Crítica: "Snoopy y Charlie Brown: Peanuts, la Película". Nostálgica vuelta por nuestra niñez


Título: Snoopy & Charlie Brown Peanuts, La película
Título Original: The Peanuts Movie
Reparto: Noah Schnapp, Hadley Belle Miller, Alexander Garfin, Mariel Sheets, Bill Melendez, Noah Johnston.
Director: Steve Martino
Calificación: 4/5 Estrellas

"Aunque no termina de quedar claro si para las nuevas generaciones "Snoopy y Charlie Brown" es tan significativa como lo fue para personas que veíamos la serie original, es un filme que definitivamente vale la pena visitar"

No había expectativa, se trataba de dar oportunidad a un título de la infancia sumamente reconocido de volvernos a impactar, capturar; sí, hay que aceptar que existía cierta tendencia al desaire que nos regalaron títulos similares como Scooby Doo, filme que, en su caso particular nunca pudo conjuntar todos los elementos esenciales para hacer al espectador regresar a su infancia, palpar las sensaciones que le regalaban las tardes frente al televisor.

Una vez comenzada la función, "Snoopy y Charlie Brown: Peanuts, la Película" comenzó a cumplir con la encomienda, haciendo que pequeños y grandes nos sintiéramos por momentos alegres, risueños y hasta melancólicos como si se estuviera presenciando una trama igual de sustanciosa como "La Gran Calabaza" del año 1966, aunque más rápida y atrevida. Cabe señalar que "La Gran Calabaza" contó con la animación y voces de Bill Meléndez por primera vez, a lo cual la sentenciada de hoy rindió tributo respetando las voces para Snoopy y Woodstock, detalle que se agradece sobre todo por tratarse de un filme de aniversario.

Blue Sky Studios siempre se ha caracterizado por traernos títulos bastante ambiciosos en materia de animación (Río, Era de Hielo), por lo cual lo verdaderamente brillante de "Snoopy y Charlie Brown" es el respeto que se tuvo por preservar las características de la animación de la serie original, pero sin olvidar y utilizar las herramientas que las nuevas tecnologías proveen a los grandes estudios de animación como el encargado de llevarnos a Charlie y sus amigos.

El mismo fenómeno de preservación se puede observar en la trama de la pieza fílmica, la narrativa es simple y fuerte, muy sentimental, divide las aventuras de Charlie de las aventuras de Snoopy pero sin abandonar la historia original, tal como si estuviéramos viendo un episodio más grande de lo normal. A pesar del paso de los años los personajes siguen la línea esencial de personalidad, algo que parecía bastante complicado tomando en cuenta las exigencias y nuevas formas de pensar de la generación actual de público infantil.

Snoopy y Charlie Brown recordándonos la importancia de la amistad
La música tampoco fue ajena a los logros de preservación, la mayoría de las piezas que sonaban eran las originales, incluso para sorpresa, también muchos de los sonidos de animación y ambientación. Volvimos a escuchar a Schroeder tocar piezas clásicas de Beethoven, tal y como fue concebido por Charles M. Schulz en la tira cómica original, quien a pesar de no participar en la película de ningún modo por obvias razones, parecía estar presente en cada detalle bien cuidado por Steve Martino, viejo conocido de Blue Sky Studios y a quien se le dio la encomienda.

De las pocas cosas que se le puede reprochar a la hoy sentenciada es que rumbo al final parece acelerarse la historia para buscar un fin práctico y cliché, ya que fue ambientada en cierto modo para que, por una parte se hablara de historias de niños y por otra parte los adultos también se vieran identificados con partes de la trama. Aunque si nos ponemos estrictos, lo apenas mencionado también encaja con la narrativa de las tiras cómicas de hace 35 años.

La aparición de cuando en cuando de historias melancólicas animadas es para agradecerse, aunque no termina de quedar claro si para las nuevas generaciones "Snoopy y Charlie Brown: Peanuts, la Película" es tan significativa como lo fue para personas que veíamos la serie original hace muchos años, en fin, un filme que definitivamente vale la pena visitar, aún mejor en estas épocas de unión familiar.
Con la tecnología de Blogger.