Crítica: "Misión: Imposible - Nación Secreta". El esperado y emocionante regreso de Ethan Hunt

"Misión: Imposible - Nación Secreta" no es precisamente la mejor pieza de la orquesta fílmica, pero sí es una secuela decente, sólida y bien estructurada que brilla con luz propia.


Título: Misión: Imposible - Nación Secreta
Título Original: Mission: Impossible - Rogue Nation
Reparto: Tom Cruise, Rebecca Ferguson, Jeremy Renner, Sean Harris, Simon Pegg, Ving Rhames, Simon McBurney
Director: Christopher McQuarrie
Calificación: 4/5 Estrellas


Ethan Hunt está de regreso para presentar una nueva, peligrosa e impresionante aventura de acción en "Misión: Imposible Nación Secreta". Después de los sucesos ocurridos en "Protocolo Fantasma", Ethan Hunt y su equipo se verán envueltos en una peligrosa odisea cuando la FMI queda disuelta, y una asociación secreta conocida como El Sindicato, tiene como firme propósito exterminar todo lo que queda de la federación de misiones imposibles. Así, cargados con emocionantes gadgets y armas, Tom Cruise y el resto del reparto nos presentan el nuevo excitante capítulo de una de las franquicias de acción más icónicas del séptimo arte.

En primera instancia, debemos dejar algo claro: ¿"Misión: Imposible - Nación Secreta" funciona?, sí.. pero no del todo. A pesar de ya situarse casi veinte años después de que la primera cinta aterrizará en carteleras, la hoy sentenciada contruye su propia voz y nos hace olvidar por unos momentos, la travesía de Ethan Hunt a través del tiempo, y disfrutar de esta nueva y sólida inmersión al universo ficticio del agente.

El film producido por J.J. Abrams, resulta espectacular pero mesurado. Sí, tenemos exquisitos escenarios que nos llevan por diversas partes del mundo, pero después de lo magnánima que resultó la fotografía de su predecesora, "Protocolo Fantasma", los ahora adeptos Londres, Viena y Marruecos, se queda relativamente cortos. Y no me mal interpreten, las secuencias de acción están debidamente estructuradas, sin embargo, el contexto visual per se, no es precisamente sobresaliente, o al menos no tan excitante como en su momento lo fue el Burj Khalifa de Dubái o el Kremlin en Moscú.

Algo que definitivamente hemos de reconocerle a esta ya icónica saga, es la capacidad de mostrar visiones diferentes en cada una de sus cintas, y es que, a pesar de tener muy buenos nombres entre los representantes del timón, cada entrega tiene una vibra y espíritu propio. Y sí, la hoy sentenciada no es la excepción a esta regla. Ahora, bajo el dominio de Christopher McQuarrie, a quien vimos desarrollar sus habilidades en "Jack Reacher" (también junto a Tom Cruise), la nueva secuela nos presentará, como ya les mencionamos, una peligrosa batalla entre la casi extinta FMI y una extraña federación secreta.

Precisamente bajo este argumento, el guión de "Nación Secreta" juega continuamente con la percepción del espectador, sumerguiéndonos en una entretenida misión que va oscilando entre secuencias muy sólidas (como un compendio dramaturgo en la ópera de Viena), pero que también se olvidan con facilidad o que no resultan exactamente simbólicas, pero no por esto menos disfrutables.

A diferencia de sus predecesoras, "Misión: Imposible - Nación Secreta" decide explorar un poco más la psicología de los propios personajes y sus motivaciones, el sentido de pertenencia y lealtad. Tenemos la magnífica adición de Rebecca Ferguson, quien destaca de entre todo el reparto para encarnar a una doble agente que deberá debatirse su propio futuro a manos de peligrosas organizaciones. La actriz, a quien vimos por última vez en "Hércules", balancea la cinta con un toque de sensualidad, misterio y acción, convirtiéndose tal vez, en uno de los protagónicos feméninos más importantes (si no es que el más memorable) de toda la franquicia de acción.

Tom Cruise, a pesar de su edad (53 años y el señor sigue haciendo sus propias escenas de riesgo), se destaca por sus habilidades físicas, que conforme las secuelas avazan, parecen mucho más retadoras e imponentes. Precisamente la secuencia que Paramount utilizaba como medio publicitario (aquella que presenta al agente colgando de un avión en movimiento), es tal vez la más disfrutable y excitante de todo el largometraje; y me atrevo a hacer un paréntesis aquí, para recomendar ampliamente esta experiencia en salas IMAX, el sonido envolvente junto a la colosal pantalla, es la simbiosis perfecta para disfrutar aún más, la espectacularidad visual de "Nación Secreta".

Simon Pegg también profundiza más en la psicología y propósito de Benji Dunn, será tal vez, que de todo el reparto, es el rostro que ha desfilado junto a Ethan la mayor parte del tiempo, y aunque en ésta entrega su comedia tan característica no es evidente, el personaje se fortalece de otras herramientas narrativas. Por otro lado, ahora vemos a un Jeremy Renner mucho más mesurado (de cierta forma comprensible por la dirección de su personaje y su conexión con la CIA), pero el verle de regreso junto a Ving Rhames nos permite imaginar una secuela donde tengamos de regreso a varios de los rostros que han desfilado por la previas entregas de Misión Imposible, y sí, queremos de regreso a Paula Patton.

En general, la quinta instalación de "Misión Imposible" demuestra un claro punto de vista sobre la dirección que puede tomar la franquicia, y tras algunos intentos fallidos, parece que las cintas están obteniendo ya su propia voz. "Misión: Imposible - Nación Secreta" no es precisamente la mejor pieza de la orquesta fílmica, pero sí es una secuela decente, sólida y bien estructurada que brilla con luz propia.


Con la tecnología de Blogger.