Crítica: "Star Wars: El Despertar de la Fuerza". El esperado y sorprendente regreso de la clásica franquicia


Título: Star Wars: El Despertar de la Fuerza
Título Original: Star Wars: The Force Awakens
Reparto: Harrison Ford, Carrie Fisher, Mark Hamill, Daisy Ridley, John Boyega, Oscar Isaac, Adam Driver, Lupita Nyong'o, Domhnall Gleeson, Andy Serkis, Max Von Sydow, Gwendoline Christie.
Director: J.J. Abrams
Calificación: 4/5 Estrellas

"Star Wars: El Despertar de la Fuerza" es el séptimo episodio de la saga intergaláctica que se estrena más de 10 años después del Episodio III, film que George Lucas había jurado sería el último que veríamos de la franquicia. Es además la primera de una nueva trilogía y de una serie de spin-offs que Lucasfilm ya planea para los próximos cinco años (por lo menos), luego de la adquisición por parte de Disney tanto de los estudios como de la saga.

La hoy sentenciada toma lugar 30 años después de lo acontecido en "Star Wars: El Regreso del Jedi" (1983), en una galaxia donde una Nueva República lucha por defenderse de una organización que se hace llamar la Primera Orden, mediante la creación de la Resistencia. En su búsqueda de Luke Skywalker, quien ha desaparecido en algún lugar de la galaxia, Kylo Ren lleva las fuerzas de la Primera Orden a un planeta llamado Jakku, donde el droide BB-8 protege un mapa para llegar al perdido Jedi.

En su intento por proteger al droide y escapar de la amenaza de la Primera Orden, la joven chatarrera llamada Rey (Daisy Ridley) se encuentra con Finn (John Boyega), un stormtrooper desertor del régimen autoritario. Juntos huyen del planeta Jakku y se encuentran cara a cara con el conflicto armado que amenaza a la galaxia, mientras descubren su misión en esta historia.

J.J. Abrams y Lawrence Kasdan escribieron el guión de esta entrega para la saga, retomando las ideas del primer borrador de Michael Arndt (Toy Story 3, Pequeña Miss Sunshine). Kasdan ya había trabajado con George Lucas en nada menos que El Imperio Contraataca y El Regreso del Jedi, y en esta película queda claro que pocas personas conocen a los personajes y a este universo como lo hace Kasdan. Abrams, siendo un fan de las películas originales desde que era un niño, imprime todo aquello que él como fan disfruta ver, logrando una experiencia que transporta a todo el público a la aventura espacial más disfrutable desde El Imperio Contraataca (1980).

Desde muy temprano en la pre-producción, Lucasfilm dejó claro que quería utilizar locaciones, escenarios reales y efectos prácticos en todo lo que fuera posible, pero nada te prepara para adentrarte en un mundo que de nuevo se siente tan real y tan creíble como este. Si bien los episodios I-III hicieron mucho por el avance de la animación digital, se siente muy bien volver a tener esa sensación visual de suciedad, desgaste e historia en cada elemento en la pantalla. Aunado a eso, las escenas cargadas de animación por computadora (CGI) se ven fantásticas y se mezclan perfectamente con todos los efectos prácticos y con todos los escenarios reales; además de que Abrams y compañía una vez más demuestran ser maestros en crear secuencias de acción dinámicas y emocionantes.


En la parte actoral, el mayor crédito se lo llevan Daisy Ridley, John Boyega y Oscar Isaac, los nuevos rostros de esta trilogía y quienes roban pantalla cada vez que aparecen. Ridley y Boyega tienen una química increíble, con momentos realmente graciosos, y Oscar Isaac es uno de los personajes más empáticos que hemos visto en la saga. El casting de estos tres personajes fue excelente y es lo que lleva tan bien toda la narrativa central.

"Star Wars: El Despertar de la Fuerza" hace homenajes a las dos trilogías anteriores, tanto en forma dialéctica como visual, uniéndolas de una manera armoniosa y obteniendo su lugar dentro de una saga que ahora es de siete episodios. El ritmo de la película es uno de los mayores aciertos. Siempre he creído que el problema de las precuelas no está en la política, ni siquiera en Jar Jar Binks, sino en que no hay un sentido de peligro constante y no estás viviendo una aventura donde los personajes tienen que sobrevivir y luchar contra fuerzas más grandes que ellos. El Despertar de la Fuerza vuelve a ser dinámica, no se detiene, te lleva a diferentes planetas conociendo nuevas especies y enfrentando nuevos peligros. Star Wars es una aventura épica en el espacio y así es como se siente este episodio.

Punto y aparte está la música de John Williams, una sinfonía hermosa de inicio a fin, dinámica como siempre pero poderosa en muchos momentos y utilizando las piezas que conocemos y amamos en los instantes adecuados. Llegando al final del metraje, podemos escuchar por unos segundos un nuevo tema que muy probablemente tenga mayor relevancia en el "Episodio VIII", por ahora con fecha de estreno fijada para el 2017.


A pesar de todo, El Despertar de la Fuerza no es impecable aunque quizá tampoco tenga que serlo. Sin adentrarme en ningún spoiler, el villano Kylo Ren, a pesar de que es interpretado por un excelente actor, pierde fuerza conforme avanza la película, sobre todo porque sus motivaciones y su historia se revelan desde muy temprano en el film. No estoy decepcionado, y por el contrario, quisiera saber más de este personaje, pero hay un momento clave con éste que debió haberse sentido más poderoso y dramático. Por otra parte, hay villanos y héroes que solo aparecen en pantalla por unos minutos y desaprovechan a los asombrosos actores que los interpretan. En general, no hay un desarrollo de algunos personajes que habían despertado mucha curiosidad y expectativa desde que supimos de ellos hace algunos meses.

También hay que mencionar que la historia se siente poco original en muchos aspectos. Entiendo la belleza en crear una poesía narrativa con Episodio IV, y por consecuente con Episodio I, y disfruto ver cómo Abrams toma mucha de su inspiración en la primer cinta de 1977, pero hay elementos muy específicos donde no hay ni pizca de ingenio. ¿Le quitan mérito a la película? Quizá no, pero una idea que George Lucas había ejecutado muy bien, dentro de sus muchas fallas, fue la de ir expandiendo la narrativa de cada película, rompiendo paradigmas y creando nuevas formas de contar las historias (¿les suena El Imperio Contraataca?).

Finalmente la experiencia completa de "Star Wars: El Despertar de la Fuerza" es muy satisfactoria y marca un ansiado regreso a la saga que los fans esperaron desde 1983. La película se siente como cualquier ejemplar de Star Wars se debe de sentir, es realmente entretenida pero también es un film de mucha calidad, donde técnica, narrativa y artísticamente se combinan en un esfuerzo exitoso aunque no perfecto. La Fuerza es poderosa con esta nueva entrega y no puedo esperar a ver lo que Rian Johnson está preparando para el Episodio VIII.
Con la tecnología de Blogger.