Cary Fukunaga explica la razón por la que abandonó la adaptación de "Eso"


El nombre de Cary Fukunaga ha sonado recientemente en diversos ámbitos del entretenimiento. Más allá de haberse encargado de realizar la primera temporada de "True Detective", el director ha lanzado grandiosos proyectos cinematográficos como "Sin Nombre" y "Jane Eyre"; sin embargo, su nombre se volvió familiar cuando se confirmó que dirigiría una adaptación de dos películas de "Eso", el clásico libro de horror de Stephen King que ya fue llevado a la pantalla grande en 1990.

Y aunque todo parecía ir viento en popa con esta esperada adaptación (incluso ya se había confirmado a Will Poulter como el nuevo Pennywise), Fukunaga decidió rescindir de su contrato con New Line y desde entonces lo único que sabemos del proyecto, es que está completamente detenido y sin rumbo fijo. Ahora, durante una entrevista con Variety referente a su próximo film original para Netflix, Beast of No Nation, el realizador ha contado su versión de la historia, explicando porque decidió no seguir a cargo del proyecto:

"Estaba tratando de hacer un film poco convencional, y al parecer eso no encagaba con el algoritmo de los que ellos querían hacer, por lo que quería pagar y por lo que esperaban obtener ganancias. El presupuesto estaba perfecto, nunca rebasamos la marca de 32 millones. El problema radicó principalmente en el aspecto creativo. Serían dos películas, pero eso no les interesaba a ellos. En la primera película, yo quería presentar una cinta de horror muy elevada con personajes con trasfondos reales, ellos no querían ningún trasfondo. Ellos querían arquetipos y sustos. Yo escribí el guión, y ellos querían que fuera mucho más inofensivo, querían algo genérico y convencional. Pero la verdad no creo que se pueda hacer una película basada en un escrito de Stephen King, y ser inofensivo".

Según Fukunaga, cada aspecto creativo que era propuesto, inmediatamente era rechazado o a petición de cambio: "La diferencia principal de esta nueva versión, era hacer de Pennywise algo más que sólo un payaso. Después de treinta años de villanos que pueden leer la mente emocional de los personajes y asustarlos, realmente quería encontrar maneras sádicas e inteligente de asustar a los personajes cuando son pequeños. Era una construcción lenta, pero al final, tanto en el primero como en el segundo film, valía mucho la pena".

Así que al final, de todas maneras nos quedaremos con la duda de si "Eso" de Fukunaga pudo haber capitalizado un nuevo ícono del horror.
Con la tecnología de Blogger.