Crítica: "Ant-Man: El Hombre Hormiga". Entretenida y ligera con falta de individualidad

"Peyton Reed consigue que Ant-Man sea un film entretenido, ligero e interesante, pero que funciona todo el tiempo sobre la sombra de su familia superheróica, perdiendo poco a poco su propia esencia e individualidad".


Título: Ant-Man - El Hombre Hormiga
Título Original: Ant-Man
Reparto: Paul Rudd, Michael Douglas, Evangeline Lilly, Michael Peña, Corey Stoll, Judy Greer y Abby Ryder Fortson
Director: Peyton Reed
Calificación: 3.5/5 Estrellas

Los superhéores o el cine "superheróico" (que no es precisamente un género, sino una vertiente de la ficción) se han convertido en la fuente de ingreso más importantes de las grandes casas productoras de la industria cinematográfica, teniendo inversiones de cantidades estrepitosas, y obteniendo ganancias aún más significativas. No por nada, tanto Marvel como DC, Fox y Sony, ya tienen planeada una basta línea de producciones cuyo límite, por ahora, está fijado hasta el 2020.

Así pues, tras el éxito obtenido con su primera y segunda fase, el universo cinematográfico de Marvel se sigue expandiendo a pasos agigantados, y en esta ocasión más allá de Dioses nórdicos, soldados alterados genéticamente, asesinas rusas o multimillonarios filántropos egocéntricos, ahora se nos traslada a San Francisco con la nueva y más reciente adición al compendio de superhéroes: "Ant-Man: El Hombre Hormiga".

Tras un polémico proceso de producción tras la salida del titán Edgar Wright, uno de lo más grandes temores de los cinéfilos era no obtener la versión del hombre hormiga de la que tanto se había hablado antes de la salida del realizador, misma que incluso el propio reparto llenaba de elogios. Si bien, debemos aclarar que el guión se nota relativamente alterado, la hoy sentenciada cumple con el primer y más importante cometido de una nueva cinta de Marvel: entretener.

"Ant-Man: El Hombre Hormiga" tiene el espíritu de lo que solía ser el estudio en sus inicios magnánimos, siendo una cinta de acción con comedia ligera, que nos muestra la génesis de uno de los superhéroes más emblemáticos nunca antes llevado a la pantalla grande. El film, es la antístesis del críticado tono cómico que viene acarreando el MCU (Marvel Cinematic Universe por sus siglas en inglés); en esta producción dirigida por Peyton Reed, las mismas líneas del guión escrito por Edgar Wright y Joe Cornish, en compañía de la actuación del reparto principal, van dotando el metraje de solidez, espontaneidad y firmeza.

Corey Stoll es Chaqueta Amarilla
Por supuesto las actuaciones son el soporte principal de todo el conglomerado fílmico. Paul Rudd como el atómico superhéroe, nos sumerge inmediatamente en la piel del ladrón Scott Lang, un hombre hábil y venturoso que debe lidiar con sus propios dilemas personales y tomar la difícil decisión de abandonar su vida delictiva para recuperar a su familia. Michael Douglas, por su parte, cambia de registro y se reinventa con la encarnación de Hank Pym, pionero de los métodos científicos que hace posible el trasfondo teórico de toda la trama. Evangeline Lilly como Hope, nos promete que definitivamente la veremos muy activa en próximas producciones del superhéroe. Corey Stoll como Darren Cross y villano principal Chaqueta Amarilla, Judy Greer como Maggie Lang, Michael Peña como el carismático Luis y Abby Ryder Fortson como Cassie Lang, complementan perfectamente un reparto que se muestra homogéneo, afable.

A nivel técnico, no hay mucho que apuntar. Los efectos especiales y visuales están detalladamente tratados; el uso y manejo de escenarios en tercera dimensión, compositing y partículas, logran conjugar escenas intrínsecamente atractivas para la retina, ya sea en el tamaño natural del personaje, o en el modificado del superhéroe.

Pero ahora, ¿cuál es el principal problema de "Ant-Man: El Hombre Hormiga"?. La respuesta directa se resumiría a una sola frase: falta de individualidad. El conflicto con la hoy sentenciada, radica en un visible y continuo desequilibrio entre lo que planeaba Edgar Wright antes de salir del proyecto por "diferencias creativas", y la huella de Peyton Reed como un nuevo, y tildaría de inexperto capitán del timón. Suceso del que el único responsable es y seguirá siendo el presidente de Marvel, Kevin Feige, quien ha reiterado en numerosas ocasiones que el estudio tiene un plan fijo respecto al rumbo que marca cada película del universo cinematográfico, declaración que le ha costado la salidad no de uno, ni de dos, sino de varios realizadores que prefieren excluirse de los proyectos, a no poder plasmar su visión en una cinta que llevará su nombre.

No me malinterpreten, Ant-Man tiene absolutamente todo lo que una buena cinta del género debe tener: buenos efectos visuales, actuaciones sólidas y un amplio universo por explorar, sin embargo, carece del sentido de individualidad y diferencia, como en su momento lo consiguió "Guardianes de la Galaxia" de James Gunn, donde los eventos y las referencias hacia otras películas de Marvel, eran casi nulos. La cinta estrenada el año pasado, se forjó a si misma sobre nuevos cimientos, y es donde los fans agradecieron, el que se les dejara ir solucionando por ellos mismos todos los hilos históricos en común. Con la hoy sentenciada, estos hilos son restregados una y otra vez, dejando claro que el Hombre Hormiga compartirá pantalla con el resto del ensamble heróico en algún momento.

Supongo que nunca conoceremos la cinta que Edgar Wright hubiese consolidado, y nos quedaremos con la incógnita de los cambios que se realizaron al guión para adaptar e integrar al Hombre Hormiga a la familia Marvel de la forma más conveniente; no obstante, Peyton Reed consigue proyectar un film entretenido, ligero e interesante, pero que funciona todo el tiempo sobre la sombra de su familia superheróica, perdiendo poco a poco su propia esencia e individualidad.


Con la tecnología de Blogger.