectos especiales que se lograron en las deformidades corporales.

La obra de Neumann fue ampliamente comparada con la literatura de Franz Kafka, especialmente por “La Metamorfosis”, parecía incluso una referencia literal relacionada insecto/humano; fue hasta la aparición de la reversión de Cronenberg que se relacionó más, y de una manera menos literal con la filosofía de Chuang Tzu sobre si realmente el hombre se convierte en insecto o bien, el insecto sueña con ser hombre. Hablando en términos meramente cinematográficos, la mosca reformada tuvo un impacto mucho más grande que su predecesora en términos conceptuales de armados fotográficos y efectos especiales, lo que la hace más exquisita y cuidada.

3. The Thing (1982)


Carpenter, uno de los más grandes maestros del terror logró que su obra se alojara en la misma atmosfera que su predecesora (1951), criticada severamente por contar con una precuela muy mal lograda el año anterior. Totalmente recomendable verse la original y éste remake enseguida, se logra un gran ejercicio de comparación artística. Se dice que es mucho mejor que la original por su mera razón de ser, no es sólo por que Carpenter quisiera ser quisquilloso con rescatar cada elemente original, sino por las sumas exponenciales de sensaciones que genera al alargar el film en tiempo y forma. Un festín de violencia; es de aquellos remakes que, se considera, cubre huecos que la primera no pudo. No por nada es recomendada por Entertainment Weekly, prestigiada revista estadounidense, dentro de sus 20 películas más terroríficas de todos los tiempos.

2. Dawn of the Dead (2004) 


Personalmente una de las que más me sorprendió, tal vez no por su calidad exorbitante, ya que aseverar eso sería una mentira, si no por la forma en que Zack Snyder toma un clásico y mantiene su trasfondo sin precisamente seguir la historia de la primera al pie de la letra. Otra cosa destacable es que a diferencia de la original hecha por George Romero (1978) se trataba de un filme comercial, lo cual hacía más fácil equivocarse y llevarlo al lado de lo monótono. Al final resultó más aclamada que el clásico film independiente de George. Se considera que la versión de Snyder cambió para siempre la representación del comportamiento zombie, dotándolos de velocidad; algo que se rescata hasta ahora en obras comerciales como en la película Guerra Mundial Z o la serie The Walking Dead, más allá de la crítica de Romero, director original, por ignorar el Rigor Mortis que causa rigidez corporal.

1. Scarface (1983) 


Scarface, el film original, fue por mucho tiempo engrandecido como clásico (1932), siendo entendible por su grandiosa narrativa y apego a las situaciones que se vivían en el mundo violento de las pandillas y el crimen organizado. Tuvo que llegar Al Pacino con una excelsa actuación de la mano del director Palma para cambiar el panorama; ahora el film reescrito y restructurado de forma literaria por Oliver Stone es la primera que se viene a la mente al escuchar de Antonio Montana, con un tinte mucho más actual y vigente.

Scarface la versión más reciente se convirtió en suceso de cambio, inspirando directores contemporáneos, cómo Quentin Tarantino; sin embargo se puede decir que no es, dentro de términos rígidos de cine, la más apegada a realidades estéticas ya que nos introduce en un ambiente reconocible y se vuelve cada vez más fantasiosa; es por esto último que se vuelve más digerible y disfrutable, a diferencia de la pieza original, para todo tipo de público.

"Los remakes a veces superan a sus obras originales" 

Desde actualizaciones, pasando por cambios narrativos, hasta conceptuales y actorales, los remakes recién enumerados cumplen con suficientes méritos para considerarse de mejor manufactura y manejo que sus obras originales, algunos aventurándose a encarar desapruebo previo o predisposición al rechazo terminaron cambiando para siempre la percepción colectiva hacia las reconstrucciones fílmicas.

Hasta aquí el conteo de Callejón del Freak, no sin antes mencionar que existen muchos ejemplos más, ejemplos que podemos distinguir para actualizar nuestra biblioteca cinematográfica, abriendo bien los ojos para identificar que no todos los remakes desmerecen la pena, al final todas las historias están basadas en los arquetipos de nuestras vidas.



Con la tecnología de Blogger.