Crítica: "La Cumbre Escarlata". Guillermo del Toro se aventura al melodrama gótico


Título: La Cumbre Escarlata
Título Original: Crimson Peak
Reparto: Mia Wasikowska, Tom Hiddleston, Jessica Chastain, Charlie Hunnam, Jim Beaver.
Director: Guillermo del Toro
Calificación: 4/5 Estrellas

En esta ocasión llega al juzgado cinematográfico la más reciente apuesta de Guillermo del Toro, "La Cumbre Escarlata". El director de éxitos como "El Laberinto del Fauno" y "Titanes del Pacífico", nos sorprende una vez más regalándonos una muestra de su tan destacable talento al crear una narrativa dentro del género gótico melodramático que nos transporta a un mundo fantástico de fantasmas, espíritus y misterios.

Edith Cushing (Mia Wasikowska), mujer adinerada con un trauma en su pasado, busca la manera de convertirse en escritora en un mundo por demás sexista. Sir Thomas Sharpe (Tom Hiddleston) se muestra interesado en su novela y así comienza a seducir a Edith. Después de un trágico accidente familiar, Edith y Thomas contraen matrimonio y se mudan a la antigua mansión de Sharpe donde él y su hermana Lucille (Jessica Chastain) han habitado desde que eran pequeños. Una mansión descuidada con un deterioro evidente a causa de las condiciones climáticas y de el terreno arcilloso de un color intenso rojo sangre. Es en este lugar donde Cushing comienza a descubrir los misterios que guarda este gótico inmueble y los oscuros secretos de Sir Thomas y su hermana.

Para poder hacer una buena reflexión de esta cinta, necesitaríamos dividirla en dos partes primordiales: el discurso audiovisual y el guión. La hoy sentenciada trae consigo un discurso audiovisual excelente, y es que claramente, Del Toro no escatima en parafernalia para la retina. El realizador tiene una manera única de generar atmósferas que te aluden a lo fantasmagórico pero al mismo tiempo a lo fantástico. Los conceptos artísticos son de admirarse y sorprenderse y acompañan el desarrollo de la trama sumergiéndonos en un mundo maravillosamente tétrico (fantasmas con movimientos levitando, rostros esqueléticos, etc.)

El color rojo es abundante y el uso de la sangre es muy particular en "La Cumbre Escarlata", podría decirse que el hecho de hacer tanto énfasis en la sangre, es una alegoría del título del proyecto: "Escarlata".  Los personajes desarrollan con el espectador una asociación de color, siendo, para cada personaje, una gama de colores particular.


Algo interesante fueron las similitudes que tiene esta cinta con "El Espinazo del Diablo", tanto en las características físicas de uno de los fantasmas, como con la interrogante de ¿Qué es un fantasma? No es de sorprender que haya semejanzas entre estas dos producciones, ya que ambas cubren el rubro espiritual y de alguna forma Guillermo del Toro tenía que asomar y plasmar su rubrica como director, lo cual en este caso fue muy sutil y muy bien manejado.

En cuanto a la musicalización, era de esperarse un discurso prácticamente perfecto. Una comunicación entre lo visual y lo auditivo que nos envuelven plenamente en la trama. Sonidos estruendosos, música de piano alusiva a lo deprimente, puertas rechinando y el silbido del viento, son algunos de los elementos auditivos que sustentan y culminan en un proyecto por demás exitoso.

Ahora bien, se podría decir "La Cumbre Escarlata" no es la mejor cinta estrictamente de la narrativa principal. Hay detalles que justifican el desarrollo de la trama pero que carecen de hilo y se pierde la importancia que en algún momento pudieron representar. Si bien la relación entre los personajes es buena y la química fuerte, para la segunda mitad de la hoy sentenciada, la trama se torna un tanto monótona y carente de creatividad.

Hay momentos a lo largo del metraje en los que uno cree que el desarrollo va a complicarse más y el misterio va a ser emocionante y difícil de resolver. Sin embargo, se da uno cuenta de que en realidad es una trama muy sencilla sin giros inesperados ni sorpresas en el guión. No crean que por esto la película es mala, en lo absoluto. Guillermo del Toro es un gran director con ideas muy particulares que las aterriza en proyectos cinematográficos muy buenos y "La Cumbre Escarlata" no fue la excepción. Si les gusta sorprenderse con efectos visuales, fantasmas, casas embrujadas y sonidos escalofriantes al puro estilo del Toro, la hoy sentenciada es una gran opción. Podría verse en pantalla grande o en televisión y seguirá siendo un proyecto que posiblemente pase a la posteridad.

Con la tecnología de Blogger.