Crítica: "Actividad Paranormal: La Dimensión Fantasma". El desafortunado cierre de una polémica saga


Título: Actividad Paranormal: La Dimensión Fantasma
Título Original: Paranormal Activity: The Ghost Dimension
Reparto: Chris J. Murray, Brit Shaw, Ivy George, Dan Gill, Olivia Taylor Dudley, Chloe Csengery, Don McManus, Aiden Lovekamp
Director: Gregory Plotkin
Calificación: 2/5 Estrellas

La saga de películas de "Actividad Paranormal" se volvió famosa por su recurso estructural de utilizar cámaras "no profesionales" en el que los actores mismos son los que llevan la filmación. Así, grabando día y noche todo tipo de situaciones, generalmente se comienza a desencadenar una travesía de horror que va incrementando conforme los protagonistas descubren nuevas incógnitas. Como resultaría natural pensar, el cierre de esta polémica y famosa saga no sería la excepción a esta fundamental regla.

El hecho de manejar cámaras caseras en una película de terror, provoca una sensación de realismo y empatía con el desarrollo y la trama, sin embargo la hoy sentenciada, "Actividad Paranormal: La Dimensión Fantasma", se aleja del realismo que se había estado manejando dentro del contexto de la saga, utilizando efectos especiales que antes no se habían empleado bajo el argumento de "por primera vez verás la actividad".

La trama es básicamente la misma de sus antecesoras: Una pareja con una niña pequeña se muda a la casa donde solían vivir las hermanas Katie y Kristi (lugar que fue introducido en la tercera entrega), encuentran una cámara con cintas de más de 20 años de antigüedad y comienzan a filmar más de forma experimental que lógica. Instantáneamente, esta familia comienza a recibir ataques sobrenaturales por parte de una entidad maligna acechando la casa y tomando como señuelo a la pequeña niña.

Digamos que la primer mitad de la hoy sentenciada es medianamente buena, ya que apela a sonidos fuertes que van en aumento gradualmente y que mantienen en suspenso al espectador. Con el uso de efectos especiales en los cuales podemos apreciar, por primera vez en la saga, a esta entidad maligna, se lograron espeluznantes escenas en las cuales literalmente, la gente brincaba del asiento. El film se basa de nuevo en el susto inmediato, el susto fácil.


La segunda mitad, carece de argumento y se va perdiendo paulatinamente el hilo narrativo principal. Se podría decir que la dirección del desarrollo comenzó a ir en declive tanto en la actuación de los personajes como en la trama central. "Actividad Paranormal: La Dimensión Fantasma", cae en el cliché al momento de apelar a una figura religiosa para ayudar a eliminar a este ser demoniaco acosador; pero por favor, ¿no hemos visto ya miles de películas en las que los sacerdotes ayudan a la familia y son precisamente éstos los que más peligro corren?

Seamos honestos, se esperaría que al ser el final de toda una saga de terror que ha generado miles de millones de dólares en taquilla, los productores apelarían a otro tipo de desenlace para culminar de forma órganica la historia de las hermanas Katie y Kristi, que no fuera la monotonía cinematográfica de una pelea entre la religión católica y el satanismo.

Haciendo un análisis y una comparativa entre las cintas anteriores y la hoy sentenciada, se podría asumir que al menos la primer película, seguía una primicia de suspenso, en la que no pasaba realmente nada y sin embargo nos tenía a todos sudando ya que el recurso estructural era meramente el guión, a diferencia de esta última cinta que apela a los efectos especiales completamente, empobreciendo el desarrollo y la trama.

La fotografía y los encuadres del film son exactamente los mismos que en toda la saga de "Actividad Paranormal", el sonido sigue siendo envolvente, ya que no hay una musicalización como tal, por lo que la dirección audiovisual apela a sonidos fuertes como golpes y estruendos. El detalle de mostrar "la actividad" es un intento fallido de mejorar el discurso del desarrollo, compensando la falta de creatividad en el guión, mismo que ni siquiera se toma la molestia de deambular bien en todas las incógnitas generadas a lo largo de la franquicia.

Es de reconocerse que el detalle 3D le da un "plus" a esta culminación. Ver una película de terror en 3D hace que aumente el nerviosismo y el elemento sorpresa. Sombras que parecieran dirigirse hacia el público, elementos visuales en diferentes planos apoyan mucho el desarrollo de la historia, sin embargo es un elemento que compensa la falta de un guión cinematográfico sólido y desafortunadamente convierten a la hoy sentenciada en una película que sólo vale la pena ver desde la comodidad de nuestras casas.
Con la tecnología de Blogger.