[Crítica]: 'Jurassic World'. Recapturando el espíritu de la emblemática saga


Título: 'Jurassic World: Mundo Jurásico'
Título Original: Jurassic World 
Reparto: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Courtney James Clark, Judy Greer, Ty Simpkins, B. D. Wong, Irrfan Khan, Nick Robinson.
Director: Colin Trevorrow 
Calificación: 4/5 Estrellas

Los gigantescos y legendarios dinosaurios vuelven a la pantalla grande con 'Jurassic World: Mundo Jurásico', el enigmático parque que abre sus puertas para ser la sede de la nueva producción de Steven Spielberg, que cuenta con la dirección de Colin Trevorrow para encender nuestros sentidos y guiarnos en un viaje lleno de magia y nostalgia que comenzamos hace más de 20 años con el primer film de esta taquillera saga en 1993.

Sin abordar demasiado en la trama de previas entregas, la hoy sentenciada nos introduce en la misma Isla Nublar, ahora modificada como parque temático con enormes y peligrosas criaturas prehistóricas, y justo cuando todo parece marchar en orden y tranquilidad, un nuevo dinosaurio alterado genéticamente comienza a causar estragos mortales en todos los visitantes.


En primera instancia, debemos aludir las interesantes menciones especiales que se van abordando a lo largo del metraje, mismas que nos remontan instántaneamente a las cintas predecesoras y van construyendo una línea narrativa coherente (como el creador del parque John Hammond, por citar un ejemplo). La Isla Nublar, los dinosaurios y los efectos visuales han madurado homogéneamente para presentarnos una cinta de proporciones colosales.

Si bien la trama en general no es precisamente innovadora (puesto que desarrolla el mismo conflicto de parque con dinosaurios + problema de contención + catástrofe segura), sí nos regala una entretenida aventura conectada primordialmente con los acontecimientos ocurridos hace ventidós años, y esta vez trae consigo, un peligro mucho más imponente que el T-Rex de Jurassic Park.

La creación del denominado Indominus Rex ha causado gran polémica desde su anuncio entre los grandes cónclaves de científicos y paleontólogos expertos en materia; sin embargo, me parece una buena idea para beneficio de la trama central, el crear a un nuevo personaje que llame la atención del espectador, y no se convierta en una criatura, digamos predecible. Es destacable el uso de la cámara para la interacción de los dinosaurios en el ambiente real y cómo la inclusión de este nuevo espécimen fue in crescendo, es decir, regalándonos primeramente tomas que mantenían la tensión sobre su aspecto, para después liberar secuencias completas (o full-shots) donde se mostraba la monstruosidad en su totalidad.

Ahora bien, en cuanto a las actuaciones tocamos un tema sensible. Es importante aclarar que el reparto en general logra incorporarse de forma decente, muy equidistante, sin embargo con varios fallos (posiblemente provenientes del mismo guión) los personajes no llegan a causar en el espectador tanta empatía como sucedió en la película original de los noventa, con las interpretaciones de Sam Neill o Jeff Goldblum, quienes son y siempre serán ejemplos de papeles que han dejado una huella imborrable en todos los amantes de la ficción.


Por consiguiente, ni Chris Pratt (Guardianes de la Galaxia) ni Bryce Dallas Howard (Historias Cruzadas), a pesar de ser dos de los nombres más sobresalientes hoy en día, logran causar esa sensación de pertenencia o familiaridad, y no me malinterpreten, ambos consiguen encarnar de forma prudente, orgánica y sistemática el papel que se les fue asignado, pero nada más.

Ocurre lo mismo en el caso de los pequeños actores, ahora de la mano de Nick Robinson y Ty Simpkins, quienes a pesar de haber tenido una línea dramática interesante, no logran capturar la ternura y simpatía que nos transmitían Ariana Richards y Joseph Mazzelo como los hermanos Hammond en el Mundo Jurásico original. Con B. D. Wong retomando su papel como el Dr. Henry Wu de una forma extraordinaria, nos habría encantado ver a algún otro miembro del elenco original en esta nueva entrega, ya que habría ahondado más en el campo del sentimentalismo y las conexiones con sus predecesoras.

En cuanto a la musicalización, se echaron de menos las tan especiales y casi míticas obras de John Williams, que además han llegado a formar parte de mis soundtracks favoritos (y estoy segura que de muchas otras personas), pero Michael Giacchino, como compositor principal de la hoy sentenciada, se encarga perfectamente de brindar vida a cada una de las secuencias presentadas en el largometraje con una excelente y magnífica calidad, que por momentos nos recuerda el más puro estilo lírico de la saga original.

Los efectos especiales funcionan sobremanera; después de que Universal decidiera cambiar algunas secuencias que no agradaron del todo a los fans tras la aparición de sus primeros teasers, estos dieron un cambio bastante radical y positivo que enriqueció todo el mundo ficticio de 'Jurassic World'. Así mismo, Industrial Light & Magic, creadores de los efectos visuales para la cinta, fluyen de forma extraordinaria, sobre todo en las escenas de acción, que están trabajadas impecablemente.

La empresa de efectos especiales de George Lucas hizo un estupendo trabajo con la conceptualización de los distintos dinosaurios, sin embargo, como fan de la técnica utilizada en las primeras cintas (y solo por dar una opinión a vistas de mejora), la hoy sentenciada habría quedado aún mejor si hubiese integrado el uso de animatronix como la base principal de dichas secuencias, tal y como se realizaba previamente ¡vamos! era parte de la magia.


En lo personal, he de mencionar que la conclusión me ha parecido confusa, en el sentido de poder decidir si fue una experiencia grata en su totalidad o no. Por una parte, 'Jurassic World: Mundo Jurásico' es la cinta que nadie espera pues no es predecible (cosa que siempre se agradeceré de un film), y por otra parte, aborda la forma sencilla de montar secuela y termina malfuncionando.

En general, Jurassic World es una película admirable, que se perfila a ser de los gigantes cinematográficos de este año y arrasar con las taquillas alrededor del mundo. Con un buen guión, actuaciones sólidas, excelentes efectos visuales y especiales, sonorización, y con la buena dirección de Trevorrow bajo la sombra atenta de Steven Spielberg. El film promete cumplir las altas expectativas y convertirse en una gran apuesta para el entretenimiento, sin embargo, no llega precisamente a consolidarse como un todo.
Con la tecnología de Blogger.