Crítica: "007 Spectre". La despedida enigmática del seductor James Bond


Título: 007 Spectre
Título Original: Spectre
Reparto: Daniel Craig, Christoph Waltz, Léa Seydoux, Ben Wishaw, Naomie Harris, Dave Bautista, Mónica Belucci
Director: Sam Mendes
Calificación: 3.5/5 Estrellas

La imagen que se nos viene a la mente cuando escuchamos 007 o James Bond, es la de un elegante y seductor agente británico con licencia para matar a todo aquel que represente un peligro para la nación británica y para el mundo. Este personaje ha sido interpretado por varias celebridades desde su génesis en televisión con Barry Nelson, pasando también por el rostro de Sean Connery, Roger Moore, Pierce Brosnan, y más reciententemente Daniel Craig

En la cuarta entrega de esta nueva franquicia dirigida por Sam Mendes titulada "Spectre", Craig, como en las tres cintas anteriores, desempeña un trabajo bastante interesante y una sincera conexión con tan emblemático personaje. Si bien sigue siendo el James Bond que todos conocemos, con sus habilidades de seducción y su irónica y sarcástica forma de hablar, en la hoy sentenciada se muestra también un agente mucho más sentimental, conflictuado y frágil, enfrentando una lucha constante contra los fantasmas del pasado. Y es que desde la aclamada "Skyfall", el intérprete encarnó a un James más aterrizado, enfrentándose a un mundo tecnológico en el que un agente especial no es precisamente necesario. 

"007 Spectre" nos deleita con una trama líneal, sencilla, pero llena de emoción y de intriga. En la hoy sentenciada, James Bond es suspendido de sus actividades como agente mientras sigue el rastro por México, Italia, Tánger y el norte de África de un despiadado enemigo que dirige una organización terrorista, conocida como Spectre. Mientras tanto el programa especial de los agentes 00, va perdiendo poder a manos de una nueva amenaza con intereses propios que se oculta en las filas de la misma compañía. 

En primera instancia, debemos dejar claro que el film tiene lo que toda cinta de James Bond debe tener: emociones a flor de piel, explosiones, disparos, peleas cuerpo a cuerpo, mujeres hermosas y la poderosa seducción característica del agente británico; pero en esta trama en especial, percibimos un ritmo no tan vertiginoso. A diferencia de su antecesora, "007 Spectre" tarda mucho tiempo en abordar el clímax central, llevándonos por situaciones, si bien interesantes, no precisamente relevantes para la trama.

No me malentiendan, el film en general cumple con los efectos especiales y los golpes característicos de este tipo de películas, sin embargo el ritmo en general se siente un tanto intimado. Eso sí, a diferencia de todos los Bond, Craig encarna a un agente más real, mucho más empático, sin perder todos aquellos elementos y características que le distinguen. Los elementos típicos del Bond original vuelven, peleando con un estilo tan particular que aún en medio de explosiones, choques, golpes y disparos, el agente 007 mantiene el porte sin mancharse la camisa. Se recupera la imagen impecable del personaje y algo que ha sido una constante, su personalidad desafiante con comentarios sarcásticos que le dan tintes humorísticos a la narrativa. 


La música en "Spectre" sigue siendo, al igual que sus antecesoras, primordial y de una categoría muy particular. El tema central en esta cuarta entrega lo llevó a cabo el cantante y compositor Sam Smith con "Writing's On the Wall", pieza que se muestra durante la introducción del film y sería imprudente no mencionar que el discurso visual de ésta fue excelente y muy bien llevado, atrapando y cautivando al expectador para posteriormente dar inicio con la obra fílmica.

La química que Daniel Craig y Léa Seydoux manejan al encarnar a sus personajes, siendo Madeliene Swann una de las nuevas "Chicas Bond", es de aplaudirse. El desempeño de Mónica Belucci a lo largo de la cinta, es breve pero no por eso, malo. Los pocos minutos que tuvo para desempeñar su trabajo culminaron en una de las escenas más sensuales, y es que claro, tratándose de Belucci, el término "sensualidad" se convierte en un pleonasmo. Momentos de pasión, enojo y compasión, odio y temor acompañan a la relación entre los personajes durante el desarrollo de la trama. Y no sólo la química entre Bond y las "Chicas Bond" funciona, la manera que tiene Craig de relacionarse con los demás personajes, es indudablemente cautivante. 

El pico más alto de emoción está acompañado de excitante música y efectos especiales muy bien trabajados, así como vestimentas elegantes y automóviles de lujo que culminaron en un proyecto taquillero seguramente exitoso. "007 Spectre" es digno de entretenimiento, Sam Mendes te engancha en una emocionante historia que concluye, tal vez, uno de los mejores renacimientos del emblemático personaje creado por Ian Fleming.
Con la tecnología de Blogger.