Crítica: "Dulces Sueños, Mamá". ¿Terror, suspenso o drama deficiente?


Título: Dulces Sueños, Mamá
Título Original: Ich Seh Ich Seh
Reparto: Susanne Wuest, Elias Schwuarz, Lukas Schwuarz, Hans Escher, Elfriede Schatz.
Director: Severin Fiala, Veronika Franz
Calificación: 2/5 Estrellas

Es extraña la ocasión cuando un film austríaco genera tanto ruido entre el público mexicano, y es que la nominada a Mejor Película Extranjera en los Critics' Choice Awards, "Dulces Sueños Mamá", se ha movido con interesante cautela y promoción en suelo azteca. Prometiendo un guión innovador y una trama que llevaría las emociones a flor de piel, la hoy sentenciada ha generado mucha expectativa entre todos los amantes del género de terror, pues se vendió a si misma como una pieza única, prometedora y perversa.

La trama, no es muy compleja ni muy elaborada: dos niños gemelos viviendo en una casa en el campo con su madre, que a juzgar por los elementos físicos, sufrió algún tipo de accidente por los moretones y vendas que le cubren la cabeza. Una madre que al parecer después del accidente no volvió a ser la misma, tornándose distante, retraída y fría con sus pequeños, al grado de hacer que los gemelos comiencen a dudar de la verdadera identidad de la mujer.

Tal vez, para poder criticar la hoy sentenciada, es necesario dividirla en dos partes fundamentales: Los elementos de fotografía, atmósfera y escenografía y por otro lado, la constitución del guión, la trama y los elementos de apoyo. En cuanto a estética, la escenografía de la hoy sentenciada nos muestra una casa moderna, minimalista en medio del bosque con un lago, un lugar que nos inspira tranquilidad, paz y naturalmente misterio. La iluminación en el discurso visual es muy buena, los encuadres utilizados en las diferentes escenas son dinámicos y nos mantienen en expectativa. La atmósfera que en general se vive durante el film, es de misterio y suspenso, a pesar de que la mayoría de las secuencias se llevan a cabo a la luz del día. 

Algo muy interesante es que durante todo el metraje, no se aprecia ningún elemento sonoro. No hay un apoyo auditivo como música de fondo que sustente la atmósfera. Simplemente son los elementos visuales, junto con el guión, los que nos generan la emoción de suspenso, mismos que deberíamos destacar en demasía, sobre todo porque a diferencia de varias de las producciones actuales, "Dulces Sueños Mamá" trata de innovar en el sentido cinematográfico más estricto.

Todos estos elementos son destacables, frescos y sí, muy notorios; pero algo sucede con la hoy sentenciada cuando abordamos la parte de la narrativa. Cuando hablamos del tratamiento del guión y el hilo tramático per se, el film dirigido por Severin Fiala y Veronika Franz deja bastante por desmenuzar. Encontramos una historia sencilla, en la que pareciera que la dirección, nos intentaba llevar hacia una conclusión con base en la forma de actuar de los personajes sorprendiéndonos con un giro inesperado que, si bien fue algo interesante, no fue lo suficientemente fuerte como para considerarle particularmente virtuoso. Durante la trama, juegan con la empatía del espectador hacia los personajes, y eso resulta interesante hasta cierto punto, pero esta estrategia pudo haber sido enriquecedora y muy explotable si el guión no se hubiese tornado tan mediocre e incongruente. 

Lukas y Elias deberán descubrir lo que pasa con su madre
Nos encontramos con errores de continuidad y con elementos a los que se les da mucho énfasis haciéndonos creer que en algún punto tendrían relevancia en la trama, sin embargo jamás se aterriza una justificación para haberlos mencionado antes en la historia. Elementos que se quedan en el aire y que al final nos damos cuenta que si no se hubieran usado, la línea tramática seguiría exactamente igual. Los sueños toman por sorpresa la narrativa y nos desorientan en un lenguaje de miedo y suspenso en el que se pone en duda la maternidad y se dejan ver los miedos de los gemelos.

La forma de relacionarse entre los personajes es incongruente en muchos sentidos, tanto que la historia deja de ser creíble. El guión de la madre es por mucho, pobre. Un personaje que visualmente es fuerte, se queda muy corto en el discurso narrativo. La relación entre la madre y los gemelos es fría y con actitudes exageradas para el contexto que se muestra en la cinta. 

Llega el momento en el que el espectador no sabe si está viendo un film de terror, un thriller psicológico, una película de suspenso o un drama bastante deficiente. El género de la hoy sentenciada no lo consideraría como terror ya que carece de los elementos que esta ramificación exige. Algunos podrían considerarla incluso "bizarra", sin embargo, los invito a que juzguen ustedes mismos y se creen un criterio propio sobre "Dulces Sueños, Mamá", pues varios cinéfilos y ávidos apasionados del séptimo arte, no están precisamente convencidos con el film austriaco que tanta polémica ha generado.
Con la tecnología de Blogger.