Crítica: "Angry Birds: La Película". Las simpáticas aves caen al intentar volar



Título: Angry Birds: La película
Título Original: Angry Birds: The Movie.
Actores de Doblaje: Adrián Uribe, Faysi Omar, Rubén Cerda, Dafnis Fernández, Rafale "Bazooka Joe" Basaldúa.
Director: Clay Kaytis y Fergal Reilly.
Calificación: 2/5 Estrellas.

Las cintas animadas implican un reto, sobre todo si su principal objetivo es atraer la atención del público infantil, producciones como las de Disney y Pixar han demostrado que el darle importancia al desarrollo de una historia, a los personajes y a valores familiares fortalecen un filme de este tipo, además de pensar en una audiencia mucho más amplia que sólo enfocarse en los pequeños espectadores. Cintas como "Intensa-Mente" (2015) y "Ralph el Demoledor" (2012) son ejemplos de lo anterior.

Así mismo, sus tramas se basan en adaptaciones de cuentos clásicos o,  en la actualidad, en personajes originales y en licencias de líneas de juguetes o juegos,  lo cual ha logrado que tipo de cintas sean galardonadas por los premios BAFTA desde 1955 y los premios Oscar desde 2001.


La hoy sentenciada es una producción que parte de lo anterior, toma personajes de un juego de vídeo popular y los aterriza en una historia original que narra la historia de un conflicto entre aves y cerdos, un proyecto que, después de dos años de haberse anunciado, finalmente llegó a salas mexicanas la producción finlandesa del recién creado Rovio Studio : "Angry Birds".

Ambientada en una isla en la que las aves no pueden volar, la cinta cuenta la historia de Red, interpretado por Adrián Uribe (Garfield: la película) un pájaro de color rojo con problemas de manejo de ira que, tras un altercado con su comunidad, es enviado a terapia para poder controlar su temperamento.

Ahí conocerá a Chuck, una ave hiperactiva interpretada por Faysi Omar, y a Bomb, un simpático pájaro que estalla ante la presión, a quien le da vida Rubén Cerda (la voz oficial de Mickey Mouse desde 1998), mientras Red intenta solucionar sus problemas, a la isla llega el rey de los cerdos, Leonard, interpretado por Dafnis Fernández, con un grupo de secuaces que buscan ser amigos de las aves; sin embargo el rojo protagonista sospecha de sus verdaderas intenciones, lo cual desatará una aventura que cambiará su destino y el de los pájaros.


Las actuaciones de doblaje son agradables, a los personajes se les imprime un sello único y especial, con una buena química entre ellos y una personalidad definida para cada uno, este es uno de los puntos más atractivos de la cinta y demuestra el porque México es punta de lanza en cuanto a trabajos de doblaje se refiere.

Destacan las participaciones de Rubén Cerda y de Faysi Omar, ya que ambos dan balance al humor de la película y son quienes brindan los momentos más graciosos con chistes ricos en referencias a la cultura popular del país.

La animación también es un acierto, con un modelado de personajes vistosos y apegados al juego original, el estudio Sony Pictures Imageworks logra aterrizar un trabajo técnico en 3-D pulido, con detalles en texturas en alta definición que le dan vida a las criaturas en la pantalla, con fluidez en movimientos y en encuadres que llaman, poderosamente, la atención de los espectadores y agradará a los pequeños que vayan a ver la cinta.

Sin embargo, los puntos positivos de la hoy sentenciada son contados, la dirección de Clay Kaytis  (Ralph el demoledor) y Fergal Reilly (Hotel Transilvania), es inconsistente y tropezada, aunque ambos directores tienen experiencia en animación digital, el ritmo de la cinta es lento y el arco narrativo se vuelve innecesariamente largo, el trabajo de los dos cineastas parece chocar entre sí y hay momentos en los que se nota un mayor enfoque a los aspectos visuales y un desinterés en el desarrollo de la trama.

El guión brinda una historia simple que, en esencia, respeta a la fuente de la cual se inspiró pero que no aporta nada nuevo a la franquicia, lo cual puede ser su más grande error, pues se enfoca sólo dar un producto visualmente alegre que apenas considera desarrollar al personaje principal y dejar al resto casi intactos, mención aparte de la tardanza en la que se presenta el último acto y el cual es el principal objetivo de la cinta.


Aunque maneja un mensaje en el que el respeto, la amistad y la confianza son necesarias para alcanzar una meta, el uso de valores familiares y sociales pasan a segundo plano en pos de un humor pausado que en raras ocasiones da risa.

Una cinta que tarda en desarrollarse, que tiene minutos de sobra y subtramas que pintaban más interesantes que la principal, así mismo, la calidad visual y de doblaje palidecen de manera fortísima frente a las carencias en el guión.

Un ejercicio llamativo a nivel visual pero que no trasciende más allá del hecho de estar basada en una popular franquicia de juegos para dispositivos móviles, que brinda pocos momentos graciosos que los más pequeños del hogar disfrutarán a ratos y , en otros, les hará perder el interés por lo que acontece en pantalla.

En conclusión, "Angry Birds" no logra cumplir con las expectativas que una cinta de verano infantil promete: el humor, la excelente animación, historia y uso de valores están ahí, pero son tratados de manera floja, sin embargo los detalles negativos sólo necesitan pulirse por lo que las futuras entregas de Rovio Studio pueden sorprender y brindar producciones más interesantes que ésta.



Con la tecnología de Blogger.