Crítica: "Magic Mike XXL". Más bailes, más testosterona y menos narrativa


Título: Magic Mike XXL
Título Original: Magic Mike XXL
Reparto: Channing Tatum, Amber Heard, Matt Bomer, Joe Manganiello, Kevin Nash, Adam Rodriguez.
Director: Gregory Jacobs
Calificación: 2/5 Estrellas

En la primera cinta de "Magic Mike" lanzada en el 2012, teníamos algo importante para todo largometraje cuya intención sea brindar al espectador una historia empática: un motivo. Razón por la cual nuestros protagonistas (que incluían los nombres de Matthew McConaughey y Alex Pettyfer), acudían al mundo del striptease masculino; y a decir verdad, esas causas eran lo bastante creíbles para envolvernos en una trama, no precisamente tan inteligente pero sí con morbo suficiente. Sin embargo en esta ocasión, estas razones son prácticamente nulas desde el guión, y tan rebuscadas que no consiguen la misma empatía que en la cinta anterior.

Esto se debe en gran parte a fallas de libreto y al cambio de Steven Soderbergh por Gregory Jacobs como director de la película. El realizador de otros ejemplares como "Wind Chill" y "Criminal" (en la mayor parte de su filmografía destaca como director de segunda unidad) no supo continuar con la línea de presentación tan característica de su predecesora, por lo que la narrativa principal de "Magic Mike XXL" no termina de cimentarse completamente.

En cuanto a las actuaciones, no hay mucho que exigir a hombres que por default están en cuadro sólo para mostrar sus envidiables cuerpos, pero nuestro protagonista, Channing Tatum, quien ha estado en otras producciones donde no precisamente se quita la camisa, no logra conectarse con su personaje de forma tan natural como en la primera parte, y así, Mike deja de ser Mike. Si bien es cierto que la cinta está basada en gran parte al 'baile' como detonante de erotismo y pasión, y en ese aspecto Tatum no tiene queja, en la parte actoral decae y no muestra matices definidos a su personaje, a tal punto que la relación en pantalla con su co-protagonista femenina, Amber Heard, no logra llevarnos más allá de algo monótono y sin gracia.


El resto del elenco se mantiene estable pero sin lograr nada destacable quedándose muy en segundo plano, como si el motivo principal de la inclusión de rostros como Matt Bomer y Joe Manganiello, sea sólo el embellecer más la pantalla y acompañar las apariciones de nuestro protagonista, ésto a pesar de que se intenta profundizar un poco más en su vida, pero sin éxito.

A pesar de las grandes fallas que posee, "Magic Mike XXL" cumple su labor de entretener al público (en su mayoría femenino) y brindar diversión por un lapso de dos horas, demasiado tiempo para una historia sin fundamentos si he de incluir. Su argumento, aunque no está consolidado ni muestra ideas novedosas, no decae ni flaquea: líneal, aburrido y allí se mantiene. Vamos, al final la mayor parte de los espectadores desean ver al grupo de stripers quitarse la ropa.

Lo más destacado es la banda sonora de la película y las impresionantes coreografías que realiza el team de desnudistas, algunas incluso evocándonos a algunos ejemplares ochenteros que causaron furor en su momento, como 'Flashdance' o 'Saturday Night Fever'. Si tomamos a 'Magic Mike XXL' como una cinta sobre baile erótico, probablemente obtenga una calificación alta; pero si buscamos decifrarla como una cinta dramática o cómica, el resultado sería reprobatorio.

Tristemente la secuela no logró superar a la cinta original, hecho sorprendente ya que la primera parte contó con un presupuesto mínimo en comparación a la hoy sentenciada. Consigue ser entretenida por algunas secuencias de humor ligero y la concatenación de estrellas que se unen para mostrar sus mejores atributos en pantalla, pero si algo aprendimos con 'Magic Mike XXL' es que más grande no siempre significa que sea mejor.

Con la tecnología de Blogger.