[Artículo Especial]: '2001: Odisea del espacio'. Una película para todos y para nadie


Los alcances y consecuencias de los avances técnicos demuestran que la inteligencia humana ha tenido lo que la biología ha llamado "evolución". En 1968 Stanley Kubrick planteó esta premisa como el hilo conductor en una historia de ciencia ficción que nos lleva y nos narra desde los orígenes del hombre hasta la conquista del espacio. Arthur C. Clark (autor original de esta obra) colaboró junto con el director en la realización del guión y la visualización de esta obra cinematográfica.

¿A qué debe su importancia '2001: Odisea del Espacio', como obra suprema de la ciencia ficción? Es 1968, la carrera espacial está en su cúspide; el mundo está dividido en dos bloques económico-armamenticio; existe un movimiento cultural de protesta impulsado por los universitarios que alcanza proporciones globales; el surgimiento de la píldora anticonceptiva; una renovación al seno de la iglesia católica gracias al Concilio Vaticano II; los asesinatos de Robert Kennedy y Martin Luther King; el festival musical de Woodstock y el Álbum Blanco de los Beatles son unas de las tantas circunstancias que nos muestra al mundo como una serie de revoluciones y cambio de paradigmas. El cine no escapará a estas transformaciones.

2001 replanteó la aplicación y sentido de la magia del cine a partir de los llamados efectos especiales; aquí donde guión-historia y efectos visuales tienen que tener y mantener un equilibrio para sostener una obra de arte. El problema con Odisea del Espacio se debe a que es una historia adelantada a su tiempo, su recibimiento no fue del todo exitoso. Se dice que cuando los astronautas del Apollo XI llegaron a la luna en julio de 1969 (o sea un año después del estreno de la película), comentaron entre ellos: "Esto es como en 2001".

No podemos entender y apreciar la Odisea del Espacio sin la música de "Así habló Zaratustra" de R. Strauss hijo, junto con su Danubio azul y la música atmosférica de Gyögy Ligeti.

Se suponía que la Ciencia Ficción no interesaba a los adultos, con 2001 surgió todo un movimiento cultural que renovó al género tanto literario como cinematográfico. Muchos de los directores jóvenes de esa generación cuentan que al asistir a las salas a ver la película salieron con la impresión dividida: "la mejor obra de arte de todos los tiempos", "se ha hecho creer en lo imposible", "es una vil porquería", "yo exigiré que me regresen mi entrada", etc. Uno de esos directores fue Woody Allen, quien reconoció que cuando vio la película por primera vez, no le entendió y definió a la cinta como basura, 20 años después involuntariamente la volvió a ver y su apreciación y juicio fue distinto, "es una obra suprema de arte".


La cinta basada en la obra de Arthur C. Clark que tenía el nombre del 'Centinela' (publicada en 1948) es totalmente visionaria. Bajo el elegante negro del espacio, Kubrick nos advierte de la posibilidad de la tecnología como pesadilla; de la despersonalización del hombre por lo enajenante de los procesos tecnológicos. El ejemplo y alma de la película es el personaje de Hal 9000 cuando toma conciencia de sí y lo lleva a tomar decisiones como si fuese un humano.

Nos atrevemos a afirmar que en el fondo también es una película nietzscheana, ya que la vida y su devenir -como una voluntad de vivir- está presente al inicio y al final de la cinta. Nietzscheana porque al igual que el pensamiento del filósofo alemán lo aceptas o lo rechazas, pero no te parecerá indiferente; con 2001 pasa lo mismo.

1. ¿Aceptaríamos como civilización, que hemos sido vigilados desde los albores de nuestra historia, hasta la conquista del espacio?
2. ¿Qué pensaríamos de nuestra llamada inteligencia, si descubriéramos que ha sido manipulada o creada por una inteligencia superior?
3. ¿Y si sólo somos el paso como humanidad a una civilización superior?

2001, una película para todos y para nadie. Lo es, porque no es una película del mañana, es una historia del pasado mañana.
Con la tecnología de Blogger.