Crítica: 'Kingsman: El Servicio Secreto'. Homenaje a los clásicos del espionaje


Título: Kingsman El Servicio Secreto
Título original: Kingsman The Secret Service
Reparto: Colin FirthSamuel L. JacksonMark StrongTaron EgertonMichael Caine, Alex Nikolov, Velibor Topic, Mark Hamill.
Director: Matthew Vaughn
Calificación: 4/5 estrellas

'Kingsman: El Servicio Secreto' es una película cómica de espionaje dirigida por la mente brillante de Matthew Vaughn basada en el cómic de los talentosos Dave Gibbons y Mark Millar. La responsable de transportar la tira a un guión cinematográfico (muy entretenido) fue Jane Goldman, quien junto a Vaughn han demostrado formar un excelente dúo (ambos trabajaron juntos en X-Men: Primera Generación y Kick-Ass).

Pero antes de entrar en materia, ¿de qué va la cinta?. Kingsman es la agencia de espionaje más sofisticada y secreta del mundo, pero dado un inesperado giro de eventos en la organización, empieza a reclutar y entrenar a su próximo agente, entre los que destacan Gary "Eggsy" interpretado por el carismático Taron Egerton, reclutado por Harry Hart, interpretado por el ganador de Oscar Colin Firth (El Discurso Del Rey, 2010). Dado el levantamiento del malvado filántropo y billonario, Richmond Valentine (Samuel L. Jackson hace una excelente y constantemente chistosa interpretación), el dúo de agentes se verán sumergidos en una emocionante aventura por detener sus planes de escala mundial.

Cuando observaba la hoy sentenciada, constantemente recordé la capacidad histriónica que ha demostrado Matthew Vaughn en años recientes, lo vimos reflejado precisamente en X-Men: Primera Generación (2010) y en Kick-Ass (2011), donde el realizador tomaba el género de ficción (superhéroes) y lo revitalizaba, le daba sentido de humor, un propóstio, y traía ideas innovadoras junto con mucha acción y violencia.


En esta ocasión el director lo vuelve a lograr con 'Kingsman', pero con una de las variantes cinematográficas más abandonadas: el espionaje. Un género que ha optado por cubrir diversas vertientes y que apunta a ser cada vez más serio y maduro (como Gangster Squad). Vaughn toma referencias de la época de oro (el caso más icónico, James Bond), con los característicos gadgets y un tinte cómico a la Austin Powers, y el resultado termina siendo un largometraje único, un homenaje a las películas clásicas del Agente 007, pero aunándole comedia, y comedia de la buena.

Kingsman es como una carta de amor hacia esas clásicas películas de espionaje, pero nunca se siente anticuada, sino moderna e inteligente. Por ejemplo, Richmond Valentine es el típico villano que tiene su gran guarida escondida en una montaña y le acompaña siempre una letal compañera, pero a la vez es un empresario tecnológico billonario, lo que hubiera pasado si Steve Jobs se hubiera vuelto malvado y quisiera controlar al mundo con sus iPads.

La músicalización es impecable, convirtiéndose en todo un viaje musical que va de melodías disco (por parte de la clásica banda de los 70's KC and the Sunshine Band) hasta algo mucho más contemporáneo como Heavy Crown de Iggy Azalea. El encargado de la musicalización y composición es el maestro Henry Jackman, y tanto éste como sus trabajos anteriores (6 Grandes Heroes, Capitán Phillips, entre otros) son regularmente exquisitos.

La fotografía y edición resultan decentes más no sobresalientes, excelentes tomas de acción combinadas con efectos análogos así como digitales que deleitan las pupilas; aunque claro, con sus respectivos eslabones débiles, pero en la mayor parte del tiempo todo fluye de manera muy orgánica. Sin revelar muchos spoilers, mucho ojo en una de las escena finales, es sumamente divertida y visualmente interesante.


Ahora, no todo es precisamente excelente con esta producción. 'Kingsman: El Servicio Secreto' tiene problemas con el tiempo, en ocasiones muy baja de ritmo para luego acelerar otra vez y dejar reverberaciones. Gracias a su excelente elenco, muchos de estos aspectos pasan desapercibidos y se mantiene divertida y fresca, pero también hay que dejar un punto claro, mucha de la comedia utilizada sí termina cayendo en el cliché, y me atrevo a decir que incluso podría ofender a los más sensibles; pero considerando la línea argumentativa, dichos gags se encuentran justificados.

En resumen, 'Kigsman: El Servicio Secretos' es la película de espionaje que necesitaban estas nuevas generaciones más allá de embobarse con el género superheróico. Esta hecha por devotos al género, que le tratan con respeto, pero al mismo tiempo divirtiéndose con el material haciéndola mucho más amena. Al finalizar de la película y al ver la transformación de uno de sus protagonistas, querrás ponerte tu traje de gala y convertirte en un nuevo Agente Kingsman.

Con la tecnología de Blogger.