[Artículo Especial]: 'Cinema Paradiso'. El Cine dentro del Cine


En la cinematografía universal, siempre han existido todo tipo de líneas temporales, actualmente bombardeándonos con robots, superhéroes y explosiones, y dejando en el olvido las cintas precursoras de cada género, filmes que fueron pioneros en la experimentación de técnicas que aunque sus posibilidades eran limitadas, su manera de contar historias era lo que despertaba la curiosidad de un público aún virgen en el asunto de efectos visuales, compositing y el arte de la captura de movimiento.

Así pues, hoy inauguramos esta cadena de especiales que compartirán precisamente la opinión de un servidor respecto a todas esas producciones del pasado que deben ser recordadas, o al menos visitadas, por los integrantes de esta nueva generación de cinéfilos.

Cinema Paradiso. El cine dentro del cine. 

Cualquier cuadro de esta cinta es un reflejo propio de nuestra vida. Nos cita, nos muestra y nos exhibe. Acudimos a la función en la que todos somos como Dios con la vida: unos vouyeristas de vocación. Asistimos en comunidad a ver esas historias que bien podrían ser nuestras o que deseáramos que así fuesen. Y tal vez el éxito y el gusto de este llamado invento del siglo -el cinematógrafo- radica en esa esencia: contar y ver historias. Cinema Paradiso nos muestra eso... Y más. El cine dentro del cine.

A modo de la terca memoria, el director de cine Vito Salvatore es sorprendido con la noticia de que un amigo de su infancia ha muerto. De pronto, como una imparable avalancha los recuerdos se hacen presentes como si el pasado se hubiese congelado en una lata donde se ponen las cintas del cinematógrafo. Es la vida a partir de la experiencia del cine. Es el cine como experiencia de vida. Es la experiencia de vivir el cine.

Somos testigos no solo de los recuerdos de un hombre con su pasado. Es el pasado enmarcado en la realidad de un pueblo donde el cinematógrafo ha cambiado la percepción sobre la vida, y en algunos momentos admirarla como el mejor de los mundos posibles. Por momentos es menos cruda la vida en la pantalla que la existencia misma; sin embargo, hay ocasiones donde el cine no alcanza a explicar lo que realmente este término.

En la memoria de nuestro protagonista somos testigos de la importancia del cine como una fábrica de esperanzas. El deseo de ver en el cine un beso, es muestra de ello. Son los tiempos de la guerra y del nuevo orden mundial. Y también son los tiempos del amor.

La vida transformada por el cine lleva al joven director a mirarse como el protagonista de su propia película que indirectamente nos está mostrando. “Si la vida fuera tan simple como una película”.
Si en la historia antigua el nombre de Helena movió ejércitos, en Cinema Paradiso Elena va a mover el corazón de Vito Salvatore. Es la experiencia del amor la que le va a mostrar que la vida humana bien puede ser una película que no siempre tiene el mejor de los guiones y por consecuente el mejor de los finales.

Alfredo, el “cácaro” o proyectista del Cinema Paradiso, será su tutor no sólo dentro de la cabina del Cinematógrafo sino también de la vida. "Totó yo elijo a mis amigos por su aspecto y a mis enemigos por su inteligencia". El viejo Alfredo ha hecho como práctica de vida citar a los grandes del cine, lo que haría un intelectual con los libros él lo hace con el cine.

Toda esta historia sería bastante llana de no ser por la excelente banda sonora. Ennio Morricone nos lleva al pasado y a la nostalgia por creer que los tiempos pasados tenían algo mejor que nuestro presente. La cinta junto con la música nos lleva a la patria primera: la infancia. Esa tierra donde uno podía ser invencible, creador de mundos y de historias. El cine como una ventana al mundo.

Cinema Paradiso es una historia de amor. Amor por lo que se hace; y nosotros amamos al cine. Alfredo a Toto: “Hagas lo que hagas ámalo, como amabas de niño la cabina del Cinema Paradiso”. La música, la imagen, el guión, la interpretación. Todo esto en conjunto hacen de esta película no sólo un homenaje a los clásicos del cine, sino que nos hace entender que desde sus inicios este séptimo arte se ha convertido en un refugio donde comunitariamente nos miramos todos. Cada uno de nosotros cuenta su vida como una película.
Con la tecnología de Blogger.