Crítica: "Batman vs Superman: El Origen de la Justicia". La esperada y épica batalla superheróica


Título: Batman vs Superman: El Origen de la Justicia
Título Original: Batman vs Superman: Dawn of Justice
Director: Zack Snyder
Elenco: Ben Affleck, Henry Cavill, Gal Gadot, Amy Adams, Jesse Eisenberg, Diane Lane, Laurence Fishburne, Jeremy Irons, Holly Hunter
Calificación: 4/5 Estrellas

Se ha vuelto costumbre ya, esperar nuevas producciones, nuevos elencos, nuevos diseños y nuevas historias envolviendo a los dos superhéroes más famosos del universo literario: Batman y Superman. Los hemos visto desde su génesis y han ido creciendo y evolucionando junto con nosotros. Desde "El Caso del Sindicato Químico" (cómic creado por Bob Kane y Bill Finger, propiedad de DC Comics), las películas de Superman donde Christopher Reeve encarnaba al kryptoniano, hasta la hoy sentenciada, hemos sido testigos de la grandeza y el impacto generacional que significan estos dos personajes. Hemos conocido a un gigantesco elenco de actores interpretando a Batman, a Superman, a sus antagonistas y sus amigos durante más de 40 años y cada vez que sale un film nuevo de alguno de estos dos personajes, todos nos preguntamos si el actor y la historia en cuestión, superaron a sus antecesores. No obstante, por muy buenos que sean los efectos y la historia atrayente, hay mucha gente que prefiere los llamados clásicos.

Probablemente este proyecto cinematográfico representaba un reto por demás ambicioso, pero gracias a los escritores Chris Terrio y David S. Goyer y a la dirección de Zack Snyder, director de la precuela "El Hombre de Acero", esta nueva entrega de DC Entertainment y distribuida por Warner Bros. Pictures, fue una bocanada de aire fresco y algunos dirían, un éxito.

Desde que se anunció por primera vez en La Convención Internacional de Cómics de San Diego en 2013, se ha especulado mucho acerca de esta primera embarcación donde Batman y Superman compartirían pantalla, así como la primera aparición de La Mujer Maravilla, Aquaman y Cyborg. Fueron tres años de espera en los que las expectativas iban en incremento. Se hablaba mucho del elenco, de los diseñadores de vestuario y de los productores.

Basada en los cómics de "Red Son" y "The Dark Knight Returns", "El Origen de la Justicia" es una grata culminación a toda una parafernalia que se ha generado rodeando a Batman y a Superman. Fue reconfortante observar un film en el que se rescatan los detalles clásicos y se adaptan de una manera tan sublime al cómic. Michael Wilkinson es el creador del renovado traje del Justiciero de Gotham, y podemos apreciar el rescate del traje clásico de Batman. Claro, con sus respectivas características modernas, pero funcionando como un verdadero homenaje al superhéroe de antaño que tanto extrañamos. Bruce Wayne regresa a la pantalla grande retomando todos los elementos que lo hacían ser él: La baticueva, el batimóvil, el batiavión, las armas que porta siempre con el emblema del murciélago y por supuesto, Alfred. Todos estos detalles tan bien cuidados nos aluden al simbolismo verdadero de Batman y toda su trágica historia por lo cual recordamos el oscurantismo.

Ben Affleck encarna al murciélago con una grandeza que hace mucho no se veía y es que durante los últimos años, los críticos y la gente en general se habían mostrado algo escépticos con respecto a si el actor realmente podría dar vida a un personaje de tanta fuerza e importancia. Algunos compartirán la moción y muchos otros tal vez no, pero el también director de otra producciones como "Argo", ha callado algunas bocas con "El Origen de la Justicia".

Batman, en esta nueva entrega, es el protector de ciudad Gótica y la gente ya lo conoce, lo quiere y lo estima. Es el típico héroe que pelea contra los "malos" y se vuelve un personaje aspiracional en muchos aspectos. Sin embargo desde la saga anterior de "The Dark Knight" hemos apreciado a un Batman más humano y más empático. Y es que en general, DC y Marvel se han esmerado en mostrar a los superhéroes de una forma mucho más humana, con problemas y frustraciones. Nos muestran personajes en conflicto por su pasado y por sus dones.


Los problemas que tienen de adaptación con la sociedad por ser "anormales" es la directriz que han seguido las últimas películas de esta índole; y esto sucede con Superman, incluso desde "El Hombre de Acero". La mayoría de las opiniones dirigidas hacia Henry Cavill, apuntaban que hizo un gran trabajo encarnando al héroe de Metrópolis. Ahora nos presenta un kryptoniano que empieza a tener tintes antagónicos, ya que se vive un ambiente de tensión por el afán que tiene por salvar a la gente. Ya saben, los golpes y las destrucciones a nivel titánico que el superhéroe acostumbra tener cuando pelea contra algún villano: Edificios destruidos, explosiones, incendios, etc. Además de una serie de conspiraciones en su contra por parte de Lex Luthor, su enemigo por excelencia, la gente en metrópoli comienza a dudar de él, si realmente es un héroe o es sólo un extraterrestre capaz de destruir al planeta.

Sería prudente que la hoy sentenciada, la dividiéramos en dos partes. La primera, podríamos considerarla "lenta" en el sentido que la verdadera acción y la épica pelea vienen hasta varios minutos después. En un inicio nos presentan la problemática social de Superman y la percepción del mismo héroe ante los ojos de Batman como pudimos apreciar en los tantos tráilers lanzados. Nos introducen los elementos conspiracionales, las frustraciones de Louis Lane al amar a un extraterrestre que es criticado y señalado. Nos llevan de la mano a entender por qué tienen el Caballero de la Noche y el Hombre de Acero una pelea tan memorable. Tenemos una narrativa con un ritmo y una armonía en el guión excelentes.

El personaje de Lex Luthor, encarnado por el actor Jesse Eisenberg, tiene una presencia por demás, relevante. La actuación de Eisenberg es maravillosa (algunos discreparán) al crearle al personaje una psique hiperactiva, medio sociópata, soberbia y antisocial. Alude un poco a la personalidad del Joker de Batman. Luthor realmente odia a Superman y en la hoy sentenciada, podemos ser testigos de este rencor.


La segunda parte del film es lo que todos estuvimos esperando. Entre escenarios destruidos, explosiones, sonidos estruendosos, rayos, y súper fuerza, tenemos la pelea más épica y más esperada de, probablemente, los últimos años. Batman se enfrenta a Superman y todos jurábamos que no sería una pelea justa ya que el hijo de Krypton tiene poderes que lo hacen prácticamente invencible, pero déjenme decirles que se lucieron con la forma de resolver esta desventaja principal para Batman. Nos encontramos con la estelar actuación de Gal Gadot en la encarnación de la Mujer Maravilla, que, aunque no sale mucho tiempo, fue suficiente para provocarnos grandes emociones y unas ganas imperiosas de ver su propio film el próximo año.

Una de las mejores producciones que probablemente veamos en el 2016, "Batman vs Superman: El Origen de la Justicia", nos deja un sabor de boca muy dulce y una hambre de seguir viendo producciones en pantalla grande de todos estos héroes que recordamos con añoranza en nuestras infancias. Podríamos decir que no solo es el origen de la Justicia, si no de una serie de proyectos cinematográficos que probablemente marcarán una nueva etapa y una nueva tendencia en la trayectoria histórica de DC Cómics.

Con la tecnología de Blogger.