Crítica: "Pasante de Moda". Viejos hábitos en un mundo nuevo


Título: Pasante de Moda
Título Original: The Intern
Reparto: Robert De Niro, Anne Hathaway, Rene Russo, Anders Holm, Andrew Rannells, Adam Devine, Celia Weston, Nat Wolff, Linda Lavin.
Director: Nancy Meyers
Calificación: 4.5/5 Estrellas

En esta ocasión, Warner Bros. Pictures presenta una producción de Waverly Films, "Pasante de Moda" en la que los actores ganadores del máximo galardón de la Academia, Anne Hathaway y Robert De Niro, se unen para dar vida a los dos personajes principales: Jules Ostin y Ben Whittaker. En la nueva cinta escrita por la reconocida Nancy Meyers, el discurso resulta indudablemente cautivante; y es que Meyers se ha destacado en Hollywood por hacer un trabajo impecable cuando se trata de narrativa, por lo que era de esperarse que esta nueva comedia cumpliera con las altas expectativas.

La hoy sentenciada tiene una trama enriquecedora que nos introduce a Ben, un hombre mayor jubilado y viudo que, para no caer en depresión, se mantiene activo en diversas actividades. Esta dinámica de vida lo lleva a entrar como pasante a una empresa de moda en la que Jules, una joven emprendedora con estrés laboral constante, es la dueña y directora. Ben se topa con una dinámica muy diferente a lo que conocía, así que se ve en la necesidad de comenzar a adaptarse y aprender de las nuevas generaciones. A su vez, desprendiéndose de las barreras, Jules aprende de él la importancia de tomar oxígeno a pesar de la carga de trabajo y a seguir adelante con serenidad.


Resulta interesante ese contraste entre las costumbres laborales actuales y las de años pasados. Meyer presenta  en "Pasante de Moda" una alegoría de los problemas a los que se enfrentan las viejas generaciones ante un mundo actual que en muy poco tiempo ha cambiado significativamente, pero también de todos aquellos detalles y costumbres que los jóvenes han dejado pasar por la simple necesidad de actualizarse. Detalles y costumbres que ya no se toman en cuenta y que por mucho que los tiempos y las ideologías cambien, pueden seguir siendo funcionales y aplicables.

Respecto a las actuaciones ¿qué podríamos juzgar?. Sabemos de antemano que Robert De Niro es un estupendo intérprete con una larga trayectoria fílmica, por lo que su buen desempeño era prácticamente obligado. Anne Hathaway nos muestra una vez más sus grandes dotes como actriz y como resultado tenemos una interesante química entre los protagonistas, sin duda, destacable. Se puede apreciar un ritmo entre ambos en el que el personaje principal es Ben y de un momento a otro, el enfoque de la historia se centra en Jules.

La musicalización de "Pasante de Moda" acompaña líricamente el discurso cinematográfico en el desarrollo de la trama, resaltando los momentos clave de la historia y generando un ritmo y un dinamismo relevante. En cuanto a la ambientación y fotografía, el film nos ubica en la ciudad de Nueva York y nos muestra constantemente, tanto las reducidas avenidas como los grandes rascacielos de esta majestuosa ciudad. En interiores, resalta el contraste entre lo nuevo haciendo a un lado lo viejo con la fábrica remodelada. En general el discurso visual no es complejo ni tan elaborado, sin embargo cumple con los requisitos necesarios que la trama pide.

La hoy sentenciada cumple en términos generales con las expectativas. Si bien no es precisamente un drama que se perfile al Oscar, es una producción emotiva, exitosa y satisfactoria con excelentes actuaciones y un guión inteligente. Provocando empatía y conmoción, "Pasante de Moda" nos envuelve en una atmósfera de comedia y a la vez de nostalgia que, junto con todos los elementos propios de un proyecto cinematográfico, hacen de esta cinta todo un acierto.
Con la tecnología de Blogger.